Los motivos de los empleados para cambiar de empleo

No te gusta lo que haces, o el ambiente, o tu jefe… y te quieres ir. O todo lo contrario, no estás decidido porque cambiar también es duro. Lo importante es que tu decisión sea la correcta. Para ello, debes establecer las razones que te llevan a querer marchar o bien a no planteártelo siquiera.

Los motivos de los empleados para cambiar de empleo

Siempre es bueno saber que los demás nos aprecian, tanto a nosotros como a nuestro trabajo. Sin embargo, los elogios tienden a ser escasos, mientras que las críticas abundan. Sientes que es un lujo que, de vez en cuando, alguien te diga: “Gracias. Bien hecho”.

Estrategias de supervivencia

Algunas personas subestiman sus capacidades. El resultado lleva a una dependencia respecto de la persona (por lo general un jefe) de la que se esperan los cumplidos. No te niegues a ti mismo los halagos. Si no te dicen nada de tu trabajo, es que está bien hecho. Cuando todo son críticas, aunque no sea algo agradable, piensa que no tiene por qué ser un reflejo de lo que vales. Si trabajaras mal, no estarías allí. Además, las cosas hay que tomarlas como de quien vienen.