Cómo convertir a ventas tu presencia en Twitch

No solo ganan dinero los generadores de contenidos. Marcas de moda, deporte y música están aprovechando esta red para hacer negocio

Twitch

Twitch empezó como una red de gamers, pero se está abriendo a un público más amplio. De hecho, ya hay marcas de moda, deporte, música… que la están utilizando muy bien para hacer negocio. Es una red de contenido audiovisual en streaming que atrapa a un público joven avanzado en el uso de redes sociales e Internet y en la que el contenido orgánico tiene menos peso que en TikTok. Aquí conviene trabajar con influencers porque el algoritmo no favorece a los nuevos.

En Twitch “la clave es entender que para una parte de la población (no solo jóvenes, hay ya gente de todas las edades), Twitch es como la nueva televisión. Además, gente como Ibai está acrecentando más esta tendencia, llevando cosas como el fútbol a Twitch y consiguiendo que mucha gente descubra y se enganche al canal”, comenta José Carlos Cortizo, CMO de Product Hackers y Co-fundador del Gamification World Congress.

“Para las marcas es una oportunidad porque hay mucha gente consumiendo contenidos, que además empiezan y acaban y dejan a usuarios dentro de la plataforma buscando que es lo siguiente que van a ver. Estar emitiendo en este canal te permite llegar a esa audiencia que ya está ahí”, asegura Cortizo.

Los contenidos que mejor funcionan en Twitch

“A diferencia de otros canales de vídeo como YouTube, donde para que funcione bien un contenido, la realización y la calidad tienen que ser muy buenas, en Twitch prima el directo y la inmediatez. Eso hace más fácil para una marca ponerse a emitir sin grandes inversiones: cámara, luces, micro, y a contar cosas interesantes”, comenta José Carlos Cortizo.

Apuesta por fórmulas de compartir lo que estás haciendo. “Los gamers comparten sus partidas mientras juegan. Las empresas suelen hacer tutoriales, compartir pantalla mientras programas, o mientras haces un diseño para contar algo de interés… Es un formato muy cercano”.

“También funciona muy bien el formato entrevista desenfadada a modo de una conversación entre dos o más personas. Es fácil de realizar y permite tener interacción del público que puede lanzar preguntas y generar otro tipo de feedback”, continúa el CMO de Product Hackers.

“Como en cualquier canal, lo interesante es entender qué le puede interesar a tu audiencia y generar contenidos en torno a eso. En este caso, aprovechando la potencia de Twitch, que es la interacción y cercanía con la audiencia gracias a su chat, que permite muchos niveles de interacción con encuestas y muchas otras opciones. Y también buscando un punto desenfadado, más cercano, directo y sin tanto maquillaje. Twitch es live streaming, y busca enseñar la vida real”, añade Cortizo.

El valor de los directos

¿Por qué Twitch se ha convertido en el canal estándar para los directos si Youtube también te permite ese formato? “Porque si se te ocurre la loca idea de hacerte un directo de 24 horas, en Youtube no puedes, está limitado a unas horas. Twitch te lo permite. Y 48 horas si quieres. Las opciones de interacción también son muy amplias”, apunta Rubén Bastón, director de Marketing4eCommerce y director del Master de Ecommerce de Kschool.

Además, “es una plataforma especializada en streaming, eso se nota muchísimo, hay un montón de funcionalidades que tiene Twitch que jamás tendrá Youtube porque nació para otra cosa y sigue siendo otra cosa. Y luego, algo muy importante para ellos es la monetización. Gana muchísimo más dinero un creador en Twitch de lo que puede ganar en Youtube. Estamos hablando de Twitch como canal de marketing, pero ojo, porque Twitch también puede ser un negocio como tal y tú puedes emitir en Twitch y ganar mucho dinero. Y hay gente que está ganando ya dinero», comenta Jorge García Gómez, fundador de Marketing Paradise.

«Los grandes Youtubers se han llevado su audiencia de Youtube a Twitch, porque antes a un Youtuber le podías ver con el vídeo que te subía pero no podías interactuar con él, como cuando está en Twitch. Está ahí en directo y puede interactuar con su público sin preparar ni editar nada. Es una forma de relacionarse que antes no tenían y es lo que está permitiendo a los streamers de Twitch monetizar mucho más su trabajo. Mucho mejor de lo que lo podían hacer en Youtube. Por eso le está ganando un poco la partida a Youtube y a todas las anteriores”, continúa Jorge García Gómez.

«Se trata de preguntarte, ¿esto cómo lo aprovecho yo para vender zapatos, para vender cajas o para vender tornillos? Buscar la manera de contar las cosas de forma atractiva. Por ejemplo, si yo tuviese una inmobiliaria, streamearía los pisos que quiero vender. Puedes enseñar los pisos en directo y que la gente pregunte cosas en el momento: ¿oye, puedes enfocarme otra vez las ventanas?, ¿son de climalit?, etc. Ese vídeo se queda hecho y el próximo cliente que esté interesado en esa casa le dejas el tour del directo hecho donde se han resuelto todas las dudas», comenta García Gómez.

