Las mejores ciudades españolas para emprender

Muchas ciudades ofrecen todo tipo de incentivos, buenos accesos, apoyo al emprendedor y especialización sectorial

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Madrid

Es probablemente la primera ciudad en la que todo emprendedor piensa, y es la mejor ciudad para hacer negocios según el informe MERCO Ciudad. Situándose como la tercera región europea con mayor poder adquisitivo, lo que, de entrada, ofrece al emprendedor una cartera de clientes potenciales nada despreciable. Eso sí, la competencia sube a cotas altas: cuenta con más de 500.000 empresas, y el 72% de las mayores empresas españolas tiene su sede principal en la capital. Si estás pensando en abarcar todo el mercado nacional, la buena localización de Madrid es un factor de peso.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Barcelona

La Ciudad Condal sigue siendo una de las ciudades referentes a nivel europeo. Se ha especializado en la industria del diseño, la moda y la creatividad, aunque también despunta en la producción científica. Es, además, una localización óptima para dar un salto posterior hacia mercados internacionales, tanto por su ubicación como por el apoyo público.

Gracias a el apoyo institucional que ha tenido durante los últimos años, así como el compromiso de diversas iniciativas que han convertido a la ciudad condal en el centro innovador, con nuevas empresas, universidades y centros de investigación quienes conviven con el tejido empresarial tradicional del barrio. Desde esta iniciativa se apoya a las nuevas empresas en la búsqueda de un espacio, en las aplicaciones tecnológicas, en tareas de promoción y les permite beneficiarse de una red de convenios para facilitar la financiación privada.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Valencia

Una de las principales urbes del país, Valencia comparte el protagonismo levantino con su vecina Alicante. La construcción de la Ciudad de la Luz, en Alicante, supuso un revulsivo para la economía de la zona, con el sector audiovisual. El rodaje (interior y exterior), la edición y la postproducción de las películas en este moderno estudio de cine ha impulsado la economía para empresas auxiliares de la zona, pero también arrastra actividades como hoteles, restaurantes y otros servicios.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gijón

Una ciudad conectada a la red y a la industria cultural. Detrás de la Asturias verde que permanece en el imaginario colectivo, esta comunidad lidera el ranking nacional de acceso a Internet por cable y cuenta con un fuerte apoyo gubernamental en el sector de la información y comunicación. El Centro Municipal de Empresas y el Parque Científico Tecnológico de Gijón participan en Interreg IVC–Cities Industrias Culturales en Espacios Interculturales Tradicionales, un proyecto de la Unión Europea en el que también están presentes países como Eslovenia, Portugal o Italia.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zaragoza

Las buenas comunicaciones de Zaragoza con Madrid y Barcelona la convierten en un punto económico a tener en cuenta. Otro aspecto a favor es la amplia disponibilidad de suelo de oficinas (más de 300.000 m2).

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bilbao

País Vasco, tiene mucho terreno ganado en cuanto a comunicaciones, financiación, acceso al mercado, etc. por lo que se considera una buena ciudad para crear un negocio. Algunos de los principales atractivos de Bilbao son los escasos gastos financieros o la baja cuota impositiva, entre otros. Sin embargo, San Sebastián le sigue los pasos, con mejoras en la inversión pública, la apertura financiera y, sobre todo, en la creación de parques tecnológicos. . El Gobierno vasco está apostando fuerte por la industria científica y tecnológica a través de Biobasque, una iniciativa para promocionar las empresas de biociencia. Entre sus líneas de actuación, el impulso al capital riesgo y la financiación de la I+D+i.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Murcia

Si hablamos de volumen de negocio, Murcia se sitúa a la cabeza de las pequeñas empresas. Según la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (Ceaje), es la única zona en la que el tramo de facturación de 500.000 a un millón de euros concentra al mayor número de empresas. Un suelo económicamente más accesible y unas buenas conexiones son elementos a tener en cuenta.
La principal área en expansión es el comercio y la venta, pero también las actividades que dan servicio a las empresas; no en vano, la presencia de grandes compañías favorece este tipo de negocio.

 

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pamplona

La principal ventaja de esta ciudad es que cuenta con un amplio apoyo por parte de la Administración autonómica hacia el emprendedor. Además de las ayudas tradicionales (inversión, I+D+i, contratación y formación de trabajadores), la Sociedad Navarra de Garantía Recíproca (Sonagar) ofrece a las pymes condiciones de financiación ventajosas y asesoría financiera gratuita.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sevilla

Andalucía es una de las comunidades con costes laborales más bajos, por debajo de la media española y la europea. , disfruta de la máxima categoría de incentivos para emprender y modernizar un negocio. Aunque el apoyo no está enfocado sólo a las compañías relacionadas con la innovación, lo cierto es que se apuesta especialmente por sectores estratégicos: aeronáutica (Sevilla es una de las sedes de construcción del avión militar Airbus A400M), agroindustrial (agricultura y las empresas auxiliares, como consultoría, fabricación y venta de elementos auxiliares y servicios), TIC (en Sevilla están algunos de los principales parques tecnológicos, sobre todo para el desarrollo de la nanotecnología y domótica) y energético (biomasa, eólica y fotovoltaica).

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Santander

Una de las ciudades que tiene una apuesta decidida por la Formación Profesional y pone en el mercado una mano de obra muy cualificada, condición que se añade a la competitividad de los costes laborales para hacer de Santander una opción a valorar. Sin olvidar, además, la colaboración de la Universidad de Cantabria con las empresas, lo cual incrementa las garantías de un buen resultado.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo