10 pequeñas tendencias que te interesa conocer

Microtendencias que nos han llamado la atención (merecen la pena).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El venture capital no es cosa (sólo) de hombres

El fondo de capital riesgo Forerunner Ventures, fundado por Kirsten Green, ha visto en la primera mitad de 2016 como dos de las empresas en las que había invertido, The Million Dollar Shave Club y Jet.com (sí, acabas de leer sobre ellos), han vendido sus respectivos negocios por 1.000 y 3.000 millones de dólares a dos grandes cadenas de distribución. Hasta ahora operaciones con tantos ceros las protagonizaban empresas de software o aplicaciones

¿Casualidad? Este fondo tiene una particular tesis: a medida que se desarrolla el comercio electrónico y más gente compra online, las empresas tradicionales lo tienen complicado para adaptarse (sólo tienes que fijarte en la operación de Walmart y Jet) y necesitan negocios que sepan moverse en el nuevo entorno con garantías.

Así que, ¿en qué otras empresas están invirtiendo? Porque parece que no está de más saberlo: aquí tienes su portafolio. En negocios como Aloha, AwayTravel, Chloe & Isabel o CotoPaxi.

Así que no, el venture capital no es sólo cosa de hombres.

Aplicaciones instantáneas sin instalación

Imagina que necesitas utilizar una app únicamente una vez y no te la quieres instalar. Imagina ahora que pudieras hacerlo, abrir una app que te diera acceso a todas las apps. Pues eso es Android Instant Apps. Dejas el coche en una zona de aparcamiento limitado, resulta que no llevas ni suelto ni agarrado y tienes que pagar. No tienes las aplicación necesaria para pagar con tu móvil. Menos aún tiene capacidad tu dispositivo para descargarla (por no hablar del consumo de datos y el tiempo de espera). Con este nuevo sistema, entras como si fuera una web, seleccionas la app y pagas sin tener que instalar nada y como si lo tuvieras instalado.

Las empresas hacen oficiales sus programas de vulnerabilidad y crean un ecosistema

Piensas en cazarecompensas y lo primero que te viene a la cabeza si tienes más de 40 años es Bobba Fett o el personaje de Robert de Niro en 'Huida a medianoche'. Si tienes menos de 40 lo más habitual es que lo asocies a la búsqueda de insectos (bugs) en programas informáticos. Sólo en 2015, Google pagó 2 millones de dólares a estos cazarecompensas (105.000 dólares sólo en solucionar los bugs de Chrome 47), en su mayoría empresas especializadas en seguridad informática, pero también muchos (white hat) hackers independientes, para buscar y solucionar fallos en la programación. ¿Que qué es un bug? Cuando un programa no se comporta según las intenciones del programador que lo creó o cuando las intenciones del informático no satisfacen las expectativas del usuario.

Hasta ahora esta caza no se hacía de forma organizada. Hasta que empresas como Uber (desde mayo de este año) o Fiat Chrysler decidieron lanzar programas de recompensas para cazar bugs. En función del peso del error informático pueden ir desde 3.000 dólares hasta 10.000 dólares, en el caso de Uber, o entre 150 dólares y 1.500 en el caso de Fiat cuando esos fallos afectan a la identidad de los usuarios, sus imágenes, cuentas bancarias, números de tarjeta. Uber tiene un programa de fidelización de hackers en el que ofrece incrementar el fee si un hacker caza muchos bugs.

Apple está pensándose lanzar su propio programa, con una distinción: quiere hacerlo sólo por invitación. La compañía entiende que no pueden confiar en cualquiera y que no hace falta que miles de hackers se pongan a buscar; un puñado (una docena, por ejemplo) es más que suficiente.

Uber organiza su programa a través de HackerOne, una empresa que se ha especializado en darle un orden a la búsqueda externa de vulnerabilidades en programas informáticos de grandes empresas. Este negocio, fundado en 2012, consiguió una inversión (en series B) de 25 millones de dólares en 2015.  

El futuro del ecommerce no está en el qué, sino en el cómo: la historia de Walmart y Jet

¿Qué lleva a una empresa, digamos Walmart, a gastarse 3.000 millones de dólares (más otros 300 millones de dólares en acciones que se abonarán más adelante) para adquirir una startup que sólo lleva un año en el mercado, digamos Jet.com, y que se gasta 20 millones de dólares al mes (sí, al mes) en publicidad y con un modelo de negocio que aunque es atractivo todavía no ha demostrado si está aquí para quedarse? Jet.com gestiona 25.000 pedidos diarios y suma 400.000 consumidores nuevos cada mes desde su lanzamiento a su base de clientes. Eso por no hablar de que tiene acuerdos con 2.400 proveedores independientes y marcas.

¿Sólo por la tecnología que tiene detrás la empresa –un software propietario de fijación de precios dinámicos: los precios van bajando en función del volumen y en función de la proximidad de los almacenes al comprador online–, por la gestión de los stocks y los almacenes –más tecnología– y por una experiencia de usuario pulida? La tecnología que ha diseñado Jet.com permite recompensar a los clientes en tiempo real ahorrando en los productos al tiempo que ahorra costes en la cadena de suministro (costes que no hay que repercutir en los precios). ¿Porque el fundador de este mismo negocio –Marc Lore– ya vendió su anterior negocio a Amazon –Quidsi (Diapers.com, Soap.com...)–? Lore vendió por 545 millones de dólares la empresa en agosto de 2010.

La respuesta está en esa venta de 2010. Amazon no compró una empresa que vendía pañales. Compró una empresa que había encontrado una fórmula de vender de pañales (bueno, pañales y cualquier otra cosa). Resulta que el negocio de Quidsi no estaba en lo que vende. El motor (el core) del negocio de Quidsi no era lo que vendía, sino la logística, el haber sido capaz de convertir el envío de productos de muy, muy poco margen de forma rentable a casa del consumidor. Resulta que diseñó robots propios para gestionar los pedidos dentro de su almacén. E invirtió también en un software propio para estudiar cuál era la mejor forma de empaquetar los pedidos, de tal forma que fueran en las cajas más pequeñas posibles para que se pudieran enviar más productos y más cajas en un mismo contenedor y aprovechar costes. Resulta que un operario podía llegar a controlar hasta veinte robots. Cuando entraba un pedido, su software estudia todas las combinaciones para dar con la caja más óptima para el envío.

Y lo que Lore aprendió en Quidsi y lo que no pudo hacer, lo ha hecho después en Jet. Desde que se fundó en 2013, Lore fue capaz de levantar 565 millones de dólares para la compañía.

Ahora resulta que los mapas sirven para algo más que para conducir: Mapas en 3D Google Verne

Google acaba de lanzar 'Verne: The Himalayas', una aplicación gratuita en la que se puede recorrer a través de mapas en 3D la orografía real de la cordillera del Himalaya, la más alta de la Tierra, y la más famosa de todas las que integran el sistema, hogar de la cumbre de mayor altitud en el mundo: el Everest, con 8.848 metros, con un simpático yeti de 152 metros.

Es una salida a la base de datos de mapas en 3D de Google. Para desarrollar la aplicación han utilizado Unity, el motor de juegos en 2D y 3D que controla el 45% del mercado de los videojuegos. En términos de ingresos, la industria de los juegos está superando por completo a la industria del cine y la TV. Los juegos para móviles han crecido un 30% este año. Casi la mitad de las descargas se realiza en Asia.

Canal propio de YouTube: Unplugged para 2017

Hay dos formas de ver esto. Una, sencilla: Era lógico que YouTube (Alphabet) terminará combinando contenidos gratuitos con contenidos de pago. No son los únicos. Apple lleva tiempo en ello. Otra, más elaborada: YouTube quiere que sus usuarios (en 2018 tendrá 185 millones de usuarios únicos) se suscriban a un servicio de video Premium con contenidos de calidad (con el reclamo para las grandes cadenas (para que les vendan sus contenidos) de llegar al público joven al que no llegan ahora (y que no está pagando por sus contenidos). De momento, según una exclusiva de Business Week, están en negociación con las grandes cadenas para distribuir y paquetizar sus contenidos, lo que llevará tiempo. 

Hasta ahora habían experimentado los contenidos de pago en Estados Unidos con YouTube Red, una suscripción de pago que da acceso a una experiencia mejorada y sin interrupciones en todo YouTube, YouTube Music y YouTube Gaming. ¿Qué quiere decir esto? Vídeos sin anuncios; guardar para ver sin conexión; reproducción de fondo; modo de audio: escucha solo el audio en la aplicación YouTube Music, y suscripción a Google Play Música.

Uber crea mapas propios

Si el Financial Times está en lo cierto, y suele estarlo, Uber ha destinado 500 millones de dólares a diseñar un programa de creación de mapas propio para dejar de depender de Google Maps. Incluso ha fichado a Brian McClendon, anteriormente en Google Maps y Google Earth. En un comunicado oficial, el propio McClendon asegura que la calidad del servicio de Uber depende cada vez más de la fiabilidad de sus mapas.

Y que para eso, los mapas tienen que ser propios: tienen una mayor precisión (piensa en los fallos que ocurren habitualmente cuando sales de tu ciudad habitual con la mayoría de aplicaciones de taxi). Otros movimientos de Uber en este sentido ha sido la adquisición de una galería de imágenes de Bing (Microsoft) y de la startup deCarta, responsable de la tecnología OnStar de GM.

¿Seguirán más empresas los pasos de Uber?

¿Y qué está haciendo Google si las empresas se hacen sus propios mapas?

La respuesta es Tango, una nueva tecnología de Google que incorpora la realidad aumentada en juegos y utilidades. Permite ver a través de smartphones y tabletas objetos e información superpuestos en el mundo real. Puedes medir los objetos usando solamente el teléfono. O ver el aspecto que tendrá un nuevo mueble, como una mesa o un sofá, en tu casa. O simplemente jugar con tu mascota virtual. ¿Por qué te interesa? Está desarrollando aplicaciones sobre esta tecnología. ¿Por ejemplo? Por ejemplo, WayfairVie, que utiliza tecnología de AR (Realidad Aumentada) para colocar productos reales desde el extenso catálogo de Wayfair en cualquier sitio - en una escala 1: 1 que se mueve y cambia perspectiva a medida que te mueves. Por ejemplo, Tango Measurelt, una sencilla aplicación que le permite tomar mediciones del mundo con su dispositivo de Tango. Basta con apuntar el dispositivo en lo que desea medir y utilizar el cursor para colocar puntos. Sus mediciones se mostrarán en una vista de Realidad Aumentada. Por ejemplo, Tango Constructor, una aplicación en la que los desarrolladores pueden grabar y visualizar modelos 3D ( "mallas") de su entorno. El desarrollador puede exportar o importar archivos de modelos 3D, que se pueden utilizar en otras aplicaciones o en las herramientas de desarrolladores. Puedes ver todas las aplicaciones (de momento) aquí.

Etsy lanza Pattern

¿Para qué le van a ofrecer servicios terceras partes si se los podemos ofrecer nosotros? Después de diez años en el mercado, el marketplace online de productos artesanos Etsy ha visto cómo una larga lista de vendedores empezaban con ellos, conseguían una más que razonable cuota de seguidores/fans/evangelistas de sus creaciones y cuando empezaban a facturar se marchaban para montar su propia tienda online con proveedores como Shopify o SquareSpace. Y si te he visto, no me acuerdo.

Pues bien, resulta que el 54% de los ingresos de Etsy proviene, no de la comisión que cobran por ventas, sino de los servicios auxiliares que ofrecen a sus vendedores artesanos, según su CEO, Chad Dickerson. Así que pensaron: ¿Y por qué no les ayudamos nosotros a construir esa tienda online cuando ya tienen un cierto tamaño y así siguen con nosotros... y así cobramos por ello y subimos ese porcentaje del 54%? El resultado de todo ello es Pattern, un software en la nube similar a Shopify y SquareSpace, para que los vendedores puedan crear sus tiendas online. Eso sí, pagando por el uso del software.

La gestión inteligente de coches y tráfico ya es una realidad

No nos digas que no es llamativo: A partir de otoño de 2017, algunos modelos de Audi (Q7, A4 y A4 allroad) llevarán en Estados Unidos incorporada una tecnología que les permitirá a los clientes suscritos a su servicio Prime Connect en dos ciudades (Washington DC y Las Vegas) saber cuándo un semáforo va a cambiar de rojo a verde. Pero lo verdaderamente llamativo son las soluciones que ofrecerá esta tecnología en el futuro: mejorar las rutas de tráfico en función de la información en tiempo real, sin tener que depender de la información que voluntariamente ofrezcan otros conductores (o quizá combinada con estas), mejorar el rendimiento de los motores (que se apagaránn cuando el semáforo esté en rojo el suficiente tiempo como para que le interese al motor: ahora frenas y se apaga, aunque el semáforo esté a punto de cambiar). Eso por un lado. Por otro, los semáforos se pueden ir adaptando en función del tráfico.

Detrás de esta tecnología está una empresa Traffic Technology Services.

Publicidad - Sigue leyendo debajo