Employee Experience: la filosofía de poner a tus empleados en el centro

El buen ambiente en el trabajo repercute directamente sobre la productividad. Por eso, una buena estrategia de employee experience es vital para tu negocio.

Employee Experience: la filosofía de poner a tus empleados en el centro

A menudo, las empresas se centran solo en la experiencia del cliente, descuidando el bienestar de la plantilla y el buen ambiente en el trabajo. Esto repercute de forma directa sobre la productividad, lastrando las posibilidades de crecimiento de un proyecto emprendedor por no prestar atención a los detalles. Para solucionar el problema, prestar atención al employee experience es crucial para las empresas en pleno 2021.

Atendiendo a su definición, el employee experience (o experiencia del empleado) no es otra cosa que la percepción que un trabajador tiene de su relación con la empresa. Se trata de un sentimiento muy subjetivo y, dependiendo del momento de la carrera profesional en que se encuentre el empleado, cuenta con diferentes fases.

Sin embargo, en todas las fases existen metodologías o planes para hacer del employee experience un factor que sume dentro de la compañía. Si se llevan a cabo de la forma adecuada, todos los trabajadores estarán contentos, mientras que la empresa se beneficiará de un mejor ambiente, mayor creatividad y un aumento de la productividad.

Pero el bienestar del trabajador -una expresión algo etérea- no es el verdadero objetivo del employee experince. Para alcanzar ese gran fin, es necesario definir otras metas más pequeñas y tangibles, con las que se puede notar que una estrategia de experiencia del empleado es muy importante para poder hacer crecer tu organización.

Los objetivos del employee experience

Conocer mejor a tus empleados. Una buena estrategia de employee experience te permitirá identificar las necesidades de tus empleados de forma rápida y transparente, lo que es clave para anticiparse a posibles problemas y tomar las decisiones que menos lastren el desarrollo normal de la empresa. En este sentido, la comunicación con los trabajadores es clave para poder tomar el pulso a la oficina de forma correcta.

Reforzar el compromiso de los trabajadores. Un empleado contento es un empleado productivo. Aunque no siempre es así -influyen otros factores-, los efectos de una buena estrategia de employee experience son evidentes. Además de la productividad, los trabajadores felices también son más fieles a la compañía, reforzando una cultura corporativa interna que es imprescindible para escalar un proyecto. “Especialmente en tiempos de crisis, la calidad de la comunicación es fundamental para la forma en que los empleados evaluarán la cultura y contribuirán a la longevidad y sostenibilidad general de una empresa”, afirma el experto Clark Waterfall en Forbes.

Gestionar los momentos complicados. Durante la carrera de un trabajador, pueden darse situaciones en las que la empresa está obligada a tomar decisiones complicadas, como un despido. En estos casos, una estrategia de employee experience adecuada puede ser la clave para que ambas partes lleguen a un acuerdo satisfactorio.

Algunas ideas para ejecutar una estrategia útil

Las medidas a seguir a la hora de poner en práctica una estrategia de employee experience son variadas, y deben satisfacer a las diferentes necesidades de los trabajadores, de forma independiente a su género, edad o etapa en que se encuentren. Aunque la lista de ideas es variada, existen diferentes tendencias que suelen ser comunes en todas las empresas.

Conciliación. Es una de las principales demandas de los trabajadores, que buscan un equilibrio entre la vida profesional y personal. Tengan o no hijos, los empleados quieren poder disfrutar de más tiempo libre, algo que puede facilitarse desde la empresa sin renunciar a la productividad. La jornada laboral de cuatro días de la que tanto se habla en los últimos meses es una de las medidas más drásticas, pero existen otras que pueden ayudarte a mantener a tus empleados contentos y fieles.

Pensando en la jubilación. Otra de las preocupaciones de los trabajadores, tengan la edad que tengan, es su jubilación. A unos les quedará más que a otros para retirarse, pero saber que la empresa piensa en ellos es un buen incentivo para mejorar la productividad y la felicidad de los trabajadores. Por eso, una medida interesante dentro del employee experience es la aportación conjunta dentro de un plan de pensiones, algo que podría convertirse en una macrotendencia durante las próximas décadas.

Otros incentivos. Pagar la cuota del gimnasio a tus empleados, organizar actividades en equipo, ofrecer incentivos económicos por objetivos, contratar cursos de formación en idiomas… Todas estas iniciativas también forman parte del employee experience, y pueden ser muy útiles para mejorar la productividad de tu compañía.