image
Mediolanum

Mientras que un empleado suele recibir la etapa de la jubilación como una compensación merecida tras décadas de trabajo, el emprendedor suele afrontarla con temor. La diferencia principal radica en que el segundo siempre ha concebido su trabajo como una actividad voluntaria, que le llena y le apasiona. Es su sueño y lo mismo le da sacrificar por él su descanso dominical que interrumpir las vacaciones.

Frenar ese ritmo de actividad intensa no es fácil, como tampoco lo es abandonar el rol de una persona que toma decisiones a diario y cargada de responsabilidad. La sensación que experimenta al dejar atrás todo esto puede ser de vacío salvo que tenga un plan B que le permita conservar el control de su vida y disfrutar de todo eso que ha ido orillando en la carrera emprendedora. Te contamos cómo hacerlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 Planificación
Mediolanum

Dejar un negocio a una edad determinada no implica renunciar a la ambición que siempre te ha caracterizado ni carecer de metas nuevas. Significa que si hasta ahora eras dueño de una empresa, al jubilarte eres dueño absoluto de tu tiempo, otro bien más que preciado. Significa que ya puedes dedicar todo el tiempo que desees a tu familia, amigos, a viajar, a cuidar tu salud, o cualquier otra renuncia que te haya exigido el día a día laboral.

Lo que hace falta es tener bien definidos, a priori, esos objetivos para que, llegado el momento, no te sientas desorientado. Ya no hablamos de un ‘bussines plan’, sino de un ‘life plan’, lo contrario al caos y a convertirte en un espectador pasivo. Pero, como en esta nueva etapa del recorrido tampoco desaparecen las necesidades económicas, conviene configurar intencionadamente ese futuro. Es decir, que el tiempo de mañana tiene que ser también una prioridad hoy y la forma más conveniente de que tu ‘life plan’ armonice con tu economía es recurrir a un tercer plan: el de ahorro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 El tiempo juega a tu favor
Mediolanum

Cualquier emprendedor conoce la importancia de diseñar una hoja de ruta que establezca los pasos a dar en pro de un objetivo final. Para que las expectativas se cumplan hay que acatarla o, en caso contrario, modificar los resultados y enmendar errores. Lo que en ningún negocio conviene es dar rienda suelta a la improvisación, tampoco en tu plan de vida, por ello interesa:

-Tomar conciencia de que ese mañana va a llegar y estar preparado para ello. El remedio no se busca cuando entras en bancarrota, sino cuando empiezas a observar la primera fuga de clientes. Con el plan de ahorro para tu jubilación sucede lo mismo. Si empiezas a planificarlo con 60 años, tendrás que rebajar las expectativas porque no va ser efectivo. De esto tienes que ser consciente.

-Planifica las cosas con tiempo. El tiempo, en este caso, se convierte en tu aliado y cuanto más largoplacista sea tu visión, mejor. Ello te permitirá un desembolso moderado y facilitará una mayor rentabilidad del mismo. Recuerda que cuanto antes pongas tu dinero a trabajar, más prometedor será el futuro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 Personaliza el plan con expertos
Mediolanum

La recomendación principal para que ese plan de ahorro funcione es que no lo hagas solo, sino que te dejes llevar de la mano de un experto de confianza que te apoye para realizar un plan de jubilación a tu medida. Alguien formado y de confianza que sepa asesorarte sobre aquellos productos y servicios financieros que harán poner a trabajar tus ahorros y así hacerlos crecer. Conviene también que te sinceres con tu asesor, a fin de que conozca mejor tu perspectiva y poder ofrecerte lo que se ajuste a ella. Un plan solo sirve si es personalizado.

Para que esto suceda, el perfil deber ser el de un asesor financiero capaz de acompañarte a lo largo de todo tu viaje como ahorrador, el equivalente a un coach que guía tus finanzas y las orienta hasta alcanzar el objetivo final. No olvides que el trabajo de un coach consiste en saber escuchar y empatizar sinceramente con las emociones de su cliente. Si, además de todo ello, es un experto en finanzas, sabrá que tu jubilación es una prioridad y, en función de ello, te apoyará en la toma de decisiones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 Cuestión de confianza
Mediolanum

Banco Mediolanum, con una propuesta de banca personalizada real, se erige como la segunda red de profesionales financieros más grande de España y la primera que tiene a sus asesores financieros como único canal de asesoramiento con los clientes. Uno de los objetivos prioritarios de Banco Mediolanum es formar continuamente a sus asesores a quienes, en un concepto de cercanía con el cliente, denominan Family Bankers. Ellos son quienes se encargan de proporcionarte todas las herramientas, soluciones y apoyo que necesitas como ahorrador exclusivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión