03 Jun, 2020

Los dos consejos de Warren Buffett a los jóvenes inversores

El CEO de Berkshire Hathaway ofrece su visión sobre cómo comprar parte de un negocio con inteligencia.

Los consejos de Buffett a los jóvenes inversores

Una de las personas más ricas de mundo, el inversor Warren Buffett, ha logrado amasar una fortuna que supera los 60.000 millones de dólares. La mayoría de ese dinero lo ha conseguido solo vendiendo y comprando acciones, por lo que es considerado el mejor inversionista de nuestro tiempo. Este ilustre personaje es un estratega de las finanzas, apodado como el “Oráculo de Omaha”.

A lo largo de su carrera ha cometido errores que le han permitido aprender y mejorar en su ámbito laboral. Uno de ellos ocurrió durante sus primeras inversiones como persona adulta (ya que Buffett comenzó a invertir con 11 años). El empresario compró el conglomerado Berkshire Hathaway en 1962, una compra que tuvo que deshacerse acción por acción, ya que el mercado textil en Estados Unidos tenía un futuro muy incierto. Esta inversión ha sido catalogada por el mismo como el error de los 200.000 millones de dólares. Curiosamente conservó el nombre de la empresa para su holding de inversiones actual: Berkshire Hathaway.

Con sus errores, que no han hecho más que agrandar su leyenda, Warren Buffett se ha convertido en la persona más respetada y mas escuchada del sector. Su carta anual a los accionistas es uno de los eventos más importantes del mundo de las finanzas, donde Buffett explica de manera distendida el comportamiento de su compañía durante el año anterior y su visión de la situación actual del mercado. La semana pasada, el empresario de 89 años hizo una entrevista para Yahoo Finanzas, donde puso sobre la mesa consejos muy útiles para los nuevos inversores.

Si quieres ser un buen inversor y acabas de entrar en este mundo, lo primero que debes hacer es aprender contabilidad. Este es el primer consejo que ofrece Warren Buffett, que insta a los jóvenes a no obsesionarse con los gráficos de precios de las acciones e insiste en centrarse en comprar buenos negocios. “La contabilidad debe convertirse en una especie de lenguaje para ti”, explicó.

El originario de Omaha (Nebraska) pasó su infancia vendiendo periódicos, paquetes de chicle y Coca-Cola al estilo Amazon, cuando este ni siquiera existía. El ahora multimillonario iba puerta por puerta vendiendo estos productos. Así aprendió Buffett contabilidad, de forma autodidacta. “Tienes que saber lo que estás leyendo. Algunas personas tienen más aptitud que otras para la contabilidad, pero yo lo aprendí por mi cuenta. Eso sí, después pasé por varios cursos. Sin embargo, empecé aprendiendo de manera autodidacta. Tienes que hacerlo”.

El CEO de Berkshire Hathaway se detuvo también en el concepto de acción, un instrumento financiero que, en ocasiones, es alejado de su valor físico y llevado a la escala de lo abstracto, muy enfocado al análisis técnico de la empresa. Para Buffett, una acción es la compra de una parte de un negocio, no una gráfica, “que tiene zonas de resistencia, promedios móviles de 200 días, que compras o vendes”.

El multimillonario aboga por buscar una compra de forma inteligente, solo así se conseguirá rentabilizar más dinero. “La decisión de comprar una empresa tienes que tomarla incluso sabiendo que no recibirás una cotización en cinco años y que si mañana cerrase la bolsa de valores durante cinco años igualmente estarías feliz de tener ese negocio”, aclara.

El empresario puso como ejemplo Coca-Cola, compañía en la que lleva invirtiendo desde hace más de tres décadas. “Si fueras dueño de Coca-Cola, no deberías haber visto ninguna diferencia desde 1920 cuando la empresa se hizo pública. Lo importante radicaba en lo que se hacía con los clientes”, dijo en la entrevista con Yahoo Finanzas. “Probablemente hubieras estado mejor si no hubiera existido ningún posible mercado en 30 o 40 años, porque entonces no te habrías sentido tentado a venderla. De esta manera, solo tienes el negocio, lo ves crecer y te sientes feliz”.

Warren Buffett concluye que no es más importante el análisis de las gráficas y cómo se comportan sobre unos datos, sino “la mentalidad adecuada respecto a la inversión es mucho más importante que cualquier habilidad técnica”.