7 pautas para estar motivado en el día a día

Aritz Urresti, experto en productividad, plantea 7 claves para mantener viva la motivación laboral cada día.

En su libro ‘Las cajitas del éxito’, Urresti ofrece su método exclusivo y patentado para lograr ese equilibrio priorizando tareas y gestionando el tiempo. Para ello, además de conocimientos y dedicación hace falta otra cosa: la motivación, que el autor traduce como un motivo para la acción.

“Ese impulso consiste en unos objetivos bien definidos y en unos grandes ‘para qués’ que se convierten en una motivación poderosa, “esto es, en nuestros sueños que son deseos sinceros”. Asimismo, mantiene que “alcanzar la esencia de lo que mueve a la acción exige ser muy concretos: saber quién quiero ser y qué quiero hacer, para qué lo quiero, cómo sabré que he conseguido mi objetivo o cuándo espero lograrlo, son algunos de los interrogantes que debemos plantearnos antes de ponernos en marcha” dado que, “sin motivación personal, no hay motivación profesional y cualquier éxito estará vacío de nosotros”.

En cuanto a las 7 claves que facilita para que pymes y autónomos consigan encontrar la motivación diaria se encuentran:

-Reflexiona sobre tus para qué: ¿Sabes cuáles son tus verdaderos para qué? ¿Los que tienes te producen un deseo sincero para hacer todo lo posible para conseguirlos.

-Coherencia y equilibro: Evalúa tu rueda de la vida que está compuesta por seis áreas vitales: salud, profesión, familia, formación, ética y social. ¿Realmente está en equilibrio?, ¿Dedicas el tiempo suficiente a todas las áreas? ¿Priorizas siempre el trabajo y la faceta profesional? ¿Las áreas a las que le dedicas más tiempo hacen que te sientas mejor, más motivado? ¿Cuántas de las tareas diarias van dirigidas a mantener el equilibrio en tu rueda de la vida?.

-Planifica al menos una acción diaria por cada una de tus áreas de la vida.

-Examina tus tareas diarias del ámbito profesional y personal e identifica cuántas y cuáles te dirigen a tus objetivos y cuáles puedes delegar en compañeros de trabajo o personas de tu confianza.

-Cuestiónate si las tareas que realizas son metas u objetivos y divídelas en cajitas (pequeñas acciones consecutivas dirigidas a una meta) para poderlas agendar, llevarlas a cabo o ejecutarlas y pasar a la acción real.

-Desarrolla hábitos que te ayuden a conseguir realizar las tareas agendadas y adopta una actitud proactiva que te ayudará a pasar a la acción.

- Haz un balance al final del día para poder medir los resultados y saber si has realizado esas acciones que dan equilibrio y echan gasolina al motor de la motivación y en caso contrario analiza por qué y establece acciones de mejora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión