Cinco claves digitales en la nueva normalidad

Cambios que ha acelerado la pandemia y que generan nuevas oportunidades para emprender y crear nuevas líneas de negocio

Que la pandemia ha acelerado virtualmente la vida de las personas en la dimensión profesional y personal nadie puede tener ninguna duda. Y según el Innova Institute de La Salle-URL esta digitalización ha llegado para quedarse y lo hará en base a cinco leyes digitales que no debemos perder de vista en los negocios.

Realidad virtual y realidad aumentada

En las empresas todos los procesos y los archivos de trabajo están virtualizados. Todo lo digitalizable ya está camino de la nube. ¿Las experiencias físicas como probarse la ropa pueden llegar a desaparecer? La realidad virtual y la realidad aumentada están transformando definitivamente la experiencia de compra de las personas. La excusa de no comprar ropa en internet por la imposibilidad de probársela empieza a quedar obsoleta. Ahora, el concepto es distinto: ir a la tienda, probarse la ropa y, si convence, comprarla en internet para evitar colas. Y la evolución sigue su curso: probarse esa prenda por internet gracias a un simulador de imagen, y adquirirla de manera electrónica. De este modo, los hábitos de compra también se están transformando.

En la misma línea, y como se ha podido ver durante el confinamiento, visitar un museo, realizar un tour o visitar una exposición en vivo ya no es exclusiva del mundo presencial. Durante el COVID se ha asistido a la virtualización de todos los museos y de sus colecciones. En este contexto, ¿van las visitas virtuales a sustituir a las presenciales?

Ahora toca reflexionar sobre qué otros elementos físicos pueden desaparecer presencialmente de las vidas de las personas mediante su digitalización.

Digitalización de las relaciones

Las relaciones personales ya están en el móvil: las familias están más unidas que nunca gracias a los chats y los servicios de mensajería y, en la misma línea, el contacto digital con las amistades es continuo. Además, el comercio electrónico está totalmente implantado y, en consecuencia, el comercio tradicional se ve en la obligación de formalizar la relación con sus clientes tradicionales de forma virtual. El marketing directo a través de WhatsApp Business o de otras aplicaciones de mensajería va a ser la “nueva normalidad”. 

Plataformas de videoconferencia como Webex o Zoom se han establecido como medio para todo tipo de relaciones, reduciendo la necesidad del desplazamiento físico. El teletrabajo se abre camino y modifica la forma en que las empresas se organizan.

En la dimensión personal, las redes sociales expresan aquello que cada uno quiere proyectar. En esta línea, la virtualización de las relaciones también lleva a la necesidad de la gestión de las marcas personales a través de internet, en canales como Facebook o Instagram.

Hay que tener en cuenta también el síndrome de la desinhibición online. La virtualización de las relaciones permite que estas sean mucho más fluidas y frescas, lo que lleva a que el uso de los portales de citas se generalice entre dos generaciones: la de los Millennials y la Generación Z o Centennials.

En este sentido, es momento de reflexionar sobre cómo van a ser las relaciones en el new normal.

Un mundo conectado

Pese a la creciente generalización de la digitalización, aún existen activos y elementos que se seguirán disfrutando físicamente. En la vida personal, elementos como casas conectadas, coches conectados, ciudades conectadas. Incluso los cuerpos estarán conectados. Si no existe una conexión con los elementos físicos no habrá manera de acceder a ellos, no se podrán compartir ni monitorizar. Todo será 4.0 en el PostCOVID-19.

En este sentido, conexión es la palabra clave: 

En las casas. Para comenzar a enlazar sus smart things sin cables y hacerlas trabajar juntas, las casas necesitan un cerebro como Google Assistant, Amazon Alexa o alguna otra aplicación de similares características. Es la premisa imprescindible para lograr sinergias entre los objetos inteligentes del hogar, poderlos monitorizar y recibir alertas cuando hay actividades inesperadas. Para automatizar dispositivos, logrando que se enciendan o apaguen en circunstancias determinadas, hacen falta asistentes de voz por seguridad que active funciones, iluminación guiada por sensores que registren la claridad exterior natural, termostatos para aclimatar ambientes, cerraduras de puertas y neveras que avisen cuando escasea la comida, entre otros. Del mismo modo, los vehículos lograrán ser almacenes móviles de energía que se podrán utilizar por las noches al llegar a casa, cuando las fuentes de suministro renovables sean necesarias.

En las empresas. Tecnologías como la robótica, la inteligencia artificial, el machine learning y el internet de las cosas (IoT), entre otros, permiten acceder en tiempo real a los datos y a la inteligencia del negocio, revolucionando los productos, las cadenas de suministro y la experiencia del cliente. Hoy por hoy, se encuentra Big Data en el área de Supply Chain, para reducir los riesgos en la entrega de materias primas. Se utiliza esta herramienta para analizar estadísticas climáticas de tornados, terremotos y huracanes, que posibilita a las empresas calcular las probabilidades de retrasos. Y al detectar una posibilidad alta de demora, se utilizan los resultados analíticos para identificar proveedores de respaldo y desarrollar planes de contingencia para asegurarse de que la producción no se vea interrumpida por un desastre natural.

También se utiliza el análisis combinado de Big Data con IoT para mejorar la seguridad general de los trabajadores en la planta. Al monitorear los indicadores clave de rendimiento (KPI) de salud y seguridad —como la cantidad de lesiones y tasas de enfermedades, incidentes cercanos, faltas a corto y largo plazo, incidentes de vehículos y daños o pérdidas de propiedad durante las operaciones diarias— se puede trabajar con anticipación para mejorar la seguridad y la calidad de vida laboral.

En las ciudades. En este caso, hay que considerar la presencia de cámaras que detectan la afluencia de personas en rutas expresas y permiten así establecer frecuencias de transportes óptimas. También parques que determinan cuándo activar sus sistemas de riego verificando, a través de sensores de la sequedad del suelo, y la recolección de residuos con sensores en los contenedores para determinar un recorrido más eficiente para la recogida. Incluso ver las conductas de reciclado de las personas. Además, la presencia de drones será habitual, accediendo de forma rápida a zonas donde se produzcan accidentes, con conexión directa al profesional médico o con kit de RCP para atender emergencias en forma inmediata, saltando las barreras del tránsito terrestre.

Cerca o lejos, pero en contacto. Es necesario reflexionar sobre cómo se va sacar provecho a esta capacidad de estar en contacto permanente.

De la nube a la tierra

Las personas esperan tener aquello que necesitan de forma inmediata. Si es un producto virtualizable, ya se recibe o se utiliza por el canal digital. Si es un producto físico, Amazon o Glovo se encargan de entregarlo de forma rápida. En el PostCOVID-19, cambiará el concepto de producción de bienes desde la fábrica hasta las personas, y será desde la nube a la tierra. Es decir, los productos serán digitales y, cuando se necesiten en su versión física, se podrán imprimir con impresoras 3D desde casa. 

Para aquellos productos que no pueden ser digitalizados (alimentos, por ejemplo), la tecnología hará posible el acceso a ellos. Ya no hará falta pensar en cómo llevar las bolsas del supermercado a casa, pues empresas logísticas lo hacen de manera automática al acabar la compra. Además, se prescindirá de esfuerzos humanos como medios de transporte, ya que estos serán realizados por drones y de manera completamente autónoma. 

Por otro lado, se migrarán desde procesos de aprendizaje presenciales, con el contacto alumno/profesor en un lugar y hora específica, a procesos de aprendizaje completamente digitales, donde los estudiantes accederán al contenido que deseen, en el momento y lugar que lo deseen, solo con conexión a internet.         

La pandemia ha acelerado ciertos procesos de transformación digital, en los cuales el estado “natural” de todo será digital (online) para traerlo a nuestro mundo físico (offline) cuando lo necesitemos. ¿Cómo transformará la vida de las personas el tener todo a un clic en nuestra pantalla de móvil?

Ningún virus sin bit

El COVID-19 está exigiendo una prevención activa de la propagación del contagio. Esto requerirá que en espacios físicos se impongan medidas de limpieza e higiene sistematizados. También serán necesarias distancias sociales, mascarillas y protectores. Otro elemento clave serán los test generalizados de comunidades en convivencia y detectores de temperatura con el fin de monitorizar espacios sin virus. 

El virus ha impulsado a utilizar la tecnología para controlar y generar sistemas de autocontrol de la salud de los individuos. Por ejemplo, los ya conocidos diagnósticos y tratamientos autónomos que controlan señales y variables vitales a través de pulseras (ritmo cardiaco) o sensores adheridos al abdomen (para controlar la glucosa). En China, para controlar nuevos brotes del virus, una vez finalizado el confinamiento, empresas como Huawei y Deloitte utilizan la tecnología 5G para el monitoreo de temperatura con imagen térmica de las personas en lugares públicos, pudiendo identificar de manera masiva aquellos potenciales casos de fiebre en la población. 

En Brasil, empresas como PalmaIoT integran conceptos del IoT a dispensadores de alcohol en gel, con lo cual se puede controlar a través de credenciales quién se ha limpiado las manos con alcohol en gel, generando mayor conciencia sobre la higiene de las manos. Por otra parte, la empresa danesa UVD Robots Apps ha desarrollado un robot con luz ultravioleta para la desinfección de centros médicos contra virus, bacterias y microbios. El robot tiene ocho luces que emiten radiación UV capaces de limpiar y desinfectar espacios de una manera más eficiente, y así se evita la exposición de las personas al virus.  

La tecnología jugará un rol clave para evitar la propagación de virus. Por un lado, reemplazando a los humanos por robots en lugares potencialmente infecciosos y, por otro, con mecanismos automáticos de detección y control de señales vitales de manera temprana.

¿Estarán las personas dispuestas a ceder sus datos médicos individuales por el bien de la salud comunitaria?