La mejor cartera de seguros para los emprendedores

Clásicos pero renovados para adaptarse a las circunstancias únicas y cambiantes de cada emprendedor. Estos son los seguros imprescindibles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planes integrales para el emprendedor

“La principal necesidad de los autónomos, profesionales y pymes, es la de contar con propuestas globales de protección, válidas a la realidad de cada uno”, afirma Vanooteghem desde AXA. Varias compañías ofrecen planes integrales. Para resultar útiles, deben adaptarse a las peculiaridades de los emprendedores y ser:

Completos: “En muchos casos, la actividad empresarial o profesional de los autónomos se mezcla con su ámbito particular, bien porque en su actividad empresarial arriesgan su patrimonio personal, o bien porque convivan en el mismo espacio físico su vida personal y profesional”, explica Raphael Bauer, de MAPFRE España. Por eso, incluyen protección de los riesgos personales (accidentes, vida), profesionales o empresariales (patrimonio, responsabilidad frente a terceros, cuenta de resultados) y familiares (salud, ahorro, inversión, plan de pensiones)”.

Personalizables: No importa la actividad, cada emprendedor es diferente y requiere coberturas a medida, que además puedan ir cambiando. Como apunta Vanooteghem, “realmente el foco hacia el autónomo no pasa sólo por un producto específico sin más, requiere una relación que se adapte plenamente a sus necesidades y estilo de vida”.

Alta protección: Aquí no bastan las coberturas básicas obligatorias, es primordial que protejan frente a todos los imprevistos posibles. “Este tipo de negocios, en muchas ocasiones unipersonales, tienen una extremada sensibilidad frente al riesgo, que soportan de manera individual, lo que les hace más vulnerables a las consecuencias de un siniestro”, recuerda Raphael Bauer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Productos de vida/ahorro

Los seguros del ramo vida crecieron durante el tercer trimestre de 2016 un 29%, según datos de ICEA. De hecho, este sector “ha experimentado en los últimos años un crecimiento continuado que puede explicarse por la preocupación en materia de previsión social, desarrollándose como pilar privado complementario”, explica Sergio Real, Director del Área Técnica de Santalucía.

Pero, ¿qué ocurre con quienes no cotizan o cotizan por la base mínima en la Seguridad Social? Como afirma Vanooteghem desde AXA, “el trabajo y la salud de los autónomos, y de sus familias, dependen exclusivamente de ellos”. En este caso, los productos de previsión no son un complemento, sino su principal garantía de ingresos, tanto en el futuro (jubilación), como en el presente (si un problema de salud les impide trabajar).

El objetivo es “mantener el mismo nivel de vida, tanto el profesional como su familia”, por lo que los productos más adecuados son los planes de pensiones y los seguros de vida, accidentes, salud, y decesos, indica el directivo de Santalucía. A la hora de elegir, las principales compañías recomiendan:

Planificar: “Antes de nada, se debe hacer un estudio de los ingresos y gastos actuales que cubren las necesidades familiares mínimas”, aconseja el Director Comercial de empresas de MAPFRE España. “Cuanto antes se comiencen a realizar las aportaciones, menos coste de aportación periódica asumirá y mayor capital de prestación obtendrá en su jubilación”.

Flexibilidad: Vanooteghem aconseja un producto en el que se pueda “elegir cuándo, cuánto y cómo quiere invertir sus ahorros, teniendo en cuenta las ventajas fiscales”. Y, añade Raphael Bauer, “el plan de pensiones o los planes de previsión asegurados tienen una fiscalidad óptima en la generación del ahorro; y, llegada la jubilación, hay que ver si es más interesante percibirla en forma de capital o de rentas”.

Diversificar: El directivo de AXA recomienda “no poner todos los huevos en la misma cesta, de forma que siempre se pueda disponer de una parte del capital, en caso de necesitarlo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Multirriesgo

Los emprendedores están cada vez más concienciados de la necesidad de protegerse, pero, como matiza Vanooteghem desde AXA, “desgraciadamente, sigue habiendo casos en los que la utilidad del seguro se valora demasiado tarde. Tener que cerrar un negocio por no poder hacer frente a los daños de un siniestro, es algo sobre lo que aún hay que reflexionar”.

Según Raphael Bauer, Director Comercial de Empresas MAPFRE España, “los pequeños negocios están muy expuestos a riesgos patrimoniales, personales y de responsabilidad frente a terceros, que pueden causar un desequilibrio económico que ponga en peligro su supervivencia”, por lo que las coberturas más necesarias para ellos son:

Básicas: “A grandes rasgos, hay que contar con una Responsabilidad Civil (RC) que te permita hacer frente a reclamaciones de terceros, así como una protección de los activos materiales completa”, indica Vanooteghem.

Específicas: “El empresario debe identificar los riesgos específicos que, por la naturaleza de su actividad, o por exigencias de la normativa estatal, autonómica
o local, puedan requerir también cobertura”, explica Real desde Santalucía. “por ejemplo, en un estanco, la garantía de sustracción siempre es requerida, y en un bar/restaurante, será habitual que se solicite la contratación de la responsabilidad civil por daños que se deriven de los alimentos y bebidas que suministran”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ciberseguros

“Un ciberataque es un riesgo importan- te, real, que atenta directamente contra la competitividad de la economía”, afirma Vanooteghem. “Todas las empresas están expuestas a estos riesgos, pero los estudios más recientes señalan el elevado grado de vulnerabilidad de las pymes, debido a una menor inversión en seguridad de sus infraestructuras digitales”, añade Argüelles, de Allianz.

Según Raphael Bauer, las actividades más críticas son “las que manejan datos sensibles de clientes o usuarios, son las que requieren mayor nivel de seguridad y deben considerar imprescindible esta cobertura”, aunque “todas las que usen medios informáticos e Internet pueden tener problemas de ciberseguridad”.

Antes de contratar, el directivo de AXA recomienda “conocer tu salud frente al ciberriesgo en base a un análisis previo, para ver cómo están las cosas, contratar el seguro que necesitas y poner en marcha, en paralelo, un protocolo de prevención real”. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Seguro de defensa jurídica

El objetivo de este tipo de seguros es cubrir los gastos relacionados con los procedimientos legales que afecten a la empresa o al autónomo en el ejercicio de su actividad.

“Mientras que las grandes empresas suelen contar con medios económicos suficientes, o incluso con asesorías jurídicas propias, las pymes encuentran la posibilidad de acceder a la defensa y asesoramiento legal gracias a este tipo de seguros”, explica Argüelles desde Allianz.

“Ahora bien –aclara el responsable de Allianz– los seguros de defensa jurídica no protegen el patrimonio de la empresa frente a la responsabilidad civil extracontractual. Para este tipo de protección hay que recurrir a los seguros de Responsabilidad Civil General, que son los que garantizan los gastos derivados de las posibles sentencias en procesos judiciales”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión