Tiene 93 años, inventó el pincho de la sombrilla y vuelve con un nuevo negocio

Ser emprendedor no está reñido con la edad, como demuestra la historia José María Almira, el inventor del picho de la sombrilla, quien a sus 93 años sigue creando nuevos productos.

El emprendedor de 93 años que no para de inventar

Era 1988 cuando José María Almira se hizo famoso por inventar uno de los productos más útiles de la temporada de verano: El pincho de la sombrilla. Después de que su parasol saliera volando en la playa de Santa Pola, el emprendedor decidió patentar el invento, que más de 30 años después se ha convertido en uno de los más populares en las tiendas de los paseos marítimos del país.

Empleado de banca de profesión, la verdadera pasión de Almira siempre ha sido inventar nuevos productos que faciliten la vida de miles de personas. A sus 93 años, el emprendedor ha vuelto con una nueva herramienta, pensada para que los mayores con problemas de movilidad puedan vestirse sin tener que recurrir a la ayuda de otras personas.

En concreto, se trata de un soporte de aluminio que ayuda a las personas con movilidad reducida a cambiarse de ropa, una necesidad que el emprendedor identificó tras tener que ayudar a su esposa todos los días. “Su mente nunca descansa, tiene 93 años pero está de maravilla y con nuestra ayuda ha registrado también el diseño porque es un sistema realmente útil para las personas mayores”, explica su nieta en ABC.

Así, el invento de Almira ya se comercializa en Internet bajo el nombre de ‘El soporte de mi abuelo’. Y, tal y como explica el emprendedor, el proyecto surge de su vocación de inventor. “Yo soy así, me acuesto pensando una cosa, me la apunto en una libreta y al día siguiente me pongo a darle vueltas a ver si saco algo en claro”. Sin duda, todo un ejemplo de que la creatividad en los negocios no está reñida con la edad…

Ser emprendedor a partir de los 50 es más que posible

Aunque casos como los del emprendedor José María Almira no suelen ser habituales, montar un negocio a partir de los 50 años es cada vez más común en el ecosistema empresarial. Una buena idea de negocio, sumada a la experiencia que este tipo de profesionales tiene, pueden hacer la mezcla perfecta para conseguir triunfar en un mercado complicado.

En este sentido, existen algunas iniciativas, como los Premios +50 Emprende, que buscan recoger los mejores proyectos senior del país, y demostrar que la edad no es nunca un condicionante para convertirse en un emprendedor de éxito. En la última edición, los premiados han presentado iniciativas más que interesantes en sectores como la salud y la gastronomía, dos de los sectores que más soluciones innovadoras están presentando en el entorno postpandemia.

En concreto, el primer premio de la edición ha ido a parar en Sergi García Alsina, un emprendedor de 51 años que, Junto a su padre Juan García-Alsina, de 83 años, tienen concedida la patente europea al mecanismo que mejora la comodidad de la bota de esquí, aportando una solución de rigidez a través de una exoestructura que no actúa por compresión: NeuBoots.