“La caída del IPC está vinculada al efecto del petróleo. Ahora bien, lo relevante no es la evolución de precio de un mes a otro, sino respecto al mismo mes del año anterior. De esta forma, aunque el barril suba, mientras no alcance la cota de un año antes, la inflación general caerá”, explica Valentí Pich, presidente del Consejo General de Economistas. Además, el precio del petróleo no repercute en la inflación subyacente. Y para hablar de deflación, también tendría que haber una caída fuerte de la inflación subyacente… y no se prevé una situación así.

Gestionar Cookies