Qué formas de pago elijo en el extranjero

El modo escogido dependerá del nivel de confianza que podamos depositar en el cliente en función de nuestro mutuo conocimiento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pago por adelantado

Es la forma más segura. Si no te fías nada del cliente, se puede pedir dinero por adelantado. Pero puede provocar que el comprador tampoco se fíe de que le mandes la mercancía.

El siguiente paso sería pagar el 50% al hacer el pedido y el resto, al recibirlo. Así sólo nos jugamos una parte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Crédito documentario

Se trata de un modo muy fiable, ya que cuenta con respaldo bancario. El crédito documentario consiste en pedir al comprador que abra una carta de crédito en su banco. Si no la consigue, es que ni su banco se fía de él, por lo que es mejor no venderle.

Si se trata de un crédito documentario confirmado, la entidad financiera emisora remite el condicionado a nuestro banco, que lo revisará y confirmará la carta de crédito dependiendo de si se fía, subrogándose la obligación del banco del importador. Si cumplimos el condicionado –fecha de entrega, documentación precisa...–, cobramos seguro, ya que quien garantiza es nuestro propio banco.

Cuando no es confirmado por una entidad local, será el banco emisor quien deba abonar el pago si el cliente falla. El inconveniente es que los bancos han cerrado el grifo a la hora de conceder créditos, pudiendo complicar a nuestro cliente su concesión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Remesa documentaria

Requiere algo más de confianza en nuestro comprador. “Para que el cliente pague y pueda recoger la mercancía, tenemos que adjuntar cierta documentación, entre la que se incluye un documento de titularidad. En vez de mandárselo al cliente, se envía a un banco de nuestra confianza en el país de destino.

Cuando al comprador le consta que están los papeles, paga, se le da la documentación y ya puede llevarse la carga. Así nos aseguramos de que no se la lleve sin abonar. El problema es que ya hemos hecho el envío, mientras que con la carta de crédito no se manda la mercancía hasta que se le ha concedido.

Otra ventaja es que es un documento contractual que se puede presentar en caso de incidente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Transferencia simple

Es la forma más insegura y la que más probabilidades de impago presenta. Por eso, es indispensable que vaya acompañada de un seguro. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión