Fiona Shackleton: la reina de los divorcios gana 1.000 euros cada hora

Fiona Shackleton es la abogada de divorcios más exclusiva de Inglaterra, y ha decidido invertir en una app para evitar que los jóvenes se casen demasiado pronto.

El negocio de Fiona Shackleton: la abogada de los ricos gana 1.000 euros cada hora

La abogada de divorcios más exclusiva del mundo, Fiona Shackleton, ha tenido grandes clientes a lo largo de la historia. El príncipe Carlos de Inglaterra, Paul McCartney, Madonna, Haya de Jordania… Esta fama, sumada a sus prohibitivas tarifas -factura 1.000 euros por hora-, le han convertido en una de las mujeres más ricas de Reino Unido. Ahora, ha decidido invertir en un negocio que puede ir en contra de su actividad habitual.

Fiona Shackleton ha invertido en una app de “adecuación de relaciones” que tiene como objetivo estimular el pensamiento crítico entre los jóvenes y evitar que se casen demasiado pronto, condenando al fracaso sus relaciones y los matrimonios que ella misma se ha encargado de cerrar en términos legales durante las últimas décadas.

Así, Fiona Shackleton pretende convertirse en la emprendedora más conocida del sector de las citas y los matrimonios en todas sus variantes. En este sentido, cabe destacar que uno de sus últimos éxitos es el divorcio de la modelo Kirsty Bertarelli, un caso en el que ha conseguido una indemnización de 410 millones de euros para su clienta.

Pero lo que realmente llama la atención de Fiona Shackleton son sus tarifas como abogada. Una primera reunión con ella cuesta alrededor de 6.000 euros, a los que habría que sumar 1.000 por cada hora de trabajo facturada. A juzgar por sus resultados, merece la pena. Paul McCartney, por ejemplo, solo tuvo que pagar 42 millones de euros a su exmujer, por los 177 que esta pedía antes del acuerdo de divorcio.

La vida de lujo de Fiona Shackleton

Fiona Shackleton, de 65 años, ya nació en una familia pudiente. Su padre era consejero del Banco de Inglaterra, mientras que su madre era la heredera de una prestigiosa cadena hotelera. Por tanto, sus relaciones familiares le permitieron acceder a un exclusivo grupo de clientes, con cuyos divorcios ha terminado haciendo fortuna.

Además, fue nombrada en 2006 miembro de la Real Orden Victoriana, y en 2010 la reina de Inglaterra le concedió el título de baronesa de Shackleton of Belgravia, como agradecimiento por llevar el divorcio de reconocidas figuras de la familia real británica, como el duque de York o el príncipe de Gales.

Una carrera dedicada a manejar los divorcios de los multimillonarios ha convertido a Fiona Shackleton en otra multimillonaria, con una gran fortuna que dedica a invertir en negocios relacionados, como la app para evitar que los jóvenes se casen antes de tiempo.

¿Cómo afecta un divorcio al negocio familiar?

Ante una decisión de divorcio, la primera cuestión que debe plantearse un matrimonio que comparte un negocio es el régimen económico matrimonial que rige en la relación de la pareja. Salvo en Cataluña, donde impera el régimen de Separación de Bienes, en el resto de España predomina el de Gananciales. Tanto es así que, si no se especifica nada, el régimen aplicable al matrimonio por defecto es el de sociedad de gananciales.

“En el supuesto de que en ese patrimonio esté integrado un negocio, empresarial o profesional, la ley prevé que el gestor del negocio tiene preferencia en su adjudicación, así como en el local en que se esté o se haya estado ejerciendo la profesión”, aclara una abogada en Emprendedores. Sin embargo, la casuística puede ser múltiple.