Consejos para ayudarte a gestionar tu negocio cuando empiezas

El creador del método de aprendizaje de idiomas 8Belts, Anxo Pérez, desvela en La inteligencia del éxito (Alienta) algunas de las claves que le ayudaron a montar una empresa que, en pocos años de vida, ha pasado de uno a un centenar de empleados, y ha crecido más de un 3.000% y tiene clientes en más de 50 países. En la Redacción hemos buceado en su libro para extraer consejos muy prácticos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Arrancar

Inversión: "No inviertas ningún dinero que no te puedas permitir que se pierda y no emprendas ningún negocio que no te puedas permitir que fracase".

Escucha a tu intuición, pero no ignores los datos: "Hay dos tipos de emprendedores: el intuitivo y el empírico. Averigua cuál de los dos eres tú". El primero se guía por las sensaciones, mientras que el segundo tiene en cuenta estudios de mercado, métricas, analíticas... "Se puede tener éxito con ambos métodos", pero la recomendación es el equilibrio.

Si decides consultar, hazlo con alguien que entienda: "Tus familiares, para bien o para mal, son expertos en detectar peligros, pero no en identificar oportunidades".

El Producto Mínimo Viable: "Esto es, un producto desarrollado a mínimo, a fin de conseguir que haya costado el menor dinero posible, pero que aún así sea apto para ser vendido”. Otra de sus ventajas es que te darás cuenta pronto de los fallos y corregirlos: “Si quieres llegar lejos, falla rápido”.

El plan de marketing: “Una vez que tengas tu producto acabado, te darás cuenta de que lo más difícil no es tener un producto, sino conseguir que lo conozcan". Aunque puedes aprender y diseñarlo tú solo, la recomendación es "contratar una agencia de marketing y publicidad".

La comercialización: "El objetivo es conseguir que lo que inviertes en captar clientes sea siempre menos que lo que obtienes a cambio".

Reducir gastos: "Haz lo indecible para reducir gastos. Sé todo lo conservador que puedas ser por muy bien que te vaya, ya que lo que acaba tumbando a una empresa son los costes. Una empresa solo cierra cuanto no puede afrontar sus deudas".

Pon foco: La pregunta más peligrosa que, según Anxo Pérez, pueden formular a un emprendedor es: ¿Cuál es tu siguiente proyecto? En su opinión es preferible profundizar en el que ya tenemos que empezar otro proyecto. "Concentra tu energía. Mejor un solo pozo que llega al petróleo que un millón que se quedan a medio camino".

El resto: "El resto del iceberg se obtiene arriesgando mucho, probando siempre, fallando bastante y acertando a veces".

Innovación

Evita la resistencia a los cambios. "En la medida en la que controles tu inclusión innata a rechazar los cambios, estarás aumentando tu inteligencia del éxito"…"el éxito está en lo diferente, en experimentar".

El riesgo del piloto automático: "En una empresa, entrar en piloto automático es entrar en estado de metástasis. Es hacer absolutamente nada para avanzar…la solución está en adelantarnos, en implementar cambios antes de que la situación los exija, en innovar, en correr riesgos grandes para obtener victorias enormes".

Lanza una granada: "Si quieres resultados drásticos, no realices cambios pequeños. Y si realizas cambios pequeños, no esperes resultados drásticos".

El efecto delantero: "Cuando tu cliente pide una mejora, es que tu mejora llega tarde".

Gestión

Sistematiza. "Es pasar de un trabajo manual que realizas tú a un trabajo automático que se realiza solo". La importancia de la sistematización "es enorme para todos y gigante para aquellos que tengan cualquier tipo de negocio, ya que es la madre de la escalabilidad". Para conseguirla recomienda a los emprendedores "invertir en tecnología que sistematice procesos y aunque te asuste su coste inicial, no pienses en lo que pierdes hoy, sino en todo lo que ganarás mañana".

Equipo: "Los que me conocen saben que el mayor pecado que se puede cometer en 8Team es el de pensar a ver qué hace 8Belts con respecto a este problema, en lugar de a ver qué hacemos el 8Team para resolverlo”. Más adelante, ya en el capítulo 28 dice: "Entiendo que las empresas no somos empresas, sino conjuntos de personas".

Aprende a pedir: Si delegas, como jefe, tareas en los profesionales de tu equipo podrás enfocarte en lo más importante. "Decir no a una tarea que aporta poco te permite decir sí a dos que aportan mucho".

Reuniones: Para que resulten efectivas todas deberían terminar con dar respuesta a las siguientes preguntas: "¿Qué conclusiones sacamos de esta reunión?, ¿Cuál es el siguiente paso? ¿Cuándo y quién se encargará de darlo?".

Cultura de empresa: "Es el conjunto de pequeños detalles que nos diferencian del resto de las compañías". En este punto, llama también la atención sobre "un error muy frecuente entre los departamentos de recursos humanos de empresas de todos los tamaños" consistente "en pensar más en cómo puede seducir el candidato a la empresa que la empresa al candidato".

Productividad

¿Trigo o paja?: "Para aumentar tu productividad no busques aumentar el número de horas que dedicas, sino reducir el número de tareas que no impactan".

Horas productivas: "Con las mismas horas con las que unos se preocupan por ver la televisión, otros se preocupan por construir el mundo que hay fuera de ella". El tiempo quemado "es el que nadie recuerda, ni siquiera nosotros mismos, puesto que es inerte y estéril".

Negociación

El triángulo de la negociación: Lo constituyen tres vértices. El primero es tener claro "los objetivos que sí o sí quieres obtener de la negociación". El segundo consiste en tener claro, también, "en qué puntos puedes ceder" y, finalmente, "pon todo el foco posible en el valor de las concesiones para que al tú ceder con tus concesiones, él ceda con tus intocables".

Conservar la dignidad: "Más vale perder una negociación que perder tu dignidad".

Escucha en caliente, responde en frío. Nunca des una respuesta en caliente. Aunque finalmente la respuesta sea la misma que la que pensaste desde el principio, es mejor meditarla. Responde siempre con esta frase: "Muchas gracias por su propuesta, la analizaré y le responderé más tarde".

El entusiasmo vende: Habla "con tal convencimiento que el otro se quede con la sensación d que si no la acepta, el que pierde es él".

Justifica lo que pides: "Puedes pedir cualquier precio que puedas justificar".

Echa un cerrojo: "El intercambio de dinero es el mejor cerrojo". La recomendación es pedir "una cantidad en reserva por pequeña que sea", dado que "cuando hay un intercambio de dinero, se dispara el compromiso".

"La fuerza del dinero no está en la cantidad, sino en el hecho de que su mente ha dado un paso".

Quién pierde: La urgencia de cerrar una operación abre la posibilidad de realizar más concesiones. En la misma línea recomienda no ser "demasiado acelerado, ni demasiado analítico". En el caso primero "pecarás de impetuoso" mientras que, en el segundo supuesto, "pecarás de lento".

Anticípate a las objeciones: La pregunta para conseguirlo es: si yo estuviese en el otro lugar y escuchase un argumento como el mío, ¿qué le respondería?

Ten capacidad de renuncia: "El negociador más fuerte es siempre el que tiene mayor capacidad de renuncia, o lo que es lo mismo, capacidad para decir ‘no’. Para ello, ten alternativas adicionales a la que estés negociando".

Comunicación

Crea un pedestal para tus mensajes estrella: Se trata de conseguir crear expectación antes de comunicar un mensaje importante. Ello puede conseguirse mediante "un silencio deliberado", usando "tu lenguaje corporal" o "modulando el tono de voz para dirigir la atención". En el capítulo siguiente justifica esta estrategia dado que "el impacto de un mensaje es proporcional a la expectación que crees antes de darlo".

No pienses en “comilonas” piensa en “bocados”: "Comunica igual que comes. Permite que la gente trague el mensaje uno antes de darle el mensaje dos. ¿Cómo? Con ideas cortas que empiezan y acaban".

Ten decalaje: Esto es "la distancia entre lo que vas pensando y lo que vas diciendo. A mayor distancia, más control. Y a menor distancia, más nervios".

Adapta el mensaje a la audiencia. No esperes que sea la audiencia la que se adapte al mensaje.

El secreto de la coherencia: Este es el truco para lograrla: "Enlaza un mensaje del final (a ser posible la conclusión) con mensajes del principio".

Publicidad - Sigue leyendo debajo