Build to rent: el negocio de construir viviendas para alquilar

El entorno inmobiliario postpandemia ha propiciado el crecimiento del negocio build to rent, una opción que ya acapara cientos de millones de euros en inversión.

Build to rent: el negocio de construir viviendas para alquilar

La congestión del mercado de la vivienda es un hecho en las grandes ciudades españolas. En este contexto, los grandes fondos de inversión están importando nuevas fórmulas de negocio para dar respuesta a las necesidades del consumidor. Por ejemplo, el build to rent, que consiste en construir nuevas viviendas para alquilar.

El crecimiento de este modelo de negocio tiene mucho que ver con el poder adquisitivo de los jóvenes españoles, que se ven obligados a alquilar una vivienda ante la imposibilidad de comprar una. Así, más de la mitad de los jóvenes de entre 16 y 29 años arriendan una vivienda en España, frente al 32,7% que lo hacía en el año 2007.

Unas cifras que han propiciado el crecimiento imparable del precio del alquiler durante los últimos años, sobre todo en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona. En este sentido, según los datos de Enalquiler, alquilar una vivienda en la capital ha pasado de costar 1.351 euros mensuales de media hace apenas un año a valer 1.735 euros, un 28,4% más.

En este contexto, los grandes fondos de inversión buscan nuevas fórmulas para hacer negocio en un mercado que parece que seguirá creciendo a medida que alquilar una vivienda siga siendo la única alternativa para los más jóvenes.

Build to rent: construir viviendas para alquilar

La fórmula del build to rent es simple. Consiste en construir nuevos bloques de viviendas solo para alquilar. Según CBRE, la construcción de este tipo de inmuebles representó el año pasado alrededor de 1.000 millones de euros en transacciones solo en España, lo que demuestra el potencial de negocio que los grandes fondos han encontrado en este segmento.

Según indican las previsiones, el 8% de las 66.000 viviendas que se sumarán al mercado residencial español durante este año se construirán bajo la fórmula del build to rent. Unas cifras interesantes, pero que siguen estando lejos de otros países europeos. En este sentido, los expertos estiman que España necesitaría alquilar alrededor de dos millones más de viviendas para equipararse a la media de la UE.

Por otro lado, el negocio de construir viviendas para alquilar está tomando fuerza en el segmento de mayor poder adquisitivo dentro del mercado inmobiliario. Así, el build to rent premium se sitúa como una gran oportunidad para los grandes fondos en ciudades como Madrid y Barcelona.

“La ciudad de Madrid es un polo de atracción demográfico que atrae todos los años a 100.000 trabajadores, en su mayoría altamente cualificados. Es, asimismo, la zona geográfica con mayor estabilidad desde el punto de vista de la seguridad jurídica y de una fiscalidad favorable a los trabajadores y al ahorro”, analizaba hace ya dos años Mikel Echevarren, CEO de Colliers, en idealista.

¿Cómo invertir en la construcción de viviendas para alquilar?

Aunque parece que el negocio del build to rent está reservado para los grandes fondos de inversión, no hay nada más lejos de la realidad. Las diferentes opciones para invertir en el sector inmobiliario si no se dispone de mucho dinero posibilita a miles de ahorradores particulares la posibilidad de participar en estas operaciones.

Una alternativa es participar en una SOCIMI, una Sociedad Cotizada Anónima de Inversión en el Mercado Inmobiliario. Se trata de compañías dedicadas a la adquisición, promoción y rehabilitación de activos inmobiliarios urbanos para su arrendamiento. Estas sociedades deben dedicar al alquiler un mínimo del 80% de sus inmuebles, por lo que el negocio build to rent es una alternativa interesante.

En España, la figura de la socimi apareció en 2013, y desde entonces se ha convertido en una alternativa de inversión muy interesante, debido a su régimen fiscal especial. En este sentido, el Impuesto de Sociedades para estas compañías se fija en el 18%, las personas físicas que participen en la sociedad quedan libres de impuestos y, en caso de que más del 50% de sus activos sean viviendas para alquilar, se aplica una bonificación del 20% sobre las rentas generadas, entre otras ventajas.

Además de esta, otra gran fórmula para invertir en el modelo buid to rent es el crowdfunding inmobiliario. Según la regulación, los inversores que quieran entrar en el crowdfunding inmobiliario pueden hacerlo desde los 50 hasta los 10.000 euros, según el tipo de campaña en la que participen. Las rentabilidades que plataformas como Urbanitae prometen alcanzan los dos dígitos, y pueden convertirse en una forma de diversificar una cartera de inversión si no se dispone de mucho dinero.