Gestionar una multinacional tecnológica desde Gerona

Dídac Lee ha demostrado que desde un rincón de la provincia de Gerona es posible crear empresas de éxito con dimensión global.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Emprendedor por vocación

Cuenta con reconocimientos como el Mejor Mentor Europeo de start-ups por el Founder Institute 2013 y ha sido nombrado por la revista WIRED en el top 100 de Influencers Digitales Europeos. Es también director de nuevas tecnologías del FC Barcelona donde se encarga de acercar el club al socio mediante el universo digital.

 

“Soy emprendedor  por vocación y profesión. Mi trabajo consiste en superar adversidades, riesgos  y gestionar marrones”, dice Dídac Lee en su blog. Creó su primera empresa a los 21 años, un proveedor de acceso a Internet que fue el inicio de Inspirit, una aceleradora de startups que además participa en empresas de base tecnológica. Fundó también Scubastore, origen del actual grupo Tradeinn, la primera red de tiendas online especializadas en venta de material deportivo.

 

“No tenía recursos pero sí lo necesario para emprender: pasión, perseverancia, humildad y la educación que me dieron mis padres”, dice. Además, siempre que puede contribuye a la causa emprendedora dando charlas sobre valores y el espíritu emprendedor.  Estos fueron algunos de los consejos que apuntaba para los lectores de Emprendedores en materia de gestión empresarial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El arte de asociarse

Reconoce Dídac Lee que la gestión es la faceta empresarial que menos le gusta. “La gestión de la empresa no me atrae, ya que en realidad, desde siempre, me he considerado un emprendedor innovador. La gente me pregunta cómo es posible que tenga tantas empresas y esté aquí tan tranquilo sin implicarme en su gestión. Consiste en asociarse correctamente. De hecho, asociarte es todo un arte, encontrar los socios adecuados es algo complicado, pero si se hace bien, te da mucha tranquilidad”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Saber crear comunidad

Tanto en sus intervenciones públicas como en su blog personal, Dídac Lee suele hacer hincapié en la necesidad de que la empresa cuide al máximo su comunicación interna, sobre todo la descendente. “El principal catalizador de conocimiento de una compañía suele ser la máquina de café, que es el punto en el que confluye todo”. Este fue el germen del nacimiento de otro de sus proyectos, Zyncro, una red social corporativa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pasión por el trabajo

El fundador de Inspirit asegura que el secreto de su éxito no es otro que trabajar a destajo. “Ni soy especialmente inteligente ni especialmente espabilado. Soy bastante vago, tengo mi habitación muy desordenada, no voy al gimnasio y todo el mundo a mi alrededor va de bólido por mi culpa. Lo que pasa es que, por muy vago que seas, si encuentras lo que te apasiona, no hace falta que te persiga nadie para que trabajes”.

 

Por eso mantiene que motivar al equipo es algo tan sencillo o tan difícil como saber rodearte de equipos que sienten pasión por su profesión. “Si consigues que alguien se apasione con lo que hace, no es necesario ir detrás de él. Cuando estudiaba, mi madre me decía que era incapaz de estar delante del libro una hora; ahora puedo estar 15 horas seguidas trabajando delante del ordenador”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Egocéntricos fuera

Lee mantiene que la arrogancia y falta de humildad echan a perder muchos proyectos profesionales: “Cuando alguien alcanza el éxito, muchas veces el cerebro le engaña. El camino más rápido para el fracaso es tener el ego disparado. Hay un proverbio oriental que dice que cuando el destino quiere que alguien se estrelle, lo primero que hace es inflarle el ego”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ejecutar la idea

Dídac Lee mantiene que vale más una mala idea bien ejecutada que una buena idea mal ejecutada. “Lo importante no son las ideas, sino cómo se llevan a cabo. Si te fijas, los mejores proyectos de Internet de nuestro país son copias de otros que están triunfando fuera”. Referente a las ideas, otra de sus máximas es que no volverá a emprender nunca un proyecto que no sepa explicar claramente a su madre. “Es lo que yo llamo el método PCM (Prueba Con Mamá). En este sentido recuerda el origen de Spamina, una empresa cuyas soluciones de seguridad para el e-mail derrotaron a las de Google en más de un concurso internacional, y que surgió tras recibir la queja de su madre de los numerosos spam que recibía en su correo electrónico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los errores y el mercado

En plena crisis de las puntocom, Didac Lee quiso poner en marcha una especie de Gmail con Intranet que fracasó de forma estrepitosa en un momento en que el correo electrónico no estaba tan en boga. “La primera lección que extraje de todo aquello es que conviene ir un poco por delante de tus competidores, pero no demasiado. Con el tiempo, Gmail nos ha demostrado que teníamos razón, aunque no acertamos con el momento de llevarlo a cabo”.  La segunda lección, “que, por muy innovador que seas, la clave de todo está en que el producto se venda”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espíritu global

Inspirit no sería lo mismo sin la visión global que tiene el propio Lee de los negocios. Desde su cuartel general en la localidad de Figueras, Dídac Lee vio claro en su día que para triunfar con determinados negocios es necesario alcanzar dimensiones globales. “Hay que estar donde esté tu competencia” en un único mercado que es global y en un sector donde el desarrollo de las nuevas tecnologías también lo es. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
O eres diferente o eres barato

Pese a que suele quejarse de que la figura del emprendedor no está debidamente valorada en España, Dídac Lee asegura que no se siente un bicho raro por dedicarse a esta actividad. “El hecho de ser diferente por nacimiento hace que me haya acostumbrado a ser distinto. Estoy cómodo dentro de la diferencia y cuando viajo a Pekín y no soy distinto al resto me siento raro. Al final, o eres diferente o eres barato”, argumenta con humor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes