8 tipos de inversores que no quieres para tu negocio

El que te quiere vender sus contactos, el que te quiere colocar publicidad, el experto en subvenciones... Te contamos los ocho tipos de inversores de los que tienes que huir cuando buscas financiación para tu proyecto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El que te quiere cobrar un extra por sus contactos

Señal roja. Compartir los contactos es una función clásica de un inversor. Pretender obtener un beneficio extra por ellos, puede ser peligroso. Estamos más ante la figura de un comisionista que de un inversor. Cobran la forma del inversor que te quiere cobrar por organizarte reuniones. Si te mueves en el sector de la alta tecnología y has acudido a alguna feria ya sabes de qué te estamos hablando.

El que te cede una oficina a cambio de una participación

Éste es un síntoma de que se quiere aprovechar de tu ingenuidad. Primero, porque cuando arrancas, salvo que te dediques al comercio, no necesitas un espacio físico y, segundo, porque te resultará más económico pagar un alquiler que darle un porcentaje de propiedad. Un inversor que quiere optimizar hasta ese punto su participación en el negocio no te interesa como compañero de viaje.

El que te hace perder tiempo

Hay un porcentaje muy elevado de falsos inversores que en realidad te hacen perder mucho tiempo. Los inversores profesionales en dos sesiones te dan la respuesta, te piden datos concretos y las reuniones son productivas. Deberías sospechar de los presuntos business angel que te piden el plan económico financiero detallado y cuando se lo das, te dicen que les cambies el formato o que añadas este u otro dato… En definitiva, que te hacen perder tiempo, porque en el fondo no tienen intención de invertir.

¿Cómo les puedes pillar? Es más que recomendable analizar las webs de tus potenciales inversores para ver cuándo realizaron su última inversión. ¿1927...?

El que te quiere vender publicidad

¿A qué nos referimos? Piensa en que un presunto business angel llega y te ofrece ayudarte con su stock de publicidad de manera que de los 200.000 euros que en teoría te va a aportar, resulta que 150.000 euros son en publicidad y el resto en dinero. Por esa aportación pretende el 51% de la compañía y hasta el 70%, si consigue más ventas. La desesperación te puede llevar a esta tipo de acuerdos. Huye como de la pólvora.

El controlador compulsivo

Hay inversores que meten 20.000 euros y pretenden que les reportes todos los meses o entrar en tu consejo de Administración. Estos no te convienen porque no conocen cuál es su labor, que es ayudar, no poner piedras en el camino ni fiscalizarte las cuentas. Otra cosa es que a ti como emprendedor te interese realizar estos reportes o reunirte con los inversores que te aportan más valor por su experiencia.

El que te la quiere jugar en las cláusulas

Intentan jugártela, sobre todo, en las condiciones de recompra. Ya sabes que si el inversor se quiere ir, el emprendedor puede ejercer el derecho de recompra. Debes dejar bien especificado en el Pacto de Socios cómo y en qué condiciones se podrá ejercer ese derecho para que el emprendedor no tenga que poner en peligro el futuro de su propia empresa.

Un business angel debe entender que su inversión no se realiza en un mercado líquido como la Bolsa, con lo cual el emprendedor no tiene por qué estar obligado a recomprar por el valor de su inversión si no ha cumplido los plazos mínimos fijados en el acuerdo.

En este aspecto es muy importante dejarse asesorar bien por un experto legal para evitar cláusulas que puedan perjudicarte en el futuro, tanto de cara a la salida de los propios BA como a la entrada de posible capital riesgo, que mira con mucho detenimiento los acuerdos previos con los inversores privados.

El que quiere una participación sólo por asesorarte

El asesoramiento es una parte que le tiene que interesar a un inversor privado profesional cuando entra en una startup. Es parte de su razón de ser, pero no debe implicar pérdida de propiedad para el emprendedor. Es lícito que quiera cobrar por el asesoramiento, pero esa es la figura del consultor. ¿Seguro que tienes que darle una parte de tu empresa a ese profesional con experiencia y con contactos sólo porque ahora no tienes suficiente dinero para pagar por sus servicios?

El que te va a ayudar a conseguir una subvención

Práctica habitual. Hay empresas o business angel que disponen de poco dinero para invertir, pero tal vez son especialistas en realizar determinados trámites y ofrecen al emprendedor completar la ronda que desean a cambio de esos servicios, pero obteniendo el porcentaje de propiedad correspondiente a todo el capital.

¿Cómo le reconoces? Te va a plantear darte 100.000 euros y conseguirte otros 100.000 en forma de subvención, pero el porcentaje que te va a pedir va a ser equivalente a una inversión de 200.000.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Finanzas