8 ideas para reinventar tu empresa

Cuando la competencia crece y la situación económica se convierte en enemigo, hay que hacer algo. La mejor manera de despuntar es reinventándose, por eso te contamos cuál es el truco para enfrentar esta situación y salir ganador de la batalla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La reducción de la actividad en muchos negocios está llevando a mucha gente a buscar un modo de reinventarse. Directivos y emprendedores o empresarios ven que tienen que hacer cambios en los negocios, enfocarlos de otra forma, explorar nuevos campos... Pero, ¿cuál es la mejor manera para lograrlo?

Para el consultor Fernando Botella, “en el camino hacia la reinvención, las dos posibilidades son válidas. Pero con resultados diferentes. Si el cambio surge como consecuencia de la necesidad de adaptar el proyecto a las capacidades del empresario y de su equipo, se corre un pequeño riesgo: que ese cambio no responda a lo que el mercado demanda. No olvidemos que quienes garantizan el éxito y la supervivencia de la compañía son los clientes”.  

A continuación, te ofrecemos ocho buenas ideas para reinventar tu empresa, basada en la experiencia real de emprendedores como tú.

 

1) Saca tu actividad del local

La mayoría de las clínicas de fisioterapia, podología y similares intentan captar nuevos clientes diversificando su oferta con todo tipo de servicios: psicología, logopedia, nutrición y dietética, incluso estética y venta de productos cosméticos y parafarmacia, como hizo en su día la fisioterapeuta Isabel Delgado con su Clínica Aquiles para hacer frente a la crisis. Pero ¿cómo seguir creciendo si tienes todas las actividades posibles en tu cartera y no dispones de capital para abrir más centros?

“Decidí buscar formas de trabajar fuera del centro”, explica esta emprendedora que para reinterpretar su negocio amplió su formación en campos que tienen poco que ver con la fisioterapia, como el marketing, la publicidad y las relaciones públicas. Esa estrategia le ayudó a crear  dos nuevas líneas de negocio que ofrece fuera de la clínicaAquiles Events, servicios de fisioterapia, relajación y terapias manuales en eventos deportivos y corporativos; y Aquiles Vita, las mismas actividades pero aplicadas en viajes.

2) Diversifica tu oferta de servicios

Ésta es una de las formas de reinvención que más se están siguiendo para afrontar la crisis. Pero muchos van por el camino más sencillo, pensando en lo que saben hacer, y se pierden buenas oportunidades. Un ejemplo: piensa cómo puede diversificar una empresa de traducción. Obvio: ampliando a más lenguas, ¿verdad? Las socias de Trágora Traducciones y Comunicaciones buscaron otro camino, más largo pero menos explotado. Se hicieron profesoras online de traducción, para lo que tuvieron que pasar por un curso de formación de formadores online y marketing en redes sociales. 

Se embarcaron en el proceso de cambio creando tres líneas de negocio: traducciones, formación sobre traducción y seminarios sobre comunicación. Antes se limitaban a clientes corporativos, pero decidieron también ofrecen su experiencia como traductores y comunicadores a profesionales de los dos campos (traductores, periodistas, locutores, etc.), muchos de ellos profesionales freelance que trabajan de forma autónoma, lo que a su vez les ha llevado a detectar otra vía de negocio nueva que ya están ultimando: cursos online sobre cómo darse de alta como autónomo, cómo promocionar el negocio en redes sociales, cómo crear una web con poca inversión...

3) Reinventarse para crecer fuera

Alfonso Jiménez es un emprendedor de raza. De los que están continuamente creando cosas nuevas. Dejó de estudiar al acabar COU para emprender y pocos años después creó Cascajares (1994) como una firma que fabricaba capones para su distribución en hostelería. Ni siquiera tenían una fábrica propia, la alquilaban los fines de semana. Cuatro años después montan su propia fábrica. La empresa va bien, pero deciden reinventarse: “La crisis de las vacas locas nos hizo pensar que si algo así ocurría con las aves nos habría afectado muchísimo y decidimos diversificar hacia otros productos de calidad, además del capón”. La gripe aviar les cogió con los deberes hechos.

En el 2003 les eligen como proveedores de la boda de los Príncipes de Asturias, “porque postulé sin tener contactos ni una marca conocida”. Su  popularidad se dispara y aprovechan para reinventarse de nuevo, en plena resaca real: lanzan su primera línea de productos para el consumidor final, que hoy supone el 45% de su facturación.

4) Una línea de productos más sofisticados

Nuri Luis tomó las riendas del negocio que había fundado su padre hace tres décadas, Plásticos Rovi, justo cuando sus principales clientes, las fábricas de textil, se marchaban a producir fuera de España.

El negocio había vivido toda su vida de fabricar bolsas de plástico con las que se envolvían artículos textiles de primeras marcas. Al reducirse el volumen de clientes, “decidimos dar un cambio de rumbo, invertir en nueva maquinaria y enfocarnos al sector de la publicidad. Ahora hacemos bolsas personalizadas y de calidad, que pueden comprar empresas de todos los sectores”, explica Nuri Luis. “Son productos de mucho valor añadido, personalizados y con mucha calidad. Poco a poco nos fuimos especializando en diferentes materiales: papel, rafia, telas, etc. Muchos son materiales ecológicos, y ahora podemos ofrecer cualquier tipo de bolsa. Ya no hacemos sólo plástico”, añade. El cambio supone pasar de una empresa fabricante sin más, a una firma que ofrece, sobre todo, asesoramiento sobre cómo transmitir la imagen corporativa de sus clientes, a las bolsas.

5) Pasar de fabricante a distribuidor

La necesidad de adaptar su negocio al mercado obligó a Elisabet Marill a pasar ella misma y parte de su equipo por un proceso de reinvención personal para el que recurrieron a un coaching grupal que les ayudara a redefinir perfiles y tareas. La firma que montaron Marill y sus socios en 1998, Qualiteasy, se estrenó en el mercado como una empresa especializada en proyectos a medida de Internet. A los tres años recicló su oferta y pasó a ofrecer productos estándar, una decisión que ya supuso un salto cualitativo al pasar de dirigir un negocio local a una empresa internacional.

Se lanzaron a un cambio mucho más radical y ambicioso. En 2007 empezaron a comercializar productos de una firma canadiense y crearon una tienda online. La sorpresa es que multiplicaron por cinco la facturación (pasaron de 60.000 euros a 300.000) y vieron más futuro en esa nueva línea de negocio que en la anterior y dejan de fabricar software para distribuir productos de otros.

6) Marca personal para destacar como profesional

Si eres un profesional independiente, posiblemente haya muchos otros similares a ti en el mercado. ¿Cómo te puedes diferenciar? Aquí la palabra mágica es marca personal. Si la haces bien, podrás ser reconocido entre otros muchos profesionales, aunque ofrezcáis básicamente lo mismo.

Miguel Ángel López Trujillo, un historiador que se ha dado a conocer como el Google Humano, es un buen ejemplo de lo que se puede conseguir con una buena marca personal. A él le sirvió para dar un giro radical a una trayectoria que partía del mundo académico y que aspiraba a entrar en el mundo empresarial. “Era consciente de que hay otros especialistas de información que trabajan para las empresas, gabinetes de información, también. Yo quise dar una imagen personal a mi oferta. Asociar los servicios que ofrezco con mis propias capacidades. De hecho, el origen de mi proyecto es de marca personal”.

López Trujillo resolvió su forma de venderse enfrentándose a la siguiente pregunta: ¿Qué quiero transmitir como historiador al mundo de la empresa? “Los empresarios están muy centrados en la información digital y decidí ofrecer mi oferta uniendo los tres universos de la información: Internet, papel y personas”, comenta. Y para transmitir estos valores, tenía que quitarse de encima el estereotipo del historiador. La forma no es más que una cuestión de apellidos.

“Si te presentas como consultor, el otro dirá, ¡ah! Si te presentas con una marca llamativa como Google Humano o como explorador de información, la reacción del otro seguramente será pedirte que le cuentes algo más. Consultores hay muchos. Google Humano o un explorador de información sólo estoy yo”, explica.

7) Tecnología de otras áreas

Reinventar un negocio de barrio aplicando tecnología de otro sector para convertirlo en una empresa internacional. Así pasó el emprendedor Iván Cristal de gestionar el Centro de Podología La Paz a dirigir el negocio Suit-Feet. No sólo se ha reinventado él, es que ha reinventado la profesión misma.

“Un paciente que era ingeniero nos dio la idea. Trabaja con sistemas de moldeado y diseño en una fábrica de coches y  nos dijo que nuestras plantillas se podrían hacer con un software de diseño en 3D. Nos hizo una prueba y empezamos a trabajar en esa línea”, explica Cristal.

La incorporación de esta tecnología “supone un cambio en la forma de ver la podología. Nuestro equipo está formado por podólogos, fisioterapeutas y médicos deportivos que han tenido que cambiar su forma de explorar al paciente y de explicar el proceso de confección de una plantilla que ahora es virtual. Hemos tenido que hacer cursos de formación para aprender a trabajar con este tipo de maquinaria. Pero ese es nuestro punto fuerte”, comenta Iván Cristal.

8) Integrar servicios para ahorrar dinero al cliente

En Segunda Planta Administradores tuvieron que reinventar un negocio muy tradicional y estático, el de administradores de fincas.

Ahora ofrecen la administración y mantenimiento de las comunidades con un despacho en conexión todo el día, al que los vecinos se pueden dirigir en cualquier momento para dar partes de incidencias, cambiar la domiciliación de recibos o reservar zonas deportivas. La nueva forma de trabajar les ha obligado a tener un equipo de profesionales muy cualificado y a llevar la gestión diariamente. Y eso implica también gestionar el negocio de una forma diferente a la etapa anterior. Con estos cambios ofrecen un ahorro a sus clientes entre un 15% y un 20% de su factura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo