¿Tu marca ya no es sexy? Necesita un ‘restyling’

La imagen de producto y empresa necesita de continuos retoques que garanticen un diálogo vivo con el mercado, 
lo que no siempre es fácil. Te explicamos qué señales deben activar tus alarmas y cómo debes actuar para que tus ventas se impulsen. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El informe vuelve a registrar caídas en las ventas, y ya es el sexto mes. No consigues entender porqué los nuevos operadores no dejan de arañar cuota de mercado, de seguir así pronto perderás el liderazgo. Has realizado una fuerte inversión en tu cadena de pizzerías, pero no consigues atraer a consumidores de mayor poder adquisitivo...

Sin duda son diversas las estrategias con que abordar estas tres situaciones comunes en la empresa, pero muchas de ellas recomendarán una renovación de la marca.

Si no el principal, la marca es uno de los más importantes atributos de cualquier empresa. Es su identificador en el mercado, capaz de representar sus valores diferenciales, de despertar interés y de atraer, pero mantener su vigencia en el tiempo es un gran reto. La marca necesita de continuos retoques, actualizaciones y revisiones, lo que se conoce como restyling, un concepto en el que se incluye tanto el refresco de marca como cambios más ambiciosos y radicales.

Repamos a continuación las principales razones para hacer un restyling de tu producto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
1) Estética desfasada

Es una de las causas más habituales. Responde a una sencilla ley de mercado, cuando los demás se actualizan tú te quedas desfasado.

Bertrand Massanes, de la agencia Little Buddha, lo explica de forma convincente: “Lo que antes parecía moderno ya no lo es, la competencia ha movido los códigos gráficos de tu segmento de producto y tu imagen ha perdido relevancia”. Y el consejo es que no hay que esperar a que deje de funcionar para cambiarla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2) Caída de ventas y cuota de mercado

Como consecuencia de una estética desfasada, un packaging erróneo o fallos en el código visual de su segmento, hay productos o servicios que dejan de dialogar con el mercado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3) Mejora de producto

No sólo se acude
al restyling cuando las cosas se ponen feas. En muchas ocasiones se aprovecha para renovar la imagen cuando el producto da un salto cualitativo, en la mayoría de los casos impulsado por una innovación: así es común que muchas empresas aprovechen una mejora en la forma de consumir el producto, una nueva utilidad o en su propia composición, para modificar su imagen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4) Cambio de posicionamiento

En otras ocasiones, el restyling
 es consecuencia de una decisión de calado en la empresa. Pensemos en una empresa de bebidas alcohólicas que quiere rejuvenecer sus clientes, ya que sus estudios le dicen que no es comprada por menores de 50 años. Una de las medidas que primero activará será reactualizar su imagen de producto para resultar más atractivo en este segmento que garantice sus ventas en el tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5) Diversificación de
 la oferta

Hay marcas y empresas que bien por su trayectoria (apostaron por una estrategia de monoproducto) o la propia denominación encuentran problemas para ampliar su gama de producto. Un ejemplo muy clarificador en España es el de Pascual, la empresa nació
 en 1969 ligada a la venta de leche, pero pasados los años amplió su oferta a otros segmentos como yogures, zumos, soja, etc, para resultar coherente de cara al consumidor transformó su nombre
de Grupo Leche Pascual a Calidad Pascual, lo
 que no la limitaba en la ampliación del portafolio de producto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Marketing