Gastos que no suelen tenerse en cuenta al contratar personal

Es una de las partidas que más costes esconde. Por eso, a la hora de hacer nuestro plan de empresa, hay que prestar atención a algunos de los desembolsos que conlleva contratar trabajadores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estudia los convenios colectivos

Este punto es de vital importancia, ya que en estos convenios se fijan los derechos y obligaciones de los trabajadores que pretendemos contratar.

Conocer los datos acerca de los permisos retribuidos, las vacaciones o las jornadas de trabajo te permitirá cuantificar el coste total del trabajador y conocer el coste efectivo que esto tendrá en la empresa.

¿Netos o brutos?

En los planes empresariales se deberían poner siempre los salarios brutos, ya que los netos no incluyen costes como la Seguridad Social y el IRPF. Este descuido puede suponer unos 200-300 euros al mes por sueldo medio y otros 200 al trimestre por IRPF. 

Un consejo: Calcula los gastos en Seguridad social en un tipo medio del 31,8%, porque en las primeras etapas, el tipo está más cerca de este porcentaje.

Absentismo laboral

Hay que tener en cuenta que podemos enfrentarnos a una baja laboral de alguno de nuestros empleados, y debemos calcular los costes pensando en esta situación hipotética. Si esto ocurre, tendremos que asumir los gastos de la baja del trabajador y de la persona que tenga que sustituirlo.

¿Rotación? Mejor no

En algunos sectores hay mucha rotación de personal, lo que conlleva una gran pérdida para la empresa. Esto ocurre porque desperdiciamos el dinero que hemos invertido en la especialización y formación del trabajador. Aunque no lo parezca, esta partida repercute mucho en la rentabilidad.

Además, los equipos que no rotan suelen estar más cohesionados, comprometidos y trabajan más focalizados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Finanzas