¿Hablamos de trabajo?

No, ni siquiera de esa brillante idea sobre un proyecto nuevo para la empresa que se te ocurrió hace un par de semanas. Recuerda que la comida o cena es informal, por lo que es más idóneo pedirle una reunión en su despacho o aprovechar un momento acertado para comentársela en la oficina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Habilidades