La opción de compra

Esta posibilidad cada vez es menos utilizada por las empresas.

1.-Es un gasto destinado exclusivamente a la adquisición del bien.

2.-Es una operación de compra-venta normal. No incluye servicios. Implica un contrato supervisado por las autoridades legales.

3.-Requiere un fuerte desembolso inicial.

4.- El cliente asume todos los riesgos derechos y obligaciones que se derivan de la propiedad, incluidos el pago de impuestos, el seguro y el mantenimiento.

5.-El cliente cargará con la depreciación del vehículo.

6.-Gastos variables: Combustible, peajes, mantenimiento, averías, seguro e impuestos. Difícil previsión de costes.

7.-Tienen acceso a ella todo tipo de personas tanto físicas como jurídicas.

8.-IVA deducible para empresas y autónomos.

9.-Complejidad contable. Activación en el balance empresarial.

10.-El propietario es el único responsable del estado del vehículo y asume la responsabilidad civil subsidiaria.

11.-Cualquier tipo de vehículo.

12.-Plazos: el que tu elijas.

13.-A los tres años habrá perdido el valor emocional que se experimenta al adquirir un vehículo pensando que es “el coche de su vida”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo