Cómo debes comportarte con ese cliente que va de gracioso

Si es un cliente chistoso en las formas pero serio en las decisiones, el único problema es la pérdida de tiempo que produce un exceso de bromas.

Hay personas muy bromistas, pero muy serias haciendo negocios. Si tienes un objetivo claro, vas a identificar fácilmente si te aportará algo o no. Puedes tantearle en cuestiones técnicas que tú domines, para ver si es una persona seria, o intentar obligarle a que se comprometa con algo, para saber si puedes contar realmente con él.

Hazle sentirse importante y así podremos manejar la conversación.

El cliente fanfarrón está buscando reconocimiento. Hagámosle sentir importante y así podremos manejar la conversación.

Son personas que necesitan estar siempre por encima de los demás, déjale que sienta que él toma las decisiones. Le dices, por ejemplo, yo contrataría una línea de teléfono doble, porque si una se colapsa, siempre tienes otra... Este tipo de personas responden al esquema de y yo más. Posiblemente dirá: cómo que dos, tres... Es el típico cliente que llega y dice: Quiero que sea la mejor instalación de la zona. Y compran productos redundantes. Es una actitud que para nosotros no tiene por qué ser negativa. Si no voy a competir con él, lo transformo en ventaja para mí. Deja tu ego al lado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Habilidades