4 estrategias para vender más en Internet

Estos cuatro negocios españoles tienen estrategias que funcionan en Internet. Vale, tienes producto, tienes precio, pero qué más puedes hacer para vender más. Esto, por ejemplo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ofrecer descuentos progresivos

¿Quién lo está haciendo? Bibliostock, una plataforma online española dedicada exclusivamente a la selección y distribución de los mejores libros descatalogados y ofertas editoriales tanto a particulares como a librerías, bibliotecas y empresas.

“Nosotros no vendemos libros de catálogo, sino libros sin ISBN, que se han salido del canal. No son libros defectuosos, sino que no se han podido vender a su precio, que la ley no ha permitido rebajarlos y que se han tenido que sacar del canal habitual”, explica Javier Cañil, cofundador y responsable comercial de Bibliostock.

¿Pero no se supone que los libros no se pueden rebajar menos de un 5%? Resulta que no si la editorial los saca del catálogo.

La clave de la tienda es que ofrece descuentos progresivos. A medida que tú vas comprando, te va aplicando más descuento. Si llegas a los 95 euros te aplica un 15%, si llegas a 150 aplica el 20%, si llegas a 230 euros aplica un 25%, si llegas a 550 euros, aplica un 35% y si superas los 800 euros... bueno, hablamos”, continúa. “Los consumidores lo aprovechan. Al final, gente que quizá no necesita tantos libros los acaba pidiendo porque los puede regalar, los puede acumular para ir leyendo”..., añade. “También ofrecemos descuentos fijos para empresas. Para muchas pequeñas tiendas a las que les interesa tener libros. Tiendas online que están empezando, tiendas de regalos, alguna librería a la que le interesa un libro concreto. A ellos les ofrecemos un descuento fijo y se les queda un margen interesante”, concluye.

“Nosotros tenemos mucha experiencia en la venta a distancia”, nos explicaba este mes Javier Cañil, director comercial de Bibliostock.

“Cuando cerró la cadena de venta de discos por catálogo en la que trabajábamos, quisimos aprovechar lo que sí seguía valiendo en el modelo: seguían funcionando los libros y cómics en oferta. En Internet es muy difícil conseguir muchas ventas, pero centrándote en un nicho concreto y ofreciendo descuentos puedes lograr que los pocos que te compran, compren mucho”, nos contaba.

“Nuestro sistema de descuentos funciona tanto para compras rápidas como para grandes desembolsos”, asegura Cañil.

¿Y funciona? Han comenzado a facturar 30.000 euros al mes.

Evitar que el cliente se lleve una decepción con un producto

¿Quién lo está haciendo? Demartina, una tienda online de juguetes.

Este comercio de Sevilla ha diseñado su estrategia de atención al cliente especializando a sus empleados en los productos y en los procesos del negocio. “Les hacemos rotar preparando los paquetes de envío y en la atención al teléfono, para que conozcan bien los procesos de la empresa. Además, les obligamos a rodearse de juguetes y a jugar con ellos, para que conozcan bien el producto y puedan explicar bien las dudas que puedan tener los clientes. Es fundamental que quienes están atendiendo al consumidor estén familiarizados con todo lo que les puedan preguntar”, explica Juan Macías, su fundador. 

El reto de evitar las incidencias

Para este emprendedor, el buen servicio al cliente empieza por ahorrarle tiempo, evitando que tenga que hacer llamadas para preguntar cosas que tendrían que estar bien explicadas en la web. “Si te llaman preguntando por el plazo de envío o el precio es que la ficha de producto no está completa. Nosotros hemos ido tomando nota de todas estas dudas y las hemos incluido en nuestra sección de preguntas frecuentes para reducir el volumen de consultas innecesarias”, añade Juan Macías.  

Pero el mejor guiño al cliente es, sin duda, que nunca se sienta “estafado” cuando compra en este comercio. “Intentamos evitar a toda costa que el cliente se lleve una decepción cuando le llega la caja. Por eso, somos muy honestos en nuestra valoración de los juguetes”, comenta Macías. Y explica: “Si uno no nos gusta, aconsejamos no comprar. Por ejemplo, un castillo de Playmobil, que se desmonta, y que vale más de 180 euros. En nuestra ficha de producto advertimos que para los más pequeños puede ser más recomendable otro más barato, de 90 euros, y que no se desmonta. Con un juguete complejo, el niño puede pasarse más tiempo montando y desmontando el barco que jugando con él”.

Conseguir que el cliente se lleve una sorpresa al principio

¿Quién lo está haciendo? Teterum, un comercio online de té por suscripción (no te asustes, que este negocio de suscripción sí funciona) que capta a los clientes con packs sorpresa y que luego les vende los productos que más les gustan.

El negocio consiste en vender suscripciones desde 10 euros al mes, por las que se reciben un pack con 5 tipos diferentes de tés -unos 160g en total-. "Adecuamos cada té al momento del año", explica Patricia Pólvora, cofundadora del negocio. 

Juegan con el efecto sorpresa, ya que el cliente no sabe qué tipos contiene la caja. "Se ahorra tiempo de búsqueda para el usuario y se aprecia la posibilidad de probar cosas diferentes", explica su socio Iván Ruiz. Los tés que se incluyen en esos packs, van apareciendo también en su tienda online, de forma que se pueden comprar independientemente de la suscripción.

Por cierto, una de las características de Teterum fue la de incluir como trabajadores a personas con alguna discapacidad intelectual, que son la plantilla íntegra que crean los packs. Además también se preocupan por la sostenibilidad, y las entregas que realizan en Madrid y en Barcelona las hacen en bicicleta.

Vamos que puedes tener un negocio sostenible, rentable y responsable. ;-)

Gastos de envío gratuitos y también de sustitución

¿Quién lo está haciendo? Kmaleona, una tienda online de bailarinas y francesitas.

Mimo absoluto con lo que hacen. Esa es la seña de identidad de Kmaleona, una nueva marca de zapatos “que por ahora nos centramos exclusivamente en hacer bailarinas para mujer”, apunta su creador Carlos Martínez, que cuenta con la ayuda activa de sus padres y su hermana. 

"Tratamos cada par con mimo en cada fase del proceso de fabricación. Esto es un aliciente para el cliente, que sabe que está adquiriendo un producto muy cuidado. Siempre utilizamos materiales de proveedores nacionales y de primera calidad. En cuanto al diseño, nos gusta reinventar lo tradicional y jugamos con los patrones y diseños para transmitir un aire innovador y fresco a la marca, sin perder claro, la esencia de la clásica bailarina”.

Ofrecen no sólo gastos de envío gratuitos, una estrategia de ventas que no es para nada nueva en Internet (a la hora de calcular tus costes, lo asumes tú en el precio y a partir de ahí analizas la viabilidad), sino también los gastos de sustitución de tallas. Esto supone ir un paso por delante del derecho de desestimiento que marca la ley y que fija que el cliente tiene 14 días naturales para devolver sin justificación un producto comprado online, pero asumiendo los costes de la devolución (tienes más información aquí sobre las obligaciones).

De momento, venden a través de su tienda online y “estamos trabajando para que, en las próximas campañas, estemos presentes en escaparates de diversas tiendas físicas”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Marketing