Recursos para conseguir presentaciones efectivas

Comparar la actividad de tu empresa de IoT con el comportamiento de una libélula, un desarrollo de software con una orquesta de música  o vender su negocio de Big Data como el nuevo sustituto del petróleo, son recursos efectivos cuando quieres explicar a un público mayoritario a qué te dedicas. Sobre todo cuando se trata de soluciones nuevas y tecnológicas. Existen recursos literarios clásicos que te pueden ayudar en las presentaciones y acercarte a una audiencia profana en el asunto. Estos son algunos:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Metáforas

Nacho Téllez , professional speaker & Trainer, define la metáfora como el arte de “expresar una idea o elemento usando otro distinto con el que tiene algo en común”. Ejemplo “navegar” en la red cuando hablamos de internet. En opinión de Téllez “las metáforas son para tu discurso lo que el microondas para la comida. La manera más rápida y efectiva de ponerlo todo a punto”.

Según el speaker las metáforas cumplen una doble función. La primera es la de reducir una enseñanza o una idea compleja a unas pocas palabras. Para ello habrá que elegir sólo aquellas que representan la esencia. Valga en este caso uno de los ejemplos que Téllez toma de George Orwell cuando dice “Deporte es igual a guerra menos tiroteo”. La segunda función es que ayudan a la audiencia a aceptar una nueva idea relacionándola con otra que ya se conoce.  Ejemplo: “La elocuencia de los datos” para expresar todo lo que el Big Data y las cifras pueden dar de sí.

En lo que respecta a los tipos, Nacho Téllez, atendiendo a la construcción, las reduce a dos: metáforas simples y complejas. Las primeras son las cortas que usamos a menudo, muchas veces sin darnos cuenta. Ejemplo: las “arterias” de una ciudad o el “cáncer” de la sociedad relacionado con el desempleo, el maltrato, efecto invernadero…Las complejas recurren a historias con conclusión o moraleja equiparables a nuestra solución. Ejemplo: equiparar lo que le sucedería a tu coche si no haces las revisiones periódicas con no someterse a chequeos médicos. 

Metáforas visuales

De todas, son las más efectivas, puesto que consigues que la audiencia visualice tu producto o servicio a través de una imagen, mejor si la pones en movimiento. Ejemplos: “caballos” de vapor para la potencia. Otro podría ser, en lugar de explicar la gran explosión del Universo, el Big Bang, mediante conceptos de materia, energía, tiempo y espacio, más sencillo resulta coger un globo normal, dibujar puntos con un rotulador sobre la superficie representando las distintas galaxias e ir inflándolo hasta que estalla.

Especialmente útil para conceptos complejos, para muchos abstractos, y apoyados en el uso de las nuevas tecnologías, los hay quienes han comparado un CRM (Customer Relationship Management) con la herramienta que te ayuda a cuidar a tus clientes igual que evitarías las pisadas en “el jardín vallado de tu casa”.

También Libelium, la empresa española especializada en IoT mediante la instalación de sensores, introduce en la narrativa de la empresa, la comparación de sus productos con el comportamiento de los insectos. “Veía en la televisión cómo las hormigas que se encargan de recopilar el alimento se rigen por unos desplazamientos que les permite economizar el recorrido y hacer el camino más corto”, explica David Gascón el traslado de esos mecanismos a su tecnología de redes de sensores.

Analogías

“Aunque la analogía es a menudo engañosa, es lo menos engañosa que tenemos”, decía el novelista Samuel Butler. La analogía busca la relación o semejanza entre cosas distintas. Ejemplo: el petróleo del Big data, que compara los datos con la fuente de riqueza y energía que durante años ha movido el mundo. 

Según Alicia García Gilaranz, experta en presentaciones y colaboradora en el blog Al turrón , las analogías “se tratna de un recurso muy potente” que tenemos a la hora de crear cercanía con nuestra audiencia. En su opinión, lo aconsejable es, en lugar de mostrar un montón de información, características o estadísticas, busquemos una forma de comunicar más cercana, pensando en la audiencia para crear empatía y puedan asimilar mejor nuestro mensaje. Como ejemplo valga el del programador Fernando Alamillo cuando, para explicar el blockchain y la tecnología de bloques, recurre al proceso de compra-venta de una casa donde, en lugar de quedar constancia sólo ante las partes y el notario, la información se almacena en millones de ordenadores.

Símiles

Los símiles son comparaciones entre dos elementos que tienen algo en común.” La diferencia con la metáfora es que mientras ésta no usa ningún nexo de unión, los símiles usan el cómo”, explica Nacho Téllez. Aunque la creatividad siempre es efectiva, de todos los recursos apuntados, este parece el de más fácil creación. Ejemplo comparar a un equipo de desarrolladores con una orquesta de música donde cada cual aporta lo mejor para una buena sinfonía. Las convencionales manos de terciopelo tras el uso de una crema determinada, también vale.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión