8 consejos para no convertirte en un esclavo de tu smartphone

Su gran ventaja (te permite estar siempre conectado) es a la vez su principal desventaja (crea adicción y no puedes parar de consultarlo). Estas sencillas pautas te ayudarán a hacer un buen uso, y no un abuso, de estos dispositivos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Consulta tu móvil de forma racional

Para evitar la adicción continua a estos aparatos, el catedrático de Psicología Clínica y experto en adicciones a las nuevas tecnologías, Elisardo Becoña, aconseja no estar pendiente de él las 24 horas del día: “Consúltalo de vez en cuando, en vez de estar comprobando de modo continuo si hay mensajes en el mismo. A veces se llega al extremo de consultar cualquier cosa que viene a la mente, para no dejar de usarlo. Para que esto no ocurra, puede resultar muy útil configurar un modo racional de consulta.”

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Apaga el teléfono

- Una hora antes de ir a dormir: La revisión del correo electrónico a última hora tiene los mismos efectos en el cuerpo humano que tomarse un café doble antes de acostarse. La luz de un portátil o de un móvil está lo suficientemente concentrada como para indicar al cerebro que pare de producir melatonina, una hormona natural que impide la alteración del sueño. Rodearse de un entorno relajado y tener tiempo para disminuir el ritmo vital es esencial para asegurarse una buena noche de descanso, junto con el silencio, la oscuridad y la comodidad
- En las reuniones de trabajo: Tener tu smartphone encendido en una reunión de trabajo es una fuente de distracción. Se han dado casos tan absurdos como que dos compañeros se comuniquen mediante este dispositivo en vez de hacerlo cara a cara con la consiguiente pérdida de información importante que eso implica.
- En la comida y en la cena: Seguro que has vivido la situación: en una comida o en una cena uno (o varios) de los que están sentados a la mesa tienen la mirada perdida, contestan a lo que se les pregunta con monosílabos y sus dedos teclean su teléfono a toda prisa. ¿O eres tú el que lo ha hecho? Ante estas circunstancias deberíamos imponernos contestar después los mensajes o activar un mensaje automático que diga que vamos a responder más tarde.
- En tu tiempo libre: Es en este ámbito donde aparece tal vez el principal problema de los teléfonos inteligentes, donde su principal ventaja (el que te permitan estar siempre conectados) se convierte en desventaja. La conexión permanente trae aparejada sus problemas: diluye el límite entre el horario laboral y borra la línea divisoria entre vida personal y actividades del trabajo. Becoña aconseja: “Deja en casa tu smartphone cuando estás en un momento de ocio. Aprende a disfrutar de todos los momentos de la vida, tanto del trabajo como de la familia, los amigos, el ocio… La vida es el trabajo y muchas más cosas. Diferencia uso (trabajo) de abuso (excesivo) y dependencia”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aprende a distinguir

Álvaro Alcina, director de Public Affairs, recomienda utilizar el smartphone sólo para leer los temas urgentes o prioritarios y dejar el resto para el trabajo usual de oficina: “Si no se aprende a hacer un uso más racional de estos dispositivos, puede llegar un momento en el que la ingente cantidad de información que generan nos desborden literalmente. Para evitar que una herramienta que ha de ser fundamentalmente útil llegue a ser adictiva, hay que saber crear una barrera entre lo urgente, lo importante y lo informativo. En muchas ocasiones, estas variables bien gestionadas inciden en la sensación de ir avanzando trabajo, para no encontrarse bloqueado por los diferentes temas que pueden surgir en el día a día”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
No todos están disponibles las 24 horas

Las personas que tienen un smartphone y consultan su correo cada cinco minutos empiezan a esperar una gran velocidad de respuesta por parte de sus contactos de correo y se genera un hábito difícil de romper. Los empleados saben que aquellos compañeros que tienen este teléfono están disponibles y pueden tener acceso a su correo electrónico siempre. De esta forma, se genera la creencia de que cualquiera debe estar siempre disponible para sus compañeros, las 24 horas del día o incluso, los fines de semana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las tareas, de una en una

Los smartphones están concebidos para facilitar la realización de más tareas en menor tiempo. Sin embargo no caigas en el error de intentar realizar varias tareas a la vez, porque eso te hace invertir más tiempo que si las acometes de una en una, además de reducir tu concentración y productividad. Hay muchos ejemplos de ejecutivos multitarea, como casos de empresarios en conferencias que por un lado oyen la presentación y por otro están atentos a su dispositivo con el que navegan o consultan el correo, alternativamente. Sin embargo, esta actitud no mejora su productividad sino todo lo contrario: la empeora.

Según estudios realizados por la Universidad de Michigan, las personas multitarea reducen su productividad cuando desarrollan varias tareas al mismo tiempo. Los responsables de estos estudios descubrieron que quienes alternan entre dos tareas como intercambiar mensajes electrónicos y escribir un informe, pierden el 50% más de tiempo en dichas tareas que si terminan una antes de comenzar con la otra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
No dejes a un lado tu vida social

Si has llegado al punto de aislarte de los demás para “relacionarte” sólo con el aparatito tienes un problema serio. “Cuando la persona organiza su vida, más allá del trabajo en función de este instrumento y lo antepone a cualquier aspecto de su vida (familia, sueño, ocio, hacer ejercicio…) es un claro síntoma de que se ha convertido en un esclavo o adicto a esa tecnología: vive por y para ella con excusas de que tiene que estar localizable, que necesita contactar con sus clientes y además, lo hace de modo obsesivo. Todo lo demás lo deja a un lado. Esta esclavitud le acarrea a su vez problemas personales, económicos, familiares. A veces, se aísla de los demás porque el mundo es sólo ese instrumento tecnológico. Al llegar a este punto, por suerte la persona o las personas de su entorno (pareja, amigos o compañeros de trabajo) le hacen saber que tiene un problema: Para solucionarlo hay que reducir el uso, abandonarlo o buscar ayuda terapéutica”, sostiene Elisardo Becoña, psicólogo especializado en adicciones a las nuevas tecnologías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comprueba si eres adicto

Existe una aplicación llamada Moment creada por Kevin Holesh. El creador se dio cuenta de que pasaba demasiado tiempo mirando su iphone y decidió poner en marcha una aplicación que controlara en segundo plano el tiempo que le dedicaba al dispositivo. La ‘app’ te permite saber si eres adicto al teléfono midiendo la cantidad de tiempo que pasas utilizándolo. El programa registra el uso del smartphone y muestra los resultados en un marcador que te ayudará a saber lo enganchado o no que estás al dispositivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Haz copias de seguridad

Los teléfonos inteligentes te permiten guardar información y llevarla a todas partes para ser utilizada cuando sea necesaria. Pero no te olvides de realizar copias de seguridad con frecuencia. Es muy importante disponer de una buena política de copias de seguridad en la empresa, independientemente de su tamaño. Los datos son un máximo activo y no puedes perder información vital porque te hayas dejado el teléfono en un taxi o porque te lo roben.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo