Errores de comunicación que pueden lastrar (y mucho) una empresa

La falta de comunicación es uno de los errores que más pueden perjudicar la productividad en una empresa. Identificarlos a tiempo y darles solución puede marcar la diferencia en tiempos de incertidumbre.

Los errores comunicativos que pueden lastrar (y mucho) una empresa

En casi todos los aspectos de la vida, la comunicación es clave. También en el mundo de la empresa. La productividad está ligada de forma estrecha la ausencia de errores comunicativos entre los jefes y los empleados, incluso entre los propios equipos. Por eso, identificar a tiempo posibles fallas en este aspecto puede decantar la balanza hacia el lado del éxito en tiempos de incertidumbre como el actual.

Los errores comunicativos más frecuentes y sus soluciones

Falta de claridad en los mensajes. Según el cofundador y CEO de la app de organización Calendar, John Hall, este es uno de los errores comunicativos que más lastran la productividad de las empresas. Una mala redacción en las órdenes o especificaciones de un proyecto generan necesidad de aclaraciones, malentendidos y errores. Por eso, el emprendedor considera que “la escritura clara y concisa es más importante que nunca, con tantos empleados que trabajan desde casa” debido a la pandemia.

Opacidad con las expectativas. Otro de los errores comunicativos más comunes tiene que ver con la poca claridad con la que se establecen los resultados esperados de un empleado o un proyecto. En primer lugar, según Hall, es necesario explicar a los equipos cuál será la finalidad del proyecto y dónde se presentará. Además, los jefes deberían ser más claros a la hora de explicar cuáles son los parámetros con los que medirán el éxito o el fracaso del proyecto. “Sea específico o puede que se sienta decepcionado”, aconseja el emprendedor.

Señalar con el dedo. Culpabilizar, delante de todo el equipo, a uno o más miembros del mismo cuando algo sale mal puede lastrar de forma considerable su productividad en el futuro. Como alternativa, los expertos proponen crear una cultura de empresa en la que los propios empleados puedan admitir su responsabilidad y sentirse motivados para levantarse y poder seguir trabajando con éxito.

El silencio como costumbre. Tan malo es uno de los errores comunicativos anteriores como no mostrar interés por la propia comunicación. “No discutir los problemas que enfrentan al equipo, sin importar lo feos o frustrantes que sean, es una receta para el fracaso empresarial”, expone Hall en su artículo. “En caso de duda, háblalo. Si no está claro si el problema de un cliente se ha resuelto, no lo dejes pasar. Extiende la mano y pregunta”, aconseja.

El exceso de comunicación también es perjudicial. En el lado opuesto al silencio, otro de los errores comunicativos que más lastran la productividad de un equipo es el exceso de órdenes y comentarios. En este sentido, es necesario dejar a los equipos la libertad para poder trabajar y expresarse sin estar de forma constante haciendo preguntas sobre cuestiones que, en ocasiones, son innecesarias.

Realizar críticas poco constructivas. El último de los errores comunicativos más frecuentes en una organización tiene que ver con las críticas realizadas. “La crítica que no sugiere una alternativa mejor es solo un ataque”, explica Hall. A veces, se tiende a confundir una crítica poco constructiva con una crítica dura. En este sentido, el emprendedor propone acompañar las últimas con alguna pregunta que pueda hacer ver al empleado cómo arreglar sus fallos.

Gestionar Cookies