Así influyen los niños en la política comercial de las marcas

Los hábitos de consumo de los niños influyen en la política comercial de las marcas. Veamos cómo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las marcas adultas se infantilizan

Los niños inundan los anuncios de artículos que hasta ahora no contaban con ellos: coches, vuelos… También vemos marcas para adultos con modelos adaptados al público infantil (Rayban, Mini, Vespa…).

 

 

La socialización

Los amigos y las redes sociales ocupan un papel importante y estas últimas entran como cauces de comunicación. De manera que las marcas asumen que el gran canal para la expansión de tendencias está en las redes sociales. 

Doble target/ doble mensaje

Las marcas asumen que deben tener un doble mensaje: apelar a la parte emocional del niño y hacer hincapié en el doble eje que condiciona a los padres: seguridad y calidad. Según el director de The Modern Kids, “los niños saben cómo pedir las cosas en función de la tríada que preocupa a sus padres: salud, felicidad del niño y educación. De manera que si quiere Internet en casa, apela a necesidades educativas; para tener móvil, a su relación con iguales o a 

la seguridad…”.

Consumo multicanal

El doble mensaje anterior debe ser multidispositivo porque, aún siendo importante todavía la publicidad en la tele, los más pequeños pasan cada vez más tiempo navegando en Internet a través de todos los canales móviles disponibles. 

Consumo transversal

El mercado de los niños es transversal y son mercados de presente (tienen dinero propio y saben dónde consumirlo), de influencia (porque influyen en alimentación, ocio, coches) y de futuro, porque serán luego adultos y aquellas marcas que les acompañen de niño seguirán siendo utilizadas en su madurez.

Publicidad - Sigue leyendo debajo