Guía rápida para resolver situaciones delicadas en tu negocio

Es difícil salir airoso de las situaciones más difíciles, pero con estos consejos, encontrarás la salida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tengo que despedir a parte de la plantilla

- Hazlo, explicando la situación a los que se quedan. Hay que ser claros respeto al futuro de la empresa, explicar por qué se toma la decisión y transmitirles confianza en el sentido de que con este número de empleados se puede sobrevivir.

- Ayúdales a buscar una salida. Puede ser un plan de recolocación o formación para que mejoren sus opciones en el mercado laboral.

- Analiza si es más rentable mantenerles en la empresa. Es la conclusión a la que llegó el emprendero Fernando Álvarez, en la crisis de su puntocom. “Esta situación tiene que pasar y la formación que he dado a mis empleados, el haber construido un equipo integrado es algo que después tendría que volver a invertir”, explica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los clientes buscan mejores precios

La crisis obligó a muchos emprendedores a redimensionar su cartera de clientes. Bien por una caída de ventas al reducirse el volumen de pedidos, bien porque algunos clientes se marchan a la competencia. Alex Makow, emprendedor, reconoce que esto le provocó más de una crisis de ansiedad. “Los grandes hacen menos pedidos. Y eso nos obliga a trabajar más con pequeños clientes. Es más pesado y el retorno de cada cliente es más bajo”.

Para ser más convincente en menos tiempo y atraer a nuevos clientes, Makow acudió a cursos de teatro de improvisación: “Tienes que dar mejor servicio, más rápido, que confíe más en ti, que le caigas mejor. El teatro de improvisación me ayuda a recortar el tiempo que tardo en caerle bien a un cliente y a ganar más registros, a transmitir más confianza y seguridad“, asegura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tengo menos recursos para continuar

La falta de recursos se transforma en completa soledad para muchos emprendedores que han montado un pequeño negocio con esfuerzo y contaban con una plantilla de dos, cuatro o seis personas que han tenido que deshacer. En una situación así, el empresario se encuentra sin recursos suficientes para sacar adelante los proyectos y con la dificultad añadida de que no tiene con quién compartir dudas, ideas...

Para salir de esta situación, los socios estratégicos, los contactos a través de networking o por la asistencia a eventos en los que otros emprendedores cuentan sus propias experiencias, pueden convertirse en sustitutos de tus empleados a la hora de descubrir nuevas formas de hacer las cosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
He montado mi negocio y va mal

Los emprendedores que han creado su negocio en plena crisis suelen ser los primeros que piensan en tirar la toalla y los que más dificultades tienen para detectar salidas viables.

Hay dos etapas diferentes del emprendimiento. Una es la creación y la puesta en marcha. Otra es cuando ya lo tienes en marcha, te tienes que dedicar a ello y te encuentras con la realidad. Nunca vas a tener un modelo perfecto, que sea como tú esperabas. Y ahí se produce un momento de aprendizaje y ajuste complicado. Si a esto añadimos una situación de crisis, tienes que hacer un esfuerzo mayor.

Para los que se encuentren en una situación así recomendamos tener mucha paciencia, aguantar y buscar profesionales, siempre que se lo puedan permitir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juegos para resolver problemas

Si te ha interesado este artículo, aquí tienes otro para ampliar información: 4 juegos que te van a ayudar a resolver problemas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Habilidades