Cinco síntomas de una mala gestión del equipo

Si quieres que tu equipo de trabajo esté al cien por cien en productividad y motivación, fíjate bien en estos 5 síntomas porque, según la startup Woffu, son los que indican que algo no lo estás haciendo bien.

Competitividad

En los entornos realmente innovadores, lo que se fomenta es la colaboración entre el equipo. El viejo concepto de fomentar la competitividad entre compañeros no funciona, y es un deporte de riesgo con costes insospechados. Analiza muy bien qué comportamientos son los que se premian en la organización. ¿Das alas a aquellas personas que muestran una mayor agresividad en el terreno profesional? Un gran error. Hay que fomentar que los empleados valoren el trabajo de los demás y no motivar la perfección extrema, “el hecho de que alguien se obsesione con alcanzar metas imposibles y demasiado ambiciosas puede hacerle perder el control y poner en marcha una maquinaria agresiva perjudicial, tanto para él como para las personas de su equipo”, explican desde Woffu. Estudia muy seriamente qué comportamientos pueden hacer mella en el rendimiento del equipo e intenta neutralizarlos.

Inflexibilidad laboral

Los millennials representan ya el 40% de la fuerza laboral y seguro que ya habías leído antes que son una generación que trae de serie que el salario emocional es muy importante. Y la posibilidad de conciliar forma parte de él. Analiza bien cómo es de flexible tu empresa para atraer a estos perfiles porque no eligen lugares en los que trabajar exclusivamente por el salario. Como recuerdan desde Woffu: “Las nuevas tecnologías ponen a disposición de los empresarios la posibilidad de ayudar a los empleados a gestionar bien el tiempo y a contar con los recursos necesarios para trabajar desde casa”. Para que todo vaya bien, crea modelos laborales más individualizados, que fomenten la corresponsabilidad por ambas partes y que sean útiles de verdad para los trabajadores. Solo de este modo estarán dispuestos a comprometerse.

Incertidumbre y falta de objetivos

La incertidumbre y la falta de objetivos son dos de las principales razones por las que los empleados acaban desmotivados. Y no sólo en lo que se refiere a la falta de objetivos en su trayectoria profesional sino también a la falta de comprensión del trabajo que desempeñan. O la utilidad del mismo. Para evitarlo, deja las cosas claras desde el principio y comunícalos con frecuencia. “Si su trabajo es útil, valorado y recompensado, la motivación aumentará y el empleado estará más comprometido con el proyecto”.

Caída de la productividad

Es un síntoma más que evidente. Y que se produce por muchos factores: desmotivación, falta de planificación, no tener en cuentea la felicidad de los empleados o sus aspectos personales… pero también pueden influir los factores ambientales del lugar de trabajo (luz, temperatura, higiene…).

Exceso de rotación

Un exceso de rotación dentro de la empresa indicar que los procesos de selección no se están haciendo bien. Si es el caso, tendrás que invertir tiempo y dinero en seguir formando empleados para que realicen bien sus tareas. Si no acabas provocando que se marchen a la competencia. Si es así, analiza bien por qué esas personas no se quedan contigo.

SEGURO QUE TE INTERESA...

Cómo ayudar a tu equipo a superar el estrés

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes