¿Qué tipo de promoción interesa más a tu negocio?

En un mercado saturado de ofertas y promociones es díficil buscar el elemento diferenciador y que funcione. Te contamos cómo crear acciones que resulten llamativas con el menor coste posible

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sorteos directos

Llamar la atención entre tanta sobreoferta y con el mínimo coste, ése tiene que ser el objetivo. La mayoría de las empresas lo hace recurriendo a sorteos y regalos directos. Son las estrategias de promoción que más han aumentado con la crisis, según un estudio realizado por la agencia Duplex. Mientras que las promociones de acumulación de puntos y descuentos pierden importancia. Lógico, ya que el consumidor actual busca regalos seguros y descuentos inmediatos. Pero, ¿cómo rentabilizamos al máximo el coste de los obsequios?

Si vas a hacer un concurso de cualquier tipo, es mejor intentar premiar a más consumidores sorteando muchos regalos de menor valor, que ofrecer uno grande, como se hacía antes de la crisis. Con un solo regalo, el cliente tiene la sensación de que no le va a tocar y participa menos. Y el coste para la empresa va a ser el mismo.


Claro que también debes tener en cuenta quién es tu público objetivo. Porque las motivaciones cambian radicalmente entre unos y otros.

Regalo de productos

Bien por sorteo o con regalo directo, lo ideal es que ofrezcas algo inmediato. Con los regalos diferidos el problema es que tienes que encontrar muy bien el que pueda motivar al consumidor.


En este sentido, hay que escuchar a tu target para saber qué quiere. Y buscar cosas que le sorprendan. Busca productos o servicios que no sean habituales en tu mercado. Piensa también con qué tipo de empresas puedes compartir clientes para hacer promociones conjuntas. Por ejemplo, la moda antes sólo se cruzaba con cosmética. Ahora también buscan partners para hacer promociones con otros productos, como la lectura, la tecnología, el cine... Son sectores que antes nunca se habían unido.

Tallas XXL

Otra idea fundamental que están aplicando las empresas que buscan evitar las promociones de precios es aumentar el tamaño de los productos. Si tienes uno más grande que tu competencia, no te pueden comparar con otro de precio similar. Y para la empresa es más rentable, porque sigue ingresando lo mismo.

Acciones a largo plazo

Si hablamos de rentabilizar las promociones no podemos olvidar que uno de sus principales riesgos es la posibilidad de una caída de las ventas al terminar la oferta. Por eso, las tarjetas de fidelización también juegan un papel fundamental. Te evitan tocar el precio, aunque lleven descuentos y promociones. Pero hay que diferenciarse de la competencia y no obligar a hacer un consumo titánico para conseguir algo.

Sorprende al cliente

Otra idea fundamental es intentar ofrecer regalos que sorprendan al cliente. Regalos diferentes o cosas sencillas pero que no se hayan regalado antes en ese tipo de negocios. Un ejemplo clarísimo son los gadgets que ha regaló Pastas Gallo con sus paquetes: un tenedor que da vueltas o una cuchara que sopla la sopa. Estos son productos que han funcionado muy bien porque llaman la atención, son divertidos y tienen una utilidad.

Por compra superior a...

Un clásico que sigue funcionando muy bien y que ayuda directamente a incrementar tus ventas. En gente joven funciona muy bien con la moda y con la cosmética. Si compras tres productos, te regalamos un neceser. La sensación de regalo directo le gusta a todo el mundo y si pedimos poco esfuerzo mejor. Por el contrario, las promociones del tipo 'Lleve tres y pague dos' o el '2x1' hay que tomarlas con prudencia. Son muy agresivas. Funcionan bien para incrementar ventas, pero tenemos que tener mucho cuidado con la caída posterior. Sólo es recomendable para productos de precio muy bajo y para deshacerse de stock.

También funciona bien ofrecer dos servicios por el precio de uno, para buscar la prescripción. Invitar a que el cliente se lleve a otra persona. Eso es muy interesante y se está haciendo para días concretos en peluquerías, parques temáticos, restaurantes... Pero en productos es más arriesgado para la cuenta de resultados.

Evitar

Debemos evitar las campañas que se limitan a ofrecer una cantidad mayor de producto por el mismo precio, del tipo, 20% más. Regalar un poco de producto ya no sorprende al consumidor y pocas veces esto le hace cambiar la decisión de compra en el punto de venta. Es mejor buscar regalos de productos más tangibles. Pueden ser de tu propia cartera, bien porque los quieras promocionar o porque tengas mucho stock o incluso regalar productos de otras empresas, que es una tendencia ahora mismo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Marketing