Los refranes del emprendedor oportunista

Recopilamos aquí algunos de los más conocidos referentes al mundo de los negocios.

“A río revuelto, ganancia de pescadores”

Es en las situaciones de confusión cuando aquellos más hábiles son capaces de sacar tajada.

“Del árbol caído, todos hacen leña”

Denuncia metafóricamente el general desprecio que demuestra la gente ante aquel que ha caído en desgracia, así como el provecho de esa situación que muchos intentan sacar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Cuando tenía dinero, me llamaban Don Tomás, ahora que nada tengo, me llaman Tomás nomás”

Algunos confieren un halo de autoridad a las personas con dinero, razón por la que les tratan con mayor respeto.

“De diestro a diestro, el más presto”

Entre dos personas igualmente hábiles, el que más rápido actúe, ese llevará ventaja.

“Por miedo de gorriones, no se dejan de sembrar cañamones”


Las cosas necesarias no se deben dejar de hacer por miedo a los riesgos ni por muy difícil que sea su ejecución.

“Por bien que te vaya, no vendas tu saya”

Se refiere a aquellos a quienes les van bien las cosas y olvidan sus orígenes y a quienes les ayudaron en otros tiempos.

“Por lo raras, son las perlas caras”

Se refiere a que las cosas que escasean, si además son exquisitas, doblan su estimación y multiplican su precio.

“Dinero es como los ratones, que oyendo ruido, se esconden”

Se dice, por analogía, cuando el clima social está alterado y, por tanto, no es momento propicio para invertir ni acometer empresa alguna.

“Agua le pido a mi Dios, y a los aguadores, nada”

Nuestros asuntos más importantes debemos tratarlos con las personas que tienen más autoridad o mayor jerarquía para que sean atendidos o resueltos con prontitud.

“Tuyo o ajeno, no te acuestes sin dinero”

Lo importante es tener dinero, sin reparar en escrúpulos.

SEGURO QUE TE INTERESA...

Los refranes del emprendedor pragmático

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión