4 ideas de Amazon que fracasaron antes de empezar

Aunque la trayectoria de Amazon está marcada por sus grandes ideas de negocio, el gigante del comercio electrónico también cuenta con una lista de sonados fracasos…

4 ideas de Amazon que fracasaron antes de empezar

Amazon es uno de los grandes ejemplos de éxito emprendedor de la historia. La compañía fundada por Jeff Bezos ha conseguido pasar de ser una pequeña tienda de libros online a un gigante del comercio electrónico, con varias líneas de negocio paralelas que la convierten en una de las multinacionales más grandes de todos los tiempos.

Entre sus últimas ideas innovadoras, destaca su cadena de supermercados, Amazon Go, que llegará a España en 2022. Se trata de un modelo de negocio que revoluciona el supermercado tradicional, eliminando las cajas y los cajeros. Sus consumidores escanearán su compra a través de una app, que cobrará los productos directamente a su cuenta, lo que eliminaría el problema de las largas colas a determinadas horas.

Sin duda, un modelo innovador que se suma a otras grandes líneas de negocio de la compañía, como sus servicios de computación en la nube (AWS), los contenidos audiovisuales online -que canalizan a través de Amazon Prime Video o Twitch- o sus grandes aspiraciones alrededor de las energías renovables y la movilidad eléctrica.

Pero no es oro todo lo que reluce. A lo largo de su trayectoria, Amazon también ha desarrollado soluciones que han terminado siendo un auténtico fracaso. Incluso, antes de nacer. Y, para que no caigas en los mismos errores que el gigante del comercio electrónico, te presentamos algunas de sus peores ideas de negocio.

Las ideas de Amazon que fracasaron antes de empezar

Botones inteligentes para el hogar

Uno de los grandes fracasos de Amazon fueron sus Dash Buttons, lanzados al mercado en 2016. Se trataba de unos botones inteligentes que se conectaban por wifi a la red del hogar. Cada uno estaba vinculado a un determinado producto de primera necesidad, y bastaba con pulsarlo para que su sistema realizara un pedido urgente. Tras hacerlo, Amazon podría llevar a tu casa, en un plazo máximo de 24 horas, un paquete de pañales, pasta de dientes, cerveza…

Aunque no se trataba de una idea tan mala, en 2016 la domótica del hogar no estaba tan desarrollada como en la actualidad, por lo que los Dash Buttons no calaron en el consumidor. A veces, el éxito o el fracaso viene marcado por el momento del mercado, y no por la calidad de la idea.

Los Dash Buttons de Amazon han sido uno de sus grandes fracasos, aunque su utilidad no era tan mala como parece

El precursor del delivery

En un momento de máximo apogeo del delivery, decir que Amazon fracasó con su app de servicio a domicilio puede parecer una mentira. Sin embargo, es cierto. En 2015, el gigante del comercio electrónico lanzó Amazon Restaurants, un servicio de entrega de comida fresca a domicilio desde diferentes establecimientos.

Como en el caso de los Dash Buttons, la idea -después explotada por Uber, Deliveroo o Just Eat- se lanzó al mercado antes de tiempo, y terminó fracasando en 2019.

Un Netflix de anime

Amazon Strike vio la luz en 2018 como una plataforma de contenidos de anime. Con un coste de cuatro euros al mes, no llegó a funcionar en ningún momento, lo que provocó un cierre temprano de la plataforma. Eso sí, sentó las bases para el desarrollo de Amazon Prime Video, un negocio que sí está siendo rentable para la compañía dirigida por Andy Jassy.

Las entregas con drones

Una de las grandes ambiciones de Amazon, las entregas a través de drones, es uno de los proyectos que parecen fracasados antes de ver la luz. Tras su anuncio hace dos años, el plan no lograba un avance completo. A esto se le sumaban problemáticas como los propios pájaros, el peligro que suponía para la sociedad civil, y el peso de los propios dispositivos. Todo ello ha provocado el despido de 100 personas en el equipo encargado de desarrollar el proyecto.