Los datos personales serán considerados como un medio de pago

El 1 de enero de 2022 entrará en vigor la nueva regulación sobre el uso de datos personales, que serán considerados como un medio de pago dentro de la Unión Europea.