Consejos de experto para controlar los nervios cuando hablas en público

Chris Anderson, fundador de las populares charlas TED, ha elaborado un decálogo de consejos para motivarte cuando tienes que hablar en público. Anderson asegura que "el miedo desencadena nuestra reacción de huida o lucha. El cuerpo se retrae de manera mecánica, dispuesto a atacar o a escapar. Es algo que puede medirse físicamente porque se produce un incremento súbito de los niveles de adrenalina que recorren el riego sanguíneo. Existen muchas estrategias para canalizar en nuestro beneficio este exceso de adrenalina". ¿Cuáles? Empieza por éstas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Usa el temor como motivación

Anderson asegura que "te hará más fácil comprometerte de verdad a practicar tu charla tantas veces como sea necesario. Al hacerlo, aumentará tu confianza, tu temor disminuirá, y tu charla será mejor de lo que hubiera sido si no hubieras tenido miedo a darla".

"Si te preocupa que las cosas salgan mal, además, planifica alguna estrategia de seguridad. ¿Temes olvidar lo que ibas a decir? Ten a mano notas o un guión. ¿Te asusta que falle la parte tecnológica y que tengas que improvisar? Bien, en primera lugar, eso no es problema tuyo, sino de la organización, pero no está de más que tengas alguna pequeña anécdota preprada por si debes rellenar el tiempo. Y mucho mejor si es personal...", recomienda.

Recuerda el poder de la vulnerabilidad

"El público acoge bien a los conferenciantes que están nerviosos, sobre todo si estos encuentran la manera de reconocerlo. Si te equivocas o te encallas un poco al inicio, una buena idea es decir: "Vaya, lo siento, es que estoy nervioso". O: "Como ven, no estoy muy acostumbrado a hablar en público, pero esta charla me importaba demasiado como para rechazar la oferta de pronunciarla". Los asistentes empezarán a apoyarte aún más", explica este experto.

Encuentra amigos entre el público

"Desde el comienzo de la charla, busca rostros que te parezcan comprensivos. Si consiges dar con tres o cuatro en distintas zonas de la sala, pronuncia la charla para ellos, desplazando la mirada de uno a otro, alternativamente. Todos los asistentes se darán cuenta de que estás conectando y el ánimo que obtendrás de esas caras te proporcionará calma y confianza", sigue Anderson.

Concéntrate en lo que dices

"Hablar en público no se trata de ti, sino de la idea que te apasiona. Tu misión es estar ahí al servicio de esa idea, ofrecerla como regalo. Si consigues tener eso presente cuando sales al escenario, te sentirás liberado. La sugerencia de uno de nuestros conferenciantes de apuntar en sus notas 'ESTO IMPORTA' es el consejo más importante que puedo ofrecerte", aconseja este experto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Habilidades