Marketing de afiliación: vender online sin tener comunidad

El marketing de afiliación es un canal de venta que se basa en identificar a terceros que ya estén bien posicionados en internet.

image

Se diferencia del marketing de influencers en que aquí no es una ‘celebridad’ en redes sociales quien anima a consumir productos de determinadas marcas. El objetivo en el marketing de afiliados es ganarte la confianza de otras empresas relacionadas directa o indirectamente con lo que tú quieres vender, que cuenten ya con un buen posicionamiento y una nutrida comunidad de seguidores o de usuarios a los que recomienden tu producto o servicio.

Construir una comunidad es laborioso y lento, un trabajo que puede llevar años. Puede suceder que un emprendedor, en lugar de dedicar esfuerzo a trabajar una comunidad, haya puesto el foco únicamente en el desarrollo de un producto o servicio. Y es cuando llega el momento de vender, cuando echa de menos esa autoridad en la red, sobre todo cuando quiere valerse de ella como canal de ventas.

Para estos que se inician en el mundo del emprendimiento sin haberse preocupado demasiado por cultivar su presencia online es para los que resulta especialmente útil el marketing de afiliación. La manera de aplicarlo es sencilla: localizas a las empresas o sitios web más poderosos en este entorno y les convences para que recomienden la adquisición de tu producto o servicio a sus usuarios. Lo normal es que el nuevo emprendedor pague una comisión sobre el volumen de ventas al intermediario que puede ser del 10, 20 o 30%, lo que ambos acuerden, siendo lo habitual que el porcentaje sea mayor cuando se habla de un proyecto que se estrena en el mercado. Esa recomendación en sí ya está generando un posicionamiento de marca, es lo que se llama cobranding, y al mismo tiempo conseguimos generar ventas porque llegamos a unos círculos para los que nosotros todavía no tenemos ese alcance. Esto es algo fundamental a la hora de hacer un lanzamiento.

Crecer a coste cero

La ventaja que argumentan los defensores de esta práctica es el bajo riesgo que implica para aquel que se acoge al sistema. “Una empresa que acepte el marketing de afiliación puede crecer a coste cero. Si vende gana, y si es que no, tampoco pierde nada. Solo se paga a éxito”, dice Miguel Florido, director de la escuela Marketing and web.

Florido suele poner el propio como caso de ejemplo. Procedente de la universidad, hace poco más de un año que lanzó una pequeña escuela de marketing digital que funciona tanto de forma presencial como online. Cierto que el ya contaba con cierta audiencia, pero aún así se procuró la alianza de 100 afiliados para el lanzamiento de su primer curso. Gracias a esas recomendaciones afirma que, una semana después, ya tenía a 30 alumnos inscritos y que al finalizar el mismo había conseguido ganar 63.000€.

Cómo hacerlo

Pero, aunque el coste no sea económico, tampoco puede hablarse de la eliminación absoluta de riesgo, aunque sea a título de reputación online. Recomendar algo que no funciona puede poner en evidencia a una empresa ya consolidada. De aquí que la primera recomendación de Miguel Florido sea la de mantener una absoluta transparencia con el intermediario y, obviamente, mostrar y darle a probar el producto antes de que empiece a recomendarlo.

Otra vía posible en caso de andar mal de tiempo para el lanzamiento es tirar de amigos que ya te conocen, que saben cómo trabajas y lo que puedes ofrecer. Así cuenta Florido que consiguió a esos 100 primeros prescriptores sin necesidad de esperar a que cada uno probase y validase el producto.

Acudir a eventos que encajen con tu área de actividad es otra de las recomendaciones estratégicas de Miguel Florido. En su opinión, es difícil convencer a otro emprendedor a hacer cobranding si no te conoce personalmente antes. Por eso, antes que dedicarte a mandar emails a todo el mundo, es preferible asistir a eventos y darte a conocer. Recordar también que el objetivo no es conseguir usuarios sino una red de afiliados y para esto no vale cualquier perfil que te comparta en redes sociales. Cuanto más profesional y más autoridad tenga quien te recomienda, mejores resultados.

Empieza por seguirles tu. La mayoría de estos sitios que te van a recomendar tienen una fuerte presencia digital, con sus propios espacios online, además de ser muy activos en las redes. Una forma de que vayan conociéndote es hacerte seguidores de ellos, consultar su blog e interactuar con comentarios positivos o likes. Si llevas este trabajo previo hecho a un evento, será mucho más fácil que te reconozcan y se pongan en contacto contigo, aunque solo sea para agradecerte el entusiasmo. Es una manera de ir aproximándote a esa persona que te interesa.

El truco es trabajo y estrategia. Al margen de los puntos señalados arriba tendrás que olvidarte de trucos. “En marketing no existen trucos, lo que existe es trabajo y estrategias una vez que tienes algo diferenciado y bueno”, dice este experto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Marketing