Y añade: «El problema de muchas empresas es que no tienen nada que contar. Y eso no te lo va a solucionar ni Twitch ni Facebook ni Instagram ni absolutamente nada”.

Si no sabes realizar buenos contenidos o no tienes una comunidad que importar, sin duda lo mejor es buscar influencers para tu marca. “Como empresa, la forma fácil de estar en Twitch es aliarte con influencers, gente que esté haciendo cosas afines a ti”, comenta Rubén Bastón.

“Twitch es la red que le está enseñando el camino a Youtube. Cosas que acaba de implementar, como el súper follow para suscribirte a youtubers como El rubius pagando 5 euros al mes, es influencia del ecosistema de Twitch. Antes los influencers solo vivían de la publicidad. Ahora pueden monetizar mejor sus contenidos y ser más independientes”, comenta Rubén Bastón.

Laagam: live ecommerce de moda en Twitch

“Somos una marca de moda femenina digital. No tenemos tienda física, sólo vendemos online. Como marca online tenemos el problema de que las clientas no pueden ni probarse ni tocar las prendas. ¿Cómo lo solucionamos nosotros? Inicialmente hacíamos eventos offline en nuestras oficinas. Una vez a la semana, enseñábamos las prendas con modelos y podían comprarlas. Pero eso no escala. Puedes invitar a 30 clientas a tus oficinas, pero no puedes invitar a 3.000. Y el objetivo de una empresa digital es siempre buscar el modo de escalar la experiencia”, comenta Diego Arroyo Ruiz, CEO y cofundador de Laagam.

“Intentamos digitalizar la experiencia a través de WhatsApp, pero tenía muchas limitaciones y trabajo. Ahí empezó a surgir Twitch bastante fuerte y empezamos a hacer streaming en ella. Todos los meses hacemos ventas privadas por streaming, un poco como si fuera la teletienda, pero la teletienda del futuro», explica el CEO de Laagam.

«Es un concepto que nos hemos inventado nosotros. Es bastante tendencia en China, que se llama Livestream Shopping donde con modelos y con el equipo de producto de nuestra marca, que son quienes han diseñado los productos, enseñamos las prendas una vez a la semana, las clientes por chat nos hacen preguntas, respondemos, les enseñamos outfits, como combinar las prendas y la magia del vídeo es que permite resolver el problema de que las clientas no puedan probarse las prendas.  Es muy difícil sacar conclusiones de una foto, pero ese gap lo intentamos reducir al mínimo con este concepto de ventas por streaming”.

“¿Que podríamos hacer esto por Instagram Live? Sí, pero no termina de ir bien. Chupa mucho 3G y mucho internet. Si no tienes una conexión óptima tanto tú, como quien está viendo el live, lo va a ver medio congelado; la calidad no es muy buena. Y otra cosa importante es que te consume tus stories, que para nosotros son muy importantes. Cuando haces Instagram Lives tus stories dejan de verse”.

“Además, en Instagram tenemos 140.000 seguidores pero la inmensa mayoría de ellos no quieren ver las ventas por streaming. Hacerlo en Instagram es como matar moscas a cañonazos».

«El cuarto problema que tiene Instagram es que no se guarda. Una vez terminas el live, desaparece. En Twitch lo podemos dejar dos semanas fijo en la plataforma y es muy sencillo de descargar para luego llevarlo a Youtube y que se quede de manera permanente. Y linkado con esto, que es algo que tampoco permite Instagram. Instagram no te permite descargarte el live pero Twitch sí lo permite. Puedes descargarte el streaming y de ahí luego puedes utilizar cortes del vídeo para otras plataformas, sea Instagram, sea TikTok, sea tu propia página web”, continúa.

“Por ahora nos está yendo bien. Cada venta por streaming la ven unas 25.000 personas. Quizás si en Twitch hubiera más contenido de moda nos iría mejor, pero también la gracia es entrar en las plataformas al principio”.

“Es un formato que tiene mucha conversión. “En el chat del streaming incluimos un link para poder comprar las prendas. Twitch es una red de conversión cien por cien. Nosotros construimos la marca en Instagram y en Twitch generamos la conversión”, asegura Diego Arroyo.

La importancia de derivar tráfico de otras redes

“Twitch no es una herramienta ahora mismo para darse a conocer. Twitch tienes que llevar tú el tráfico de algún sitio a Twitch. Primero, porque el buscador de Twitch es por usuario, no es por ni temáticas ni cosas. Si pones vestido blanco en Twitch no te va a salir nada. Si eres un retailer, tienes que entender que vas a tener que llevar tú el tráfico de algún sitio a Twitch».

«Nosotros lo hacemos desde Instagram. Llevamos el tráfico a Twitch. Eso es muy relevante tenerlo en cuenta y luego al final tienes que pensar qué contenido tiene sentido para tu audiencia. Y qué solución te aporta. Porque uno de los problemas es que se pone de moda una plataforma, una red social, y todas las marcas, como tontas van a empezar a utilizar, pero hay que pensar, ¿esto aporta valor o no aporta valor a mi usuario?”, comenta Diego Arroyo.