5 dudas básicas sobre IVA en comercio internacional

El IVA internacional es un tema farragoso que debes conocer antes de empezar a vender fuera de nuestro país. Hablamos con Javier Donoso, experto en asesoría y consultoría de empresas, fundador de Improdex y del portal www.creaciondempresas.es, para que nos explique en un lenguaje accesible cuáles son los conocimientos básicos que debes manejar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si vendemos a otro país de la Unión Europea

"Si un empresario español quiere vender a otro país de la UE lo primero que tiene que hacer es solicitar su NIF IVA mediante la presentación de modelo 036 para su inclusión en el ROI (Registro de Operadores Intracomunitarios)", plantea, de partida, Javier Donoso. Este paso es imprescindible tanto para vender sin IVA a otro país UE como para a su vez comprar sin IVA suministros a otro país de la UE.

Veamos un supuesto práctico. Supongamos que una empresa española va a vender muebles en otro país UE.

1. SI VENDE A OTRA EMPRESA. "Lo primero que debe hacer para facturar sin IVA es solicitar a la empresa cliente su NIF IVA y verificar que está inscrito en el VIES (Sistema de intercambio de información sobre el IVA)", explica Donoso.

"Ante cualquier error tanto con el NIF IVA propio como con el de un posible cliente un enlace útil es el de la agencia tributaria española que nos permite consultar nuestros propios datos por si en la consulta el proveedor ha cometido algún error. También se pueden consultar los datos del posible cliente [aquí y aquí]", apunta.

"Si hay errores habrá que hablar con el cliente para que se dirija a la Agencia Tributaria de su país para aclarar el problema y poder facturarle sin IVA. De lo contrario habrá que facturarle con IVA", matiza.

2. SI VENDE A UN PARTICULAR (NO EMPRESARIO / PROFESIONAL QUE TENGA NIF IVA). "En este caso hay que facturar con el IVA del país de origen (España), siempre que no haya superado los límites de venta en ese país. Si eso sucede hay que registrarse en cada país en el que se superen los límites y pagar el IVA en ese país. Este es el régimen de las ventas a distancia (normalmente realizadas a través de ecommerce)", comenta este experto. 

Los límites para no tener que facturar con el IVA del país de destino de la venta se pueden consultar aquí. Por debajo de esos límites se puede repercutir el IVA español aunque es opcional el repercutir el de destino.

"Por ejemplo si una empresa española realiza ventas a distancia a consumidores alemanes por encima de 100.000 euros tendría obligación de darse de alta en hacienda alemana y liquidar ese IVA. Para ello tendría que contratar a una gestoría/asesoría alemana para que le realizaran ese trámite", explica Donoso. En el caso de Alemania, por ejemplo, este servicio lo ofrece también la Cámara de Comercio Alemana para España.  

"Esto es algo importante a tener en cuenta por las empresa tanto en sus desarrollos web como en su planes de negocio ya que si tienen clientes en varios países superando los límites fijados tienen que aplicar de forma automática en las ventas los tipos de IVA correspondientes", comenta.

"Esto influye en los costes de desarrollo de los ecommerce, pero también influye en sus previsiones de ventas y estrategias de marketing porque si por ejemplo una empresa de venta de mobiliario va a vender sillas a Luxemburgo y aplica IVA español (21%) será menos competitivo que si aplica el IVA en destino de Luxemburgo que según puedes ver en la tabla que adjunto es del 17%", continúa.

Advertencias dentro de la Unión Europea

"En este sentido hay que tener en cuenta que el empresario español siempre puede optar por tributar en destino aunque no supere los límites y que esa opción dura dos años pasados los cuales se revoca salvo que expresamente se reitere mediante la presentación de otro modelo 036. Si se ha optado por la tributación en destino debe poder justificar a la administración tributaria que las entregas han sido declaradas en otro estado miembro", indica Donoso. 

Para los servicios de telecomunicaciones, de radiodifusión y de televisión y de las prestaciones de servicios efectuadas por vía electrónica siempre hay que tributar en el país del cliente. La agencia tributaria ha creado una zona donde poder centralizarlo y que se realicen estos trámites aquí.  

"Y si se superan determinados límites en cuanto a volumen de operaciones de venta se verá obligado a realizar el Intrastat donde se tienen que recoger a nivel de país las entregas realizadas con detalle de: incoterms, peso, valor de la mercancía, valor estadístico, modo de transporte, tipo de operación, etc", concluye.

Independientemente del volumen de operaciones habrá que presentar  también el modelo 349, aunque ese volumen si influirá en que la presentación sea mensual, trimestral o anual.

Si vendemos a un país de fuera de la Unión Europea

"El caso más sencillo es cuando un cliente desde, por ejemplo, Canadá nos compra un producto. En ese caso la factura correspondiente a dicha venta estará exenta de IVA. Para que sea operativa esa exención la empresa española debe estar en condiciones de probar que la mercancía ha salido fuera de la UE. Para ello necesitará la documentación de aduana (DUA de exportación) facturas de transportes, etc", asegura Donoso.

"Esa exención es una exención plena, es decir, la empresa española no repercute el IVA pero tiene derecho a deducirse el IVA soportado en las facturas de sus proveedores, acreedores españoles. Esto lo hace a través de la presentación de la correspondiente declaración periódica de IVA (modelo 303)", comenta.

La mejor forma de verlo es con un ejemplo (simplificado) práctico:

1. Piensa en una empresa española A que vende a un cliente canadiense B material por 1.000 euros. No hay IVA. En factura aparecen los 1.000 euros sin ningún IVA.

2. A su vez, la empresa española A compra a otra empresa española C componentes para esa mercancía por 200 euros (+ IVA ->42 euros ) y paga de teléfono a la compañía D  40 euros (+ IVA-> 8,4 euros).

3. En el modelo 303 como IVA repercutido no deberá poner nada correspondiente a esta operación. Sí tiene que indicar el importe de las exportaciones en la casilla nº 60. En el IVA soportado se podrá deducir 50,4 euros pagados a la empresa C y D.

Si se trata de una factura de empresa española a una empresa extranjera por mercancía que no va a salir de España... "Dado que el requisito de exención es la salida del territorio de la UE esta venta estaría sujeta al IVA español, a menos que la salida se produjera en el plazo de 30 días", advierte Javier Donoso.

"Hay que tener mucho cuidado en estas operaciones en las ventas en condiciones EX WORKS (Incoterm) en el que entregamos la mercancía al cliente en nuestras instalaciones y es el él encargado de despachar en aduana y realizar el transporte fuera de la UE", comenta.

Si se trata de facturas sin IVA de proveedores cuando la empresa va a exportar posteriormente el producto resultante... Esto se puede hacer, según este experto, de dos formas:

1) Exportación en cadena. Del transporte y exportación se encarga el proveedor directamente. 

2) Paso por depósito franco o zona franca en España.- El proveedor envía la mercancía a esta zona franca y la exportación la realiza la empresa adquirente del material  desde dicho depósito y zona franca.

¿Cuándo interesa esta opción? "Esto es interesante para sí financieramente afecta el pago del IVA. Es decir si es hubiera un IVA soportado de importe elevado que hubiera que pagar al proveedor antes que la empresa obtuviera la compensación vía el modelo 303, caso que se puede dar cuando la declaración de IVA es trimestral y no mensual", señala.

Letra pequeña

"Por otra parte hay que tener en cuenta que en declaraciones trimestrales el cobro del IVA a favor de la empresa no puede pedirse hasta final de año por lo que si es una empresa mayoritariamente exportadora, es decir, que factura sin IVA, se le podría dar el caso de no tener IVA repercutido del que deducir ese IVA en los trimestres teniendo un claro problema financiero. Si las exportaciones fueran minoritarias, sí podría ir recuperando ese IVA trimestralmente vía minoración del IVA repercutido", comenta.

Recuperación mensual del IVA soportado por los exportadores

Cualquier empresa puede acogerse a la declaración de IVA con devolución mensual cumpliendo unos requisitos básicos. De hecho, es obligatorio para las grandes empresas.

¿Cuáles son los requisitos que exige la AEAT? Se resumen en:

- No tributar en régimen simplificado de IVA;
- Estar al corriente de obligaciones tributarios; y
- No haber sido excluido del Registro en los 3 años anteriores a la solicitud de alta.

Hay dos opciones de alta:

1. "Durante el mes de Noviembre para que surta efectos a partir del 1 de enero del siguiente año. Y tienen que permanecer un año en REDEME", comenta Donoso.

2. "En el alta de operaciones en el caso de nuevas empresas o en alguna de las declaraciones trimestrales del año en enero, abril, julio y octubre. En este caso tienen que permanecer en el año de solicitud y el siguiente", explica.

"El plazo de resolución es de 3 meses por parte de la administración. Se necesita resolución expresa. De lo contrario, se entiende denegada", añade.

"Esta opción puede resultar interesante si se van a realizar estas operaciones con cierta asiduidad y si el volumen de exportaciones respecto a operaciones interiores es elevado, y va a haber más IVA soportado", propone

"En cualquier caso en que por facturar a un tipo de IVA inferior al de las facturas recibidas se prevea contar con más IVA soportado que repercutido. Hay que valorar si las mayores obligaciones administrativas y de control y costes asociados compensan con el ahorro financiero de recuperar el IVA antes, puesto que se deben realizar más declaraciones al año y además se debe incluir el modelo 340 con una relación detallada de todas las facturas emitidas y recibidas en el mes, por lo que obliga a ser muy diligente en el aspecto administrativo", concluye este experto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo