Cómo obtener más beneficio si decides vender tu empresa

¿Cuándo es el momento ideal para vender? ¿Qué influye a la hora de negociar en el momento de salida? ¿Qué cláusulas legales condicionan la venta? 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El momento más adecuado

“El momento adecuado es cuando vislumbras los techos de crecimiento
y necesitas nuevas inversiones, ya agresivas, para irte a nuevos mercados más difíciles. Y que de alguna manera estás en beneficios, con lo cual es más fácil poner en valor tu compañía. Por ejemplo, Tradeinn, que está facturando 40 o 50 millones y con beneficios, tiene ahora un buena oportunidad para la venta”, explica el emprendedor Carlos Blanco.


También hay otros factores que influyen más allá de los resultados probados, como las perspectivas de futuro de la compañía y la competencia que haya en el mercado. “El capital invierte cuando ve futuro en la compañía. Nadie lo hace en una empresa que va mal, aunque puede no tener buenos números pero sí una expectativa de negocio buena”, comenta Gonzalo de Ulloa, socio fundador del bufete U and Law.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Capacidad para negociar

En el momento de la venta es “importante tener varias ofertas, varios interesados a la vez, de manera que no llegues a una situación que no tengas dinero y sólo tengas la inversión de un fondo que te exige una liquidación preferente fuerte. Si tienes tres fondos y los tres quieren invertir en tu compañía, estás en posición negociadora. Si sólo hay uno interesado, tienes que aceptar lo que te proponga. En ese aspecto Lucas Carné ha hecho muy bien siempre porque en cada etapa de inversión han llegado dos o tres candidatos para invertir. Así ha podido negociar mejores cláusulas”, comenta Carlos Blanco.

“Lucas tardó más en conseguir inversiones. Fue más duro negociando porque luchó mucho por las preferences. Otros emprendedores aceptaron de forma rápida las condiciones de los fondos de liquidación preferentes y les perjudicó la salida”, añade Blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cláusula de liquidación preferente

Una de las más importantes para el emprendedor es la de liquidación preferente, como ya ha advertido Carlos Blanco.

El abogado Gonzalo Ulloa la explica así: “La preferencia de liquidez, si se ha introducido esta cláusula, quiere decir que en caso de salida, que normalmente es la venta del 50% o más de la compañía, el primer dinero que entra es para el inversor, que recibirá al menos lo invertido más un múltiplo de uno o dos. Y luego el resto se reparte entre todos los demás. Hay que establecer una liquidación preferente con escenarios en que puedan salir ganando todos porque, si no, tras un esfuerzo y una venta que a lo mejor no ha podido ser mala, el emprendedor se puede ver perjudicado”, comenta Gonzalo de Ulloa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Arrastre y acompañamiento

También conviene tener mucho cuidado con las cláusulas de arrastre y acompañamiento. “Si te hacen una oferta por la toma de control de la compañía, estas cláusulas determinan 
si puedes obligar como accionista mayoritario al resto de los socios a acudir a la venta o no (arrastre). O desde el punto de vista del minoritario, si puedes acompañar en esa venta o no (acompañamiento)”, explica Ulloa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Salgo o me quedo en el proyecto?

Todo dependerá de lo que necesite el comprador. “Normalmente, el comprador quiere una vinculación del emprendedor, quieren sujetarlo a la compañía durante un cierto tiempo. Otras veces hay una salida completa del fundador porque no se le necesita. Si es adquisición por un competidor, este conoce ya tu negocio, necesita menos tiempo y es simplemente integrarlo o le interesa parte de tu negocio para hacer algo”, explica Gonzalo de Ulloa.

En los exits españoles tenemos ejemplos de todo tipo. Por ejemplo, Jacinto Roca, uno de los socios fundadores de Wuaki.tv (comprada por Rakuten), no sólo sigue al frente de su proyecto sino que también se ha integrado en la junta directiva del gigante japonés. En otros casos, como Sindelantal, sus fundadores vendieron 
el mercado nacional a Just Eat y se centraron en desarrollar el mercado mexicano, que terminaron también vendiendo a Just Eat. Y en situaciones más excepcionales, los fundadores recompran el proyecto para volver a tomar las riendas (es lo que ha sucedido con Lestbonus, Imaste y hasta un 15% de startups españolas), porque en manos del nuevo comprador no está yendo bien y confían en reflotarla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuánto pido por mi empresa?

Para calcular el precio que puedes conseguir por tu empresa, puedes seguir los consejos de este artículo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Startups