"La metodología Lean Startup es limitante. No sirve para innovar de verdad"

Ingeniero, doctor en inteligencia artificial, emprendedor y director del programa MIT Innovation Teams explica en esta entrevista su concepto de innovación basado en la ciencia, mucho más creativo de lo que creemos. 

¿Un libro que habla de dejarse llevar por la intuición, escrito por un científico?

La gente cuando habla de ciencia habla del método de cómo escribimos los artículos y de cómo se leen los artículos, pero no habla realmente de cómo empezamos en ciencia. Las cosas en ciencia parten siempre de una sospecha. Un presentimiento. Lo que hacen los científicos respecto a ese presentimiento no es convertirlo en producto y empezar a venderlo, sino seguir otro mecanismo para entender como les lleva esto a otro lugar. En ese sentido, yo estoy proponiendo que la gente piense en innovar de la misma manera. Partir de un presentimiento, darle una estructura para que puedas analizarlo, para que puedas empezar a construir la versión de tu problema, ver qué lo hace tangible y a partir de ahí empezar a resolverlo o bien descubrir que no merece la pena seguir. Pero el punto de partida siempre es una sospecha; en ciencia también.

Dicen que si resuelves un problema de la sociedad, tienes una oportunidad de negocio…

A veces de ahí puede surgir una empresa y otras una organización. Estamos tan obsesionados con la idea de los emprendedores, que por cierto es fenomenal que haya pasado esto, pero estamos tan obsesionados que no entendemos que una empresa nueva del tipo que se describe en muchos programas de negocios no es más que una de las cosas que se pueden hacer. Al final, lo que tienes que hacer es organizar a un grupo de personas para que puedan cumplir un objetivo superior y esto lo puedes hacer con una empresa, con un sistema público, con empresas sociales, con organizaciones sin ánimo de lucro… Hay tantas maneras de llegar a ese objetivo que la obsesión con el tipo de startups de las que se habla hoy en día, es limitante.

¿La metodología lean startup es también limitante?

Sí. Si tú empiezas un producto y tu único objetivo es hablar con tus supuestos usuarios, el producto que harás será ese producto, o ninguno. Habrás empezado con la idea de una máquina de afeitar y lo que tendrás será una máquina de afeitar. No será un cortador láser. Hay que ir con mucho cuidado con cuánto énfasis pones a la idea del principio porque probablemente esté equivocada y, si te obsesionas con ella, por mucho que creas que estás siendo muy científico preguntando a mucha gente, lo que estás haciendo es limitarte. Ninguna planta química de las que tenemos hoy en día para hacer productos habría funcionado jamás con Lean Startup. De hecho, la metodología Lean choca con lo que se enseña a los ingenieros que aprenden a hacer escalado. Lo mejor es encontrar experimentos que te resuelvan muchas preguntas no muchos pequeños experimentos que acaban malgastando mucho dinero. Es decir, que el método flojea en cuanto tienes algo que requiere un mínimo de infraestructura.

¿Qué hace falta entonces para innovar?

No existen recetas. Y no existen por una razón muy sencilla: si me dan una receta para un pastel de chocolate, el objetivo es un pastel de chocolate. Con innovación estamos buscando resolver un problema real que no tiene solución y que no es ni obvio. ¿Cómo puedo dar una receta para resolver algo que no ha resuelto nunca nadie y que la gente no entiende lo que es? El libro explica cómo hacer eso y que el lector al acabar saque dos cosas: una, qué hacer. Dos, por qué funciona. Un esfuerzo para que la gente se de cuenta de cómo de fácil es empezar, cómo de fácil es continuar, y las preguntas que se tienen que estar haciendo para poder continuar de esa manera y llevar su idea a escala o matarla por el camino antes de que les mate a ellos.

Eso de emprender buscando la innovación es una cosa que se ha instalado en el subconsciente colectivo en los últimos años y no es así. La gente empieza una compañía con un producto hoy y acaban llamando a su producto innovación. Pero es simplemente un producto nuevo.

Hay personas que no están pensando en una idea de producto. Por ejemplo, Elon Musk, quiere ir a Marte y quiere resolver un problema: el calentamiento global. Cada uno de estos objetivos oculta 60 posibles compañías que podrían resolver trocitos de ese problema. Entonces, ¿cuál es el objetivo? ¿El problema o hacer una compañía?

Si piensas en resolver un problema que tiene muchas más vertientes posiblemente necesitarás muchos productos, no solo uno. Son maneras distintas de enfocarlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión