+

Business Designer: La redefinición de la empresa en la era post-Covid

Este perfil profesional, cada vez más codiciado en el seno de las organizaciones, combina conocimientos de gestión, diseño y tecnología

Estudiantes de business designer IED Barcelona

La pandemia ha acelerado la necesidad de cambios en un mundo que ya se movía deprisa. Sumado a la complejidad derivada de la Cuarta Revolución Industrial, su impacto se extiende a numerosas esferas de nuestra sociedad, pero, a la vez, coloca la necesidad de innovar en primera línea de acción y el pensamiento del diseño es una herramienta poderosa para vertebrarla. 

Pongamos la lupa, por ejemplo, en uno de los grandes temas de las ciudades del futuro: la movilidad. Imaginemos un servicio de micromovilidad para Barcelona con una doble funcionalidad: localizar y reservar vehículos de diferentes tipos, al tiempo que ofrece información sobre descuentos y promociones; y descubrir la ciudad mediante una experiencia basada en la localización y obtención de recompensas. 

Detrás de esta propuesta, que combina tecnología, experiencias compartidas, sostenibilidad, diseño y gestión, está la figura del business designer. Concretamente, es el proyecto de final de estudios de tres estudiantes del BA (Hons) en Business Design del IED Barcelona Escuela Superior de Diseño

El business designer es una figura que ha ido ganando presencia durante la última década en muy diversos sectores del tejido empresarial, ávido de profesionales flexibles, creativos, con conocimientos técnicos y soft skills y la capacidad de impulsar la innovación desde el trabajo compartido.    

La combinación de todas esas habilidades y conocimientos convierte este perfil en una pieza clave para encontrar mejores soluciones –estrategias, productos o servicios–a los problemas a los que se enfrenta hoy cualquier empresa.  

Un mundo en movimiento

La transformación tecnológica y los retos imprevistos que nos impone la actual situación global demuestran cada día más que el mundo se abre a escenarios inciertos, donde las reglas pueden cambiar de la noche a la mañana. En ese nuevo tablero del juego, el World Economic Forum (WEF) lleva ya tiempo advirtiendo de que el reto no residirá en la ausencia de empleos sino en disponer de las habilidades específicas para desempeñar los nuevos o los que van a ir ganando valor. 

Otro desafío importante reside en la formación de estos profesionales, en un momento en el que todavía existe una brecha entre el mundo académico y las demandas del mercado laboral. Si las empresas más innovadoras tienen ya serias dificultades para encontrar talentos capaces de adaptarse a este mundo digital y cambiante, ¿cómo van a prosperar las organizaciones en cuyo ADN no residen creatividad e innovación? 

Algunos -pocos- centros de formación, como el IED Barcelona, llevan ya años apostando por una alternativa a la tradicional rigidez académica con programas como el BA (Hons) in Business Design, un título único en España y uno de los dos en toda Europa, que está formando a los innovadores del futuro. A lo largo de un itinerario de tres años, se capacita a los estudiantes para aplicar la innovación en la organización, bien desde el emprendimiento, bien desde cualquier área de la empresa, y en todas las fases del proceso: desde la idea hasta el diseño y la implementación del producto o servicio final. 

El diseño hoy es más que nunca una herramienta fundamental para detectar, analizar y resolver las fallas del actual sistema, colocando a las personas y sus necesidades en el centro de los procesos y ayudando a generar una nueva visión en las organizaciones y los sistemas de producción.

El diseño va mucho más allá de un producto; envuelve servicios, estrategias, ideas… Se hace preguntas y trata de resolverlas mediante herramientas y metodologías que abordan la empatía, el prototipado, el testeo o la cocreación, entre otras.

Más información: IED Barcelona.