¿Qué haces cuando un cliente te cambia las condiciones de un proyecto cuando estás a punto de entregarlo?

Aquí tienes unos sencillos trucos para darle la vuelta a la situación.

Es muy habitual que nos encarguen un proyecto y a mitad de desarrollo del mismo el presupuesto pactado se ha disparado. En la publicidad a veces es muy difícil parametrizar el trabajo. Acordar un precio por hacer un servicio concreto y a medio camino el cliente va introduciendo cambios en las estrategias de tal manera que la idea inicial no tiene nada que ver con la que finalmente quieren que ejecutes y eso repercute directamente en tus márgenes.

Cómo actuar: Repercute el precio y apela al contrato: Lo ideal es cerrar muy bien en contrato los servicios que están incluidos en el precio y los que no, para que puedas repercutir cualquier añadido que se haga. Si no lo has hecho, avisa cuanto antes a tu cliente de que cualquier adición al proyecto encarece la tarifa. Y no dudes en renunciar a un proyecto aunque ya hayas invertido tiempo y dinero, porque el coste final de recursos puede pasarte una factura muy elevada.

Esta frase te ayudará:"De acuerdo con el contrato, el servicio acordado es éste para este plazo de tiempo. Si quieres que introduzcamos este cambio, el precio se incrementará en un 5%”.

Hay ocasiones en las que este cliente puede intentar apelar a la calidad de tu (o vuestro) trabajo. Ahí se apela a vuestra credibilidad. ¿Cómo actuar?

El prestigio radica en la veracidad de lo que se hace, vendes o publicas y cuales son tus métodos de actuar y trabajar.

Cómo actuar: Con altas dosis de asertividad. Hay que definir muy bien cuál es la imagen que queremos transmitir, para no dejarnos arrastrar por tentaciones que nos desvíen del camino. En este tipo de situaciones es de una gran importancia mostrarse firmes e inflexibles, pero evitando los juicios de valor sobre el comportamiento del otro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo