Siete cosas buenas que han aprendido los emprendedores de la crisis

Algunos emprendedores reconocen haber aprendido algo bueno.

Cosas buenas de la crisis para los emprendedores

Cuestionados sobre algo que hayan aprendido durante esta crisis tan brutal como inesperada, estos son seis los aprendizajes que dicen llevarse algunos emprendedores de ella y que les ha hecho un poco más inteligentes:

1.-El valor tiene premio

“El miedo ayuda a ver antes el peligro, pero te puede bloquear mentalmente. Los días que estuve pensando que perdía el equipo que tiene hoy la empresa no tuve capacidad de hacer otra cosa que buscar a quién le echaba la culpa”, declara Carlos Ferrando, CEO de Closca Design. Más adelante recapacitó, y en lugar de dedicarse a buscar culpables, aceleró el diseño de un nuevo producto a punto de salir al mercado. Ahora su opinión es diferente: “Pienso que hoy sobrevivir y hacerse un hueco en el mercado va a depender de ser valientes y ágiles a la hora de adaptarse”.

2. Si sabes pedir ayuda, la encuentras

La comunidad emprendedora se ha mantenido muy conectada durante la crisis. AS veces para compartir inquietudes pero, también, en busca de ayuda. “Yo me siento tremendamente agradecido por la ayuda que he recibido por parte del ecosistema, tanto emprendedores como inversores, con los que a veces he mantenido conversaciones hasta altas horas de la madrugada. Ver la solidaridad y la ayuda desinteresada cuando planteaba alguna duda, me ha parecido muy gratificante”, dice Ricard Garriga, CEO de Trioteca.

También Ferrando resalta este valor. “Una vez identificas el problema desde la humildad siempre vas a encontrar a alguien que pueda inspirarte y hacer de faro”.

3.-Si sobrevives, serás más fuerte

“Es una motivación extra navegar en estas aguas, así que lo positivo es que vamos a tener que llevar a nuestras startups a unos niveles de eficiencia óptimos si queremos sobrevivir, y sin duda esto nos hará mas fuertes para competir contra los grandes a la vuelta”, declara Sergio Orizco, CEO de Triporate .

4.-La importancia de planificar y tener un plan B, C…

A título persona, Ricard Garriga, dice haber aprendido el valor de prever y anticiparse a escenarios futuros. “Tener un plan de anticipación es clave. Esto es lo que nos ha salvado a nosotros”, declara después de ver como su empresa triplica las cuentas estos días gracias a disponer de ese plan B. Atribuye el mérito, no obstante, a sus inversores extranjeros quienes le alertaron de la gravedad de la crisis que se avecinaba. “Pensé que estaban de broma, pero cuando me lo argumentaron, ya vi la trascendencia del momento”.

5.-El equipo te apoya

Lidiar con un equipo en tiempos de crisis es difícil. La razón la explica Garriga de esta forma. “Te toca tomar decisiones de forma rápida y sin estar seguro de que vas a acertar. Es como conducir un coche en plena niebla, que no puedes ir con las luces largas, tienes que desplazarte con las cortas para ver poco a poco si avanzas bien. Decir a un equipo que te acompañe en este viaje donde ni tu sabes dónde vas y que si te equivocas hay que coger otra dirección es complicado. Yo he tenido suerte y me han apoyado en todo momento, gracias a ello superé el vértigo porque, la verdad, es que he pasado muchísimo miedo”.

6.-El valor de la transparencia

La mejor fórmula para conseguir la alineación del equipo al proyecto es la transparencia y mantener una comunicación fluida. El problema es que la confianza no es algo que se gane de la noche a la mañana, “hay que cultivarla siempre, en los momentos malos y los buenos”, dice Garriga.

7.-De nada sirve centrarse en la pérdida

Esta es la enseñanza principal que dice haber extraído de esta crisis Edu Carrera, embajador de la Fundación Adecco y emprendedor al frente de Snowplay . “Con 17 años la vida me dio una importante lección: no solo debemos aceptar que lo podemos tener todo, sino que en algún momento lo podemos perder. Sin embargo, de nada sirve centrarse en la pérdida; la vida no es justa. Está llena de casualidades, pero también de causalidades: nuestra actitud tiene efecto en los demás. Centrémonos entonces en el valor que podemos aportar, en el “para qué”, más que en el “por qué” de las cosas. Si logramos hacer eso no tengo ninguna duda de que saldremos fortalecidos.En la vida, a veces tienes que salirte del camino establecido, aunque eso suponga que te vayas a encontrar con muchos más baches, los emprendedores sabemos mucho de eso”.

Gestionar Cookies