¡Tú vales mucho! Las mejores frases para que tus empleados se sientan incentivados

Saber motivar con la palabra es una habilidad que requiere de mucho entrenamiento e ingenio.

Aquí te mostramos las mejores frases para motivar a tus empleados y conseguir la máxima productividad e implicación por su parte.

1. Hemos tenido un gran éxito con el nuevo proyecto y ha sido gracias a vosotros. ¡Qué fácil es trabajar con empleados como vosotros! ¡Estoy orgulloso del trabajo que habéis realizado!”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esta fórmula pretende expresar aprecio por el trabajo realizado. El mensaje dice que cada uno de los trabajadores, en su medida, ha contribuido al éxito de la empresa. Decir cuándo se hacen las cosas bien es importante para el empleado y sirve de motivación para posteriores tareas o proyectos.

2. “Si sabes adónde vas, cualquier camino te conducirá allí. No es suficiente con empezar tu carrera, debes saber adónde te diriges personalmente y adónde vamos nosotros como empresa”.

Con una frase como ésta, el director pretende motivar a sus trabajadores a que tengan fines y objetivos concretos. Sin metas, no se llegará nunca a nada en la empresa.

3. “Hace tres años aposté por ti y aunque quizá no te lo recuerde con frecuencia, sigo creyendo en tu trabajo. Es mucho el tiempo que llevas en la empresa y te has convertido en una pieza clave para la compañía”.

Esta frase tiene como objetivo incentivar a personas que llevan bastante tiempo trabajando en la misma empresa. La clave está en recordarle el motivo por el que está ahí y lo importante que es para la compañía. Así se incentiva el orgullo del trabajador.

4. “Has realizado bien tu trabajo pero sé que puedes ofrecer mucho más. Si das todo lo que puedes, llegarás lejos dentro de la compañía. Está en tus manos”.

Esta fórmula es conveniente cuando uno de tus empleados aporta a la empresa lo justo y sabes que puede ofrecer muchísimo más. Se trata de un aviso, en el que se le comunica que estarás pendiente de su labor y que su futuro en la compañía depende de él. Con esta frase se incentiva la ambición sana del empleado.

5. “Últimamente observo que no estás ilusionado con el trabajo. ¿qué ocurre? Si es por la rutina laboral, estoy abierto a nuevas alternativas. Piensa dónde puedes rendir más y estar más motivado. Yo quiero lo mejor para mis trabajadores”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esta fórmula se dice ante personas que realizan una labor muy rutinaria. Comenzar la frase con esa apreciación ruborizará al empleado pero a la vez le servirá para replantearse su comportamiento en el día a día. Tu preocupación por mejorar su situación activará la actitud de cambio del trabajador.

6. “Hay que suplir la falta de experiencia con tesón y más horas de trabajo. No te preocupes. Verás cómo con esfuerzo, todo va bien”.

Esta frase se utiliza cuando queremos motivar a alguien que está empezando o que se enfrenta a nuevos retos. El jefe plantea la inseguridad como algo normal ante la nueva situación que vive.

7. “Creo que te has esforzado y que aquí nos hemos confundido todos. Ha sido un problema de equipo. De hecho, sé que estás muy capacitado para el puesto. ¿Qué ha fallado?”.

Es una forma de motivar al trabajador cuando se ha equivocado. Parte de la concepción de que si un empleado falla en algo no es sólo culpa de él sino también del resto del equipo. Esta visión del jefe, aportará aliento al malestar del empleado. La pregunta del final demuestra la capacidad de diálogo.

Otra fórmula de motivar ante un error sería: “Sólo se equivoca el que hace algo. Preferimos a una persona que falla por lo hecho que aquella que por falta de esfuerzo no hace sus tareas”.

En este caso, se entiende la equivocación como una parte más del trabajo diario.


8. “La incorporación en un nuevo puesto no es fácil, supone una mayor responsabilidad. Por este motivo, todo lo que necesites, tanto a nivel formativo como a otros niveles, dínoslo. Si te hemos elegido es porque eres el mejor candidato”.

Después de la fase de alegría tras el comunicado del ascenso, viene el trabajo diario y, con él, más responsabilidad. El empleado puede sentirse inseguro y, para solventarlo, se le deben ofrecer fórmulas para que mejore profesionalmente.

Expresiones que no debes olvidar

Cuando pretendemos motivar a nuestros empleados es muy importante cómo comenzar las frases. Te ofrecemos en este cuadro algunas fórmulas para ampliar el entusiasmo entre tus trabajadores:

“Lo que más admiro de ti es...”

“Estoy impresionado por...”

“Puedes sentirte orgulloso de...”

“Estás realizando un gran trabajo”

“Has sido de gran utilidad al...”

“Eres pieza clave en la empresa”

“No me equivoqué contigo”

“Has demostrado...”

“Somos un gran equipo”

“Estamos juntos en esto”

“Podemos conseguirlo”

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión