Adiós a la caja B de los autónomos y los pequeños comercios

Desde el pasado 11 de octubre está prohibido el uso de lo que se conoce como software de doble uso. Su tenencia puede acarrear sanciones de hasta 50.000 euros y el uso de los mismos una multa pecuniaria fija de 150.000 euros, por cada ejercicio económico en el que se haya cometido la infracción.