Cómo utilizar la osadía para hacer grandes negocios

En la historia de las 
empresas suele haber un punto 
de inflexión que marca un antes y un después y, muchas veces, viene precedido por una osadía que empuja al emprendedor a enfrentarse con cualquier gigante. Ocho emprendedores nos cuentan sus experiencias. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Junto al momento Eureka, ese que marca la inspiración, la intuición de por dónde tiene que ir el negocio, hay otro momento igual de importante en la historia de cualquier compañía: el momento Atrévete, esa decisión osada que lo cambia todo. Hemos pedido a varios emprendedores que nos cuenten cuál ha sido el suyo.

¡Lee estas ocho historias que seguro te van a sorprender!

Conseguir que el gurú se asocie contigo

Víctor Rodado: Upplication

“Estos locos son tan inconscientes que llegarán donde quieran por su temeridad. Me gustan. Voy a ayudarles”. así recuerda Sixto Arias lo que pensó cuando Víctor Rodado y sus socios de Uppaplication le entraron en un evento de móviles.

¿Y cómo recuerda Rodado ese momento? “Cuando creamos la empresa en 2012 fuimos a varios eventos para conocer el sector y hacer networking. en uno de ellos daba una conferencia Sixto Arias, para nosotros uno de los principales expertos del sector mobile en España. Era un crak, fundador de Mobilisto, presidente de la Mobile Marketing Association, y una pieza principal en el sector.

Así que, después de la charla, le entramos sin ningún tipo de miramientos. le dijimos: Mira, lo que tenemos entre manos es brutal. Nos tienes que conocer, danos un minuto y te lo explicamos. Hemos creado una herramienta para que cualquiera pueda hacer su propia aplicación móvil sin tener idea. Sabíamos que aquello le iba a impactar y, en efecto, conseguimos que nos recibiese después, en la oficina, para explicárselo. Conseguimos que fuese advisor (consejero). Nos ayudó mucho en esas etapas iniciales y en las siguientes rondas de financiación ha sido de los inversores principales. Al final, más que un socio, es un amigo”, señala Rodado.

Uppaplication es un servicio de creación de apps automático, por el que cualquier persona puede crear la suya propia. Es una herramienta de productividad pensada especialmente para las pequeñas y medianas empresas. Víctor Rodado y José Luis Vega de Seoane están al frente de una compañía que, en los últimos años, ha experimentado una fuerte expansión internacional: “ahora mismo tenemos clientes en 65 países”, apunta Rodado.

Desobedecer al jefe puede ser muy rentable

Nacho de Pinedo: ISDI

Tras el estallido de la burbuja digital de principios del siglo XXI, cuando Nacho de Pinedo era director de Marketing de Canal+ y Digital+, “el CEO me prohibió que invirtiera en Internet puesto que él no confiaba en ese fenómeno. Pese a ello, de una manera sutil, seguí invirtiendo una fracción cada vez mayor de mi presupuesto de marketing e incluso creé un canal de comercio electrónico sin hacer mucho ruido. Como al principio el volumen de negocio digital era muy pequeño, nadie le dio importancia. Sin embargo, bajo el cuidado de nuestro departamento, el volumen de e-commerce crecía y crecía, amenazando con convertirse en el canal principal de ventas. Fue en ese momento cuando no tuve más remedio que reunir a mis jefes y confesar que les había desobedecido, pero que el resultado era muy positivo para la empresa: Internet se había convertido en el canal más rentable de captación y con mayor potencial de crecimiento”, explica.

El temido tirón de orejas se convirtió en una palmada en la espalda. Unos años más tarde, en 2008, el área de Marketing digital & e-commerce en Canal+ y Digital+ era un pujante departamento bajo su dirección.

Según señala de Pinedo, “lo único que limitaba el crecimiento era no encontrar en el mercado laboral profesionales con un conocimiento de negocio digital transversal. Me di cuenta que todas las empresas estaban creando o potenciando su negocio digital y que la falta de profesionales cualificados era un cuello de botella. Más tarde lanzamos el ISDI (Instituto superior para el desarrollo de Internet). Hoy, cientos de alumno del ISDI ayudan a digitalizar el ecosistema empresarial de nuestro país”.

¿Y por qué no pedírselo al propio Mariano Rajoy?

Fernando Zavala Carvajal: Intuuchina

Durante la visita oficial que Mariano Rajoy realizó a China en 2015, uno de los invitados a la reunión con los empresarios y directores de empresas españoles fue Fernando Zavala, cofundador y director de Intuuchina, representando a los jóvenes emprendedores.

“Tenía una cuestión especialmente importante que preguntarle y que sabía iba a tratar con Xi Jinpin en esa visita: cómo cambiaría la situación de visados entre españoles y chinos. En este acto el embajador iba presentando al presidente a quienes conocía y mientras el presidente saludaba, el embajador ponía el ojo en los que iban a continuación".

"Cuando conseguí que la mirada del embajador se fijase en mí, aproveché para saludarle, agradecerle la invitación y presentarme. Acto seguido le pedí poder saludar al presidente, a lo que me contestó: No sé si podré... pero gracias por venir. eso para mí era un claro “no” por lo que decidí que si el embajador no me presentaba, me presentaría yo directamente".

"Cuando el presidente parecía estar terminando la conversación con el grupo anterior, aproveché la oportunidad y dije: Señor Rajoy. En ese momento, el embajador dijo: Señor, los emprendedores jóvenes que vienen a quejarse, a lo que Rajoy contestó: ¿Quién se queja? ¿Quién se queja? Al final pude contestarle (Nadie, presidente, nadie se queja), presentarme y estrecharle la mano".

"En ese momento le hice mi pequeña pregunta y me respondió que se mejorarían los visados de turista para chinos en España y que esperaba que correspondiesen este gesto con otro similar.
 En relación a mi petición, efectivamente se aprobó la ley de visados en España de hasta un año para turistas chinos y china ha correspondido facilitando los procedimientos para ser residente y para trabajar aquí”, explica.

Si tú no me quieres, otra empresa me querrá

Francisco de la Peña: N2S

El nacimiento de N2S tiene un mucho de flexibilidad y un algo de improvisación, pero, sobre todo, unas buenas dosis de morro.

Según Francisco de la Peña, 
“en realidad, nosotros, mi socio de entonces, Pablo Fernández de la Torre, y yo, no pensábamos montar una empresa como la que es ahora. Lo que habíamos hecho era un proyecto de consultoría para Telefónica con el fin de llevar la conectividad a grandes edificios. Pensábamos que no sólo nos iban a encargar más proyectos, sino también la ejecución del que les presentábamos. Pero cuál sería nuestra sorpresa, que nos rechazaron. así que nada más salir del edificio que entonces tenía la operadora en Gran Vía, cruzamos la calle, nos metimos en el hotel Trip de Gran Vía y pedimos hablar con el director. era el año 2005 y por aquel entonces todavía no estaba extendido el wifi ni Internet en los grandes edificios".

"Así que le dijimos al director: Acabamos de salir del edificio de enfrente de presentarle un proyecto a Telefónica
 y queremos saber cuánto de importante es Internet para sus clientes. El, claro, nos dijo que muy importante y le ofrecimos el proyecto que acabábamos de presentar a la operadora. Entonces nos dijo: Lo tengo que consultar con la central. Y ¿si se lo hacemos gratis?, le respondimos. En ese caso, adelante, contestó. Y así fue como conseguimos nuestro primer gran cliente".

"Luego ya fueron llegando los hoteles de alrededor y otros clientes, y lo que esperábamos que fuese una consultoría se convirtió en un operador de telecomunicaciones”.

Ahora tienen 40 empleados directos –y varias decenas indirectos–, están presentes en más de 10 países, gestionan medio millón de conexiones al día y esperan una facturación de 3,5 millones de euros en 2016.

Lanzarse al vacío siguiendo la intuición

Luis Gosálbez: Metricson

El de Luis Gosálbez es el testimonio de alguien que de un día para otro deja la seguridad de un sueldo fijo y un puesto de trabajo por la incertidumbre de emprender su propio negocio. “Cuando monté mi primera empresa, yo trabajaba en Ernst & Young, en Barcelona, tenía mi propio equipo y ganaba un buen sueldo, pero en la cabeza bullía
 el runrún de que quería hacer algo por mi cuenta”, señala Gosálbez.

Y todo empezó por una casualidad inspiradora. “Era el año 2003 y recuerdo que un día entró una pareja y empezó a contar su problema. Mientras les escuchaba, pensaba, lo que tenéis que hacer es acudir a un abogado. Justo en ese momento salió la Ley de Certificaciones Digitales y, uniendo esas dos circunstancias con el hecho de que yo soy abogado, me abrió los ojos y decidí montar una empresa
 de certificación digital. En 24 horas dejé la empresa, la seguridad del sueldo y del puesto y me fui a Alcoy, alicante, para montar una empresa digital con dos socios, un antiguo amigo que tenía experiencia en contactar empresas y un socio tecnológico”, continúa este emprendedor, que se lanzó a la piscina sin miramientos y le funcionó.

“Era todo bastante bizarro: montar una empresa de tecnología en esa zona. No teníamos un duro ni clientes ni nada, así que nos fuimos a un sitio donde la vida nos podía resultar más económica y donde, en caso de que nos fuese mal, pudiese acogernos la familia, porque todos, de alguna manera, teníamos vínculos con la zona. La empresa se llamó e-contratos y durante un tiempo nos fue bastante bien, llegando a abrir sucursales en China y Argentina. la cerramos al cabo de los cinco años, pero ese fue el germen de mi empresa actual, Metricson”, completa Luis Gosálbez.

Crear una DJ para entrar en el mundo de la música

Francisco Pérez: Hawkers

Cuando se trata de decisiones osadas y momentos atrevidos, nadie como la gente de Hawkers, hasta el punto de que, como afirma su CEO, Alex Moreno, “debería haber el momento Hawker. Tenemos miles en nuestro haber y eso es lo que nos ha permitido adentrarnos en sectores diferentes".

"La última apuesta ha sido crear de la nada una dJ para meternos en el mundo de la música electrónica. Queríamos acceder a los grandes DJ mundiales pero no teníamos los contactos necesarios, así que creamos un producto, Madds. Fue como crear un caballo de Troya para introducirnos en el top de la música electrónica”, recuerda.

Continúa el relato Francisco Pérez, director de desarrollo de negocio de la compañía: “Un día, en Estados Unidos, fuimos a cenar con un amigo que se trajo a un amigo muy influyente. Este vino acompañado de su hija, una modelo surafricana, guapísima, que se sentía estancada en su carrera y con un novio, un DJ de fama mundial, que se había ido de gira".

"Le propusimos ser una DJ mundialmente conocida y la mandamos para España en junio. Diseñamos un producto de marketing. Le pusimos un profesor y desarrollamos toda una estrategia a su alrededor, de manera que pinchó en todos los festivales de música electrónica de España y fue seleccionada por una de las principales publicaciones del sector como una de las 10 más grandes".

"Conseguimos que pinchara justo antes que las grandes figuras, de manera que todo el mundo se preguntaba quién era. Hoy tiene 150.000 seguidores en Instagram y 289.000 en Facebook. Gracias a ello hemos entrado en contacto con los principales DJ del mundo. Es decir, hemos creado un producto en un mes que ahora mismo va a formar parte de la estrategia global que queremos desarrollar en 2016”.

A Estados Unidos con una maleta de mano y 150.000 dólares

Carlos Hernández: iContainers

El cofundador de iContainers, Carlos Hernández, se fue con una maleta de mano y 150.000 dólares en el bolsillo a abrir la oficina en Estados Unidos. Casi dos años después, la delegación de Miami emplea a nueve personas y factura más de dos millones de euros.

Pero vayamos por partes. IContainers es una empresa transitaria que, como recuerda
 su consejero delegado y cofundador, Iván Tintore, “en vez de personas, movemos mercancías, con la ventaja de que hacemos muchas de las gestiones online”.

Hace diez años, cuando Iván trabajaba en la empresa ligada al tema de aduanas de su padre, un cliente estadounidense llamó un viernes por la tarde para pedir unos precios y fue imposible porque aquí estaba todo cerrado. “Y lo perdimos. así fue como empezamos a pensar en una plataforma donde poner los precios, al estilo de cualquier otro marketplace, pero de transporte marítimo de mercancía”.

Convencidos de que su modelo era perfectamente exportable, a mediados de 2013 decidieron dar el salto a EEUU. “Habíamos tenido una experiencia negativa con un socio que nos engañó, pero el país nos interesaba, así que nos planteamos que tenía que ser uno de los fundadores el que se marchase allí y montase la delegación. Y la elección cayó en mí. Lo decidimos el 10 de enero, el 20 de enero hice el primer viaje de prospección y el 12/13 de mayo me trasladé allí".

"De pronto, pasé de estar casado y viviendo una vida tranquila en Barcelona a instalarme en un piso con otros empleados y montar una oficina desde la nada. Hoy hemos conseguido una compañía muy consolidada en un mercado muy fuerte, con crecimientos de tres dígitos”, explica Hernández. Además tienen oficina en la India y Barcelona. La empresa da trabajo a 40 personas y factura ocho millones de euros.

“Perdone que interrumpa su comida, señor Alierta”

Anxo Pérez: 8belts

Hay nombres que parecen ser cuasitodopoderosos en 
el mundo de la empresa española. Y uno de ellos es el de César Alierta, que en 2014 presidía Telefónica, un grupo que en 2014 contaba con más de 325 millones de clientes repartidos por 21 países. Unas cifras de vértigo que, sin embargo, no intimidaron a Anxo Pérez.

“Ahora somos 100 personas, pero cuando le entré apenas tenía equipo ni clientes. Mi eslogan era habla un idioma en ocho meses y si no te devolvemos el dinero. A mí me había funcionado muy bien, por eso estaba seguro de que era realmente útil, pero no me creía nadie".

"Entonces fue cuando me encontré en un restaurante con César Alierta. Mi ventaja es que yo no le tengo miedo a nada ni a nadie, así que me resulta fácil hablar con cualquiera. De manera que me acerqué y con una sonrisa le dije: Perdone que le interrumpa, me llamo Anxo Pérez y he creado el primer sistema del mundo que enseña un idioma en menos de ocho meses y que funciona en el 100% de los casos. Me ha llevado 40.000 horas de trabajo crear la metodología. Él me dijo, tiene que hablar con la responsable de Formación. Y yo le repliqué, hablo con quien quiera, pero mi objetivo es que lo pruebe usted. Si la responsable de Formación lo aprueba, yo sigo adelante".

"Así que le di mi tarjeta y a las dos horas me estaba llamando la responsable de Formación. En cuestión de dos meses llegamos a un acuerdo por el que todos los directivos de la empresa iban a estudiar con 8belts e, incluso, en la oficina de china cambiaron al proveedor y me cogieron a mí. Fue un punto de inflexión. Yo siempre le recomiendo a la gente que ponga en marcha el momento atrévete porque, si sale mal, dura un segundo, pero si sale bien durará toda la vida”.

Cómo tomar las mejores decisiones

Si te ha gustado este artículo, es muy posible que también te interese leer este otro contenido: 7 consejos para tomar mejores decisiones

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes