Consejos para conseguir que te contrate un robot

La tecnología ha llegado también a los departamentos de Recursos Humanos. Tanto es así que a veces es un algoritmo el que decide si un candidato es apto o no para desempeñar un puesto de trabajo. Menos mal que también existen ya herramientas que te entrenan para caerle bien al robot.

para que te contrate un robot

Puede que un robot no te quite el trabajo, pero sí que decida si estás capacitado o no para su desempeño. Existen ya algoritmos que deciden si estás capacitado o no para desempeñar un puesto de trabajo determinado. A ellos recurren cada vez más departamentos de Recursos Humanos al objeto de deshacerse de tanta lectura vana de papel y pensando que la elección de la inteligencia artificial se basa solo en hechos objetivos.

Sin embargo, se sabe también del riesgo de que muchos algoritmos incluyan sesgos que pueden marginar a determinados perfiles. No hay que apurarse. Para contrarrestar a la inteligencia de las máquinas existen también estrategias y herramientas tecnológicas que pueden ayudar a que un algoritmo actúe a tu favor.

Cómo engañar al robot

En un artículo publicado el MIT Technology Review se incluían una serie de consejos prácticos facilitados por distintos expertos para tener éxito en la búsqueda de empleo sobre cómo tener éxito en el mercado laboral cada vez más influenciado por la IA. Estos son algunos:

Lo más simple posible: Olvídate de explicaciones detalladas sobre los trabajos anteriores, la interminable lista de los datos académicos y los méritos conseguidos. Es preferible utilizar pocas palabras, cortas y de fácil comprensión.

Más habilidades y menos títulos: Importan tus fortalezas y habilidades reales, no las que os títulos dicen que tienes. Para explicárselas a la Inteligencia Artificial es preferible que utilices frases cortas y descriptivas. A ser posible, enuméralas y aclara dónde las has aprendido y dónde las has puesto en uso. “Hay que ser declarativo y cuantitativo, porque el software trata de descubrir quiénes somos y decidir si nos pondrá frente a un entrevistador humano”, aclara uno de los consultados en la publicación del MIT.

Diseño sencillo: Utiliza una fuente legible, cuida los márgenes e introduce espacios que faciliten la lectura. El texto debe presentarse oxigenado.

Palabras clave: En la mayoría de los casos los currículos son procesados por un sistema automatizado de seguimiento de candidatos (ATS, por sus siglas en inglés). Se trata de sistemas digitales que desempeñan funciones similares a los buscadores de Internet. Lo habitual es que estos sistemas de seguimiento de candidatos se basen en el uso de palabras clave que deben estar específicamente relacionadas con las características de la oferta de trabajo. Es el principal método para establecer la correspondencia entre el currículum de los candidatos y las necesidades del puesto de trabajo que se ofrece. Sus algoritmos basan los resultados ofrecidos en la cantidad de veces que se repite cierta palabra clave.

Verifícalo: Otra recomendación es probar el currículum con una IA antes de enviarlo al destinatario final. El currículum y la descripción del trabajo que se solicita se pueden subir a un verificador de currículum automatizado como el que ofrecen en Jobscan que calculará el nivel de coincidencia con la descripción del trabajo y te ayudará a optimizarlo para el ATS de cada empresa. Asimismo, la herramienta ofrece sugerencias fáciles para que mejores la puntuación de tu CV.

Entrénate para la entrevista: Y como lo normal es que, si superas los primeros filtros, el siguiente paso sea mantener una entrevista con los responsables de recursos humanos, también se han creado herramientas que facilitan el entrenamiento en estas lides. Una es, por ejemplo, Interview Stream que dispone de un generador de entrevistas que tanto puede ayudar al responsable del reclutamiento como a los candidatos. A estos últimos les permite someterse a una serie de preguntas que le llegan a través de la cámara web para grabarlas y revisar sus respuestas. Otra plataforma es Talk Hiring, que ofrece “entrevistas simuladas realistas”de 10 minutos de duración que constan de cinco preguntas cada una. Hacen también un seguimiento de cómo las respuestas van mejorando.

Gestionar Cookies