Tres emprendedores que supieron elegir un directivo de confianza

Para elegir a la persona que te complemente, debes seguir una serie de criterios de selección. Aquí puedes ver tres ejemplos reales que lo consiguieron.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Teveoteempleo.com

Esteban Solano puso en marcha hace tiempo la consultoría de Recursos Humanos que lleva su nombre. Pero hace poco detectó una nueva oportunidad en otro campo y decidió no dejarla escapar. “Buscando piso, nos dimos cuenta de que el funcionamiento de los portales inmobiliarios podía ser muy útil para la búsqueda de empleo. Decidimos poner en marcha Teveoteempleo, un app móvil en la que los candidatos y los empleadores pueden contactar directamente, sin intermediarios”, explica.


Complemento: “Tienes que darte cuenta de cuáles son los puntos en los que eres bueno y buscar a alguien que te complemente. Nosotros somos una consultoría de Recursos Humanos, sabemos cuáles son los datos que valoran más las empresas al buscar candidatos. Pero vimos que, o encontrábamos a alguien de confianza para llevar la parte tecnológica, o iba a ser muy difícil que el proyecto saliera adelante. Así que buscamos una persona del mundo de las apps, con ese know how: un desarrollador de aplicaciones que estaba en una empresa de prestigio”, explica Solano.


Calidad: “Cuando te apoyas en otras personas, siempre corres un riesgo. Hay que tratar de minimizarlo seleccionando a alguien con muy buenas referencias. Pero hay que ir más allá de los conocimientos. En nuestra empresa, intentamos dar mucha calidad al cliente y un servicio muy personal. Por eso, buscamos una persona que tuviera esos mismos valores”, añade.

Inventure Cloud

Con la filosofía del crowdfunding y experiencia como diseñadora de producto, Alicia Fuentes dio vida a Inventure Cloud, una plataforma colaborativa que pone en contacto a inventores, expertos en diseño industrial y usuarios, para convertir ideas en productos comercializables. Tras pasar por una aceleradora, la startup comenzó a tomar forma y a exigir más.

Mismo camino: “Yo estaba centrada en el desarrollo del producto, pero hubo momento en que había que empezar a vender el proyecto, por lo que tuve que ceder mis funciones a otra persona para asumir las nuevas tareas”, explica Fuentes.

“Nosotros trabajamos con una filosofía muy horizontal, siempre procuro que todo el equipo tome decisiones no críticas en su campo para que se pueda escalar el trabajo. En el grupo había una persona con perfil técnico y experiencia en Producto, muy implicada y con una visión muy parecida de adónde queríamos llegar. Fue un proceso  gradual, muy natural, nos encontramos en el mismo camino. Era una decisión tan clara que no se generó ninguna tensión en el equipo: para los demás también era evidente”, añade. Para Fuentes, “la persona de confianza debe ser alguien con los mismos valores y cultura de la empresa y que quiera crecer contigo. Eso es lo fundamental: por muy brillante que uno sea, si no tiene las mismas ideas, no encajará. Por eso también creo que no puede venir de fuera: tienes que haber trabajado con esa persona para poder confiar”.

Dificultades: “Elegir los compañeros adecuados es muy difícil. Antes de encontrar a mi mano derecha, probé con otra persona y no funcionó bien, porque no tenía la misma visión de futuro”.

Weplan

En 2012, Weplan era solo un proyecto. Hoy, esta app que analiza los patrones de consumo del móvil y propone las tarifas más adecuadas, “tiene tanto éxito que está presente en 28 países de Europa y Latinoamérica, donde creemos que tiene aún más futuro porque cubre una necesidad universal: ayuda a la gente a ahorrar”, explica Pablo Reaño, CEO y uno de los fundadores. Y al crecer tan rápido, llegó un momento en que yo necesitaba ayuda para afrontar el desarrollo del negocio. “Diego García se incorporó al principio como becario, y tras una pequeña ronda de financiación, le pudimos contratar. Inicialmente se hizo cargo de la investigación de mercados y de montar un equipo de marketing, y de forma gradual, ha ido asumiendo otras tareas: comunicación, atención al usuario, desarrollo de producto, labores comerciales… Con el tiempo, fue adquiriendo un conocimiento muy amplio de la empresa y, a la vez que iba aprendiendo, demostraba su capacidad para hacerse responsable. Hasta que llegó el momento en que se ganó la posibilidad de tener acciones y ahora es socio”, explica Reaño.

Capacidad de aprender: “Ser joven fue un punto más a favor, porque en el sector de las apps móviles todo es muy nuevo. Los pocos consultores expertos que hay en el mercado cobran muy caro, así que lo que se necesita realmente es gente dispuesta a aprender”.

Apuesta mutua: “Apostamos por esta persona por sus aptitudes, pero sobre todo por su actitud y estado de ánimo. Él también hizo una apuesta, ya que fue de los primeros empleados en una startup, cuando podía haber buscado una empresa más grande. Por eso, yo también le tengo que agradecer que decidiera involucrarse”.

Buscar bien: “Es muy importante encontrar el compañero adecuado, porque es la persona que será tu apoyo, y a lo largo del proyecto te esperan momentos muy complicados. Si no lo tienes claro, entonces no arriesgues y sigue buscando”. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión