Los errores de estos 7 conocidos CEOs para ser despedidos de sus empresas

Incumplir los códigos internos de la empresa, violación de los derechos de sus clientes, mentir en el currículum, cometer fraude o no saber cómo gestionar una crisis… Los motivos para despedir a estos CEOs son variados, pero puedes aprender de todos.

Los errores de estos 7 conocidos CEOs para ser despedidos de sus empresas

El CEO de una compañía es una pieza fundamental para cualquier organización. De él (o ella) dependen las líneas maestras de la actividad de la compañía, como la estrategia, la gestión del equipo o la financiación. Todos valoramos a los grandes CEOs del momento, como Mark Zuckerberg, Elon Musk, Jeff Bezos, Tim Cook… o Juan Roig en España.

Sin embargo, las carreras de los directores ejecutivos de las grandes compañías no siempre son inspiradoras y llenas de éxito. En ocasiones, la mala praxis o la ineficacia pueden terminar con una carta de despido en el despacho del CEO de la empresa. Para que no te ocurra a ti, repasamos los errores de estos 7 conocidos CEOs para ser despedidos de sus empresas.

Steve Easterbrook (Mcdonald’s). La junta directiva de Mcdonald’s decidió despedir a Steve Easterbrook tras conocer que el CEO mantenía una relación íntima con un empleado, algo prohibido en el código de conducta de la empresa. Tras su cese en el cargo, algunas pruebas apuntan a que podría haber mantenido más de una relación y haberlo tapado mediante la destrucción de pruebas y la mentira. Por eso, Mcdonald’s reclama ahora a Easterbrook los 42 millones de dólares que pagó en concepto de indemnización.

Richard Smith (Equifax). El exCEO de Equifax, Richard Smith, fue cesado tras descubrir irregularidades en la protección de los datos personales y financieros de más de 143 millones de personas. La compañía se dedica a la elaboración de informes de solvencia para otras empresas sobre sus posibles clientes, por lo que los datos que recopilan son especialmente sensibles. Además, a dichas irregularidades se sumó el hecho de que Smith no informó a los afectados e intentó tapar el escándalo, agravando la situación.

Scott Thompson (Yahoo!). Aunque no hace falta un título universitario para ser un gran CEO -Zuckerberg o Steve Jobs lo demuestran-, es importante ser honesto a la hora de elaborar un currículum. En el caso de Scott Thompson, el antiguo CEO de Yahoo! fue despedido por añadir a su historial un título de informática falso.

Russell Wasendorf (Peregrine Financial Group). Los buenos o malos resultados son el mejor medidor de la calidad de un CEO. Sin embargo, mentir a los accionistas no es una buena opción. En el caso de Russell Wasendorf, el CEO de Peregrine Financial Group hasta su quiebra en 2012 fue acusado de malversar 215,5 millones de dólares de sus inversores. En el juicio, Wasendorf se declaró culpable, y en este momento cumple una condena de 50 años de prisión por fraude.

Elizabeth Holmes (Theranos). Si mentir con los resultados y llevar a tu empresa a la ruina está mal, también lo está vender un producto que no funciona. Es el caso de Elizabeth Holmes y Theranos, una empresa que descubrió un “revolucionario” sistema para hacer análisis de sangre. El proyecto consiguió una financiación de 1.400 millones de euros. Sin embargo, en realidad la máquina capaz de hacer las pruebas de sangre con solo una gota no funcionaba. El caso todavía sigue en manos de la Justicia americana, que podría condenar a Elizabeth Holmes, su creadora, a 21 años de cárcel.

Adam Neumann (WeWork). Otras veces no es necesario un escándalo para que una empresa ponga a su CEO de patitas en la calle. En el caso de Adam Neumann, el fundador y antiguo CEO de WeWork votó a favor de su propio despido al no saber qué estrategia aplicar en la compañía para obtener beneficios y seguir creciendo.

Dennis Muilenburg (Boeing). Por último, el mal manejo de una crisis también puede ser motivo de despido para un CEO. Es el caso de Dennis Muilenburg, que fue cesado de su cargo en Boeing tras prometer -y no cumplir- que el fallo en el avión modelo Boeing 747 que acabó con la vida de 346 personas en varios accidentes estaría solucionado en “pocas semanas”. El arreglo se demoró un año, durante el cual cientos de aerolíneas tuvieron que dejar sus aviones de este modelo en tierra.