Los refranes del emprendedor prudente

La prudencia es una virtud para los negocios. Y el refranero popular es fuente de muchos consejos.

image

“Quien mucho abarca poco aprieta”

Quien reparte su esfuerzo en varios proyectos simultáneos difícilmente terminará satisfactoriamente ninguno.

“De la mano a la boca, desaparece la sopa”

Advierte de que en un instante pueden desvanecerse las más fundadas esperanzas de lograr algo.

“Perseverancia todo lo alcanza”

La tenacidad y el empeño son la mejor garantía para lograr el éxito en cualquier empresa.

“Negocio acaba en ocio, pero ocio no acaba en negocio”


Dice que el resultado final de toda actividad productiva es el logro del bienestar, en tanto que la inacción habitual conduce a la esterilidad.

“El que en sí confía, yerra cada día”

Señala que es peligroso asumir decisiones en exclusiva y desdeñar el consejo de los demás. Equivalente a otro que dice: “El más diestro la yerra más presto”.

“Quien mucho corre, pronto para”

Reprende la precipitación que a veces malogra un buen proyecto por las prisas.

“Quien trata la mercancía y no la entiende, sus dineros se le tornan de duende”

Alude a quien emprende un negocio sin estar preparado para ello, lo que desemboca en pérdidas graves.

“Quien no aventura, no ha ventura”

Juego de palabras basado en la igualdad de pronunciación que determina que quien no expone, consigue poco.

“Más vale paso que dure y no trote que canse”

Ser constantes en la consecución de nuestras metas reportará mejores resultados que grandes esfuerzos poco frecuentes.

“A Dios rogando y con el mazo dando”

Quiere decir que no basta con desear mucho una cosa y rogar para que se cumpla si no trabajamos a la vez y ponemos de nuestra parte el trabajo. Esto es mejor que esperar milagros.

“Errando se aprende a herrar”

Indica que el error es paso obligatorio para aprender.

“Si conoces que vas perdido, muda consejo y camino”

Advierte de que obstinarse en algo que se va, que no lleva a buen fin, es peligroso y aconseja desistir y buscar otras alternativas.

“Ninguno pierde jugando lo que ganó cavando”

Asegura que nadie se arriesga a perder aquello que ha ganado con mucho esfuerzo.

“A cuentas viejas, barajas nuevas”

Es recomendable ni dilatar un negocio o cualquier otro asunto, de ser así, es preferible comenzar cosas nuevas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